Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

CONGRESO MENTES BRILLANTES

Urmeneta perfuma la adoración por su padre en su nuevo proyecto

El artista quiere usar 277 frascos de Paco Rabanne guardados desde su adolescencia para crear un recipiente, que pretende ser "una pila bautismal"

Ampliar Urmeneta, este martes, en el Congreso El ser creativo
Urmeneta, este martes, en el Congreso El ser creativo
  • DN.ES. MADRID
Actualizado el 06/11/2012 a las 22:35
Hacer poesía de los recuerdos y fundir 30 años de vivencias asociadas al aroma de un perfume constituyen la base del nuevo proyecto de Mikel Urmeneta (Pamplona, 1963). El artista pretende utilizar los 277 frascos de perfume Paco Rabanne que atesora desde su adolescencia para configurar un único recipiente que pretende ser "una pila bautismal que sirva para un rito iniciático". El mismo rito con el que arrancó su devoción por ese perfume: la adoración que sentía por su padre y la invulnerabilidad que le confería emplear su colonia. Y que aún hoy le sigue otorgando.

Urmeneta reveló su proyecto ayer durante la primera jornada de encuentro El Ser Creativo, que finaliza hoy en el Teatro Circo Price de Madrid. Urmeneta participó en un panel de ponentes bajo el titulo de "Los seres humanos, ¿somos únicos?".

El artista pamplonés contó cómo, con 17 años, descubrió que se había "enamorado" del olor del perfume de su padre. "Entonces, en plena adolescencia, yo creía que si utilizaba ese perfume sería invulnerable", explicó.

Urmeneta relató que indagó en la habitación y en el baño de sus padres hasta que encontró el frasco de perfume y comenzó a utilizar unas gotas diarias a hurtadillas. Más tarde decidió llevárselo a su cuarto, ante la posibilidad de que sus padres le pillaran in fraganti. Tiempo más tarde, el frasco se agotó, lo que desato en el una enorme zozobra: "Pensé que sin ella no seguiría siendo el mismo, que no ligaría, que dejaría de ser invulnerable".

De modo que visitó perfumerías con la intención de adquirir la colonia. "Pero no sabía lo que costaban y me di cuenta de que no podía costeármelo".

Ante las carcajadas del auditorio, Urmeneta confesó que durante dos años robó perfumes en la extinta tienda de Unzu en la calle Mercaderes de Pamplona, hasta que una dependienta le sorprendió cuando subía por las escaleras mecánicas con la colonia escondida bajo el pantalón. "A partir de entonces los compré y siempre a esa chica, que se convirtió en amiga mía".

Desde entonces Urmeneta guardó todos los recipientes de perfume que utilizaba, incluso traía los frascos vacíos a la vuelta de sus viajes. Los fue guardando en bolsas de plástico, "sin tener muy claro para qué lo hacía". "De repente, un día ves claro lo que puedes hacer con ellos y te preguntas cómo no te habías dado cuenta antes", aseguró.

La intención del artista pamplonés es fundir los 277 frascos, sin que sepa todavía qué técnica utilizará, y aseguró que pretende hacer llegar su propuesta al diseñador Paco Rabanne, "que ha tenido mi fidelidad durante 30 años".

volver arriba

Activar Notificaciones