Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
CONCIERTOS

Incombustible Julio Iglesias

El cantante Julio Iglesias durante su actuación en el Teatro Romano de Mérida

El cantante Julio Iglesias durante su actuación en el Teatro Romano de Mérida

EFE
0
Actualizada 23/06/2013 a las 09:30
  • EFE. MÉRIDA
Julio Iglesias inundó con sus canciones de siempre las milenarias piedras del Teatro Romano de Mérida, donde un público entregado evocó junto al artista sus grandes éxitos.

El cantante, inmerso en su gira mundial, quiso volver, once años después, a rodearse de la magia de las columnas corintias de la antigua Emérita Augusta para iniciar su ronda de conciertos estivales por España, que se extenderá hasta el 3 de agosto en Marbella (Málaga), pocos días antes celebrar su 70 cumpleaños.

Julio Iglesias inició en febrero en Guatemala su gira 2013, que incluye ocho conciertos en España, donde, además de Mérida y Marbella, cantará en Barcelona, Santander, Logroño, Elche, Roquetas de Mar y Ciudad Real.

Pasadas las 23:00 horas y en una noche ya típica del caluroso verano emeritense, Julio apareció en un escenario que él mismo definió como "una maravilla de lugar" para arrancar los primeros aplausos de sus seguidores con los sones de "Amor, amor, amor", la canción con la que suele abrir sus conciertos.

Vestido con traje negro con chaleco, camisa blanca y corbata oscura, y acompañado de sus músicos y de sus chicas del coro, el artista español más internacional repasó su extensa discografía bajo la atenta mirada de Ceres, la diosa de la fecundidad que tantos hijos le regaló y que preside el frontal del Teatro Romano de Mérida.

Mientras en el graderío, unas 3.000 personas, más de la mitad de ellas procedentes de fuera y que permitieron llenar este fin de semana los hoteles de la ciudad, demostraron que para ellos "La vida sigue igual" en lo que se refiere a su pasión por Julio Iglesias, aunque, a diferencia de hace varias décadas, ahora muchos de ellas con móvil en mano.

A pesar de ello, el cantante afincado desde años en Miami estuvo muy cerca pero no logró agotar por completo localidades en la capital extremeña, donde la entrada más barata, dirigida sólo a un 10 por ciento del aforo, costaba 50 euros; seguida de la más generalizada, a un precio de 85 euros; de las de orchestra, a 150 euros y de los exclusivos "golden ticket", a 295 euros.

Al margen de los precios, lo que sí quedó claro es que a los asistentes al concierto Julio Iglesias "le va, le va, le va", porque, entregados desde el principio, corearon "Hey","Un canto a Galicia", "De niña a mujer"," Manuela" o "Vuela alto", algo que tampoco tiene demasiado mérito pues el cantante ha repasado en hora y media sus mayores éxitos.

De hecho, el último álbum de Julio Iglesias, el DVD+CD "1", sirvió para que el artista volviese a grabar el año pasado las canciones más importantes de sus más de 40 años de trayectoria musical, que le han coronado como el artista latino con más ventas de la historia.

Además, en Mérida, como suele ser habitual en sus conciertos, también cantó sus versiones de temas de ahora y siempre como el tango "A media luz", popularizado por Carlos Gardel; Caruso, de Lucho Dallas; o "Mamy Blue", de los Pop Tops.

Una veintena de artistas participaron en el concierto, entre la orquesta, el coro y los bailarines, en un montaje que tuvo que reducir su dispositivo técnico, que suele contar con unos 60.000 vatios de sonido y 100.000 de luz, para adaptarlo a las especiales condiciones del recinto monumental emeritense.

Con varias alusiones al paso del tiempo y a su sentimiento de ser español, Julio Iglesias cantó también temas en inglés y en francés, y dejó que sus más incondicionales pudieran al final bajar de las gradas y bailar en la orchestra, lo que fue aprovechado por una de ellas para subirse al escenario y colocarle una bufanda con la bandera de España.

Tras su gira española, Iglesias seguirá su periplo internacional por Jordania, México, Brasil, India y Australia, entre otros lugares.

Mientras tanto, la escena del Teatro Romano de Mérida se prepara, como cada verano, para acoger a los clásicos grecolatinos en su Festival Internacional de Teatro, que este año cumple su 59 edición, y que se abrirá el 5 de julio con una nueva versión de "Medea", la tragedia de Eurípides, en esta ocasión a cargo del Ballet Nacional de España.
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra