Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
LITERATURA

El Rey a Urbiola: "¡Lo que me queda por hacer...!"

El Rey Juan Carlos brinda con el primer ministro indio, Manmohan Singh (i), en la cena ofrecida por el presidente indio, Pranab Mujerjee al Rey español dentro de su visita oficial a la India

El Rey Juan Carlos brinda con el primer ministro indio, Manmohan Singh (i), en la cena ofrecida por el presidente indio, Pranab Mujerjee al Rey español dentro de su visita oficial a la India

EFE
0
Actualizada 01/11/2012 a las 11:46
Etiquetas
  • EFE. MADRID
El periodista Fermín J. Urbiola, autor del libro "Palabra de rey", ve a don Juan Carlos "con las ideas claras, las pilas puestas" y ganas de seguir ejerciendo su responsabilidad y hacerla más visible, como refleja el comentario que el jefe del Estado le confió hace unos días: "¡Lo que me queda por hacer...!".

Este trabajo, editado por Espasa, desvela los sentimientos y las motivaciones últimas del Rey en momentos cruciales de su vida y de la reciente Historia de España a través de un exhaustivo trabajo que incluye no sólo mensajes oficiales y declaraciones informales del monarca, sino imágenes y documentos inéditos, así como numerosos testimonios de personas que conocen "de verdad" a don Juan Carlos.

En una entrevista, Urbiola (nacido en Pamplona en 1971) subraya que con su obra pretende dar a conocer a su generación y a las próximas la vida y la importancia del trabajo de "una figura irrepetible en la Historia de España", que fue "motor del cambio" y "piloto de la Transición", que "unió a todos los españoles y recuperó la concordia nacional".

El autor no oculta las distintas facetas de alguien que es "un hombre con sus virtudes y sus defectos" y sitúa así en su contexto el valor del rey como líder de un proceso de implantación de la democracia en el que, acompañado por "una clase política extraordinaria", devolvió al pueblo el poder absoluto que había recibido de Franco.

El retrato de la vida interior de don Juan Carlos refleja la huella que dejaron en él una infancia y adolescencia "muy duras", alejado de su familia, educado desde pequeño para soportar el dolor en silencio -interiorizó que "un Borbón no llora más que en la cama"- y marcado por su condición de "ficha en un tablero" entre "su padre, rey en el exilio", y Franco, "que 'reinaba' en España".

Esa etapa forjó la "fortaleza interior" con la que hizo realidad el anhelo de su padre de ser "el rey de todos los españoles", para lo que cedió el poder al pueblo tras la muerte de un Francisco Franco con el que había tenido una relación "poliédrica", no exenta de afectos aunque "muy difícil", que le trataba como el hijo que no había tenido y le cambió el nombre de Juanito por el de Juan Carlos.

El libro repasa también las circunstancias en que Adolfo Suárez -considerado siempre "amigo leal" por los reyes, pese al posterior distanciamiento-, sorteó todo tipo de obstáculos para consolidar la democracia "de la mano del rey", con quien se complementaba en un "tándem extraordinario", y revive cómo don Juan Carlos comprendió el 23F que su viejo amigo Alfonso Armada le había traicionado.

Superada con éxito aquella prueba de fuego y asentada la monarquía tras demostrar que era compatible con gobiernos de distinto signo, los últimos capítulos del libro muestran a un rey enfrentado a nuevos desafíos, los derivados de la crisis económica, la investigación judicial sobre las actividades de su yerno, Iñaki Urdangarin, y la formación de su hijo como futuro jefe del Estado.

"Aquí hay que ganarse el sueldo día a día; si nos tumbamos a la bartola, nos botan" es uno de los consejos de don Juan Carlos con los que ha crecido el príncipe Felipe, quien, a diferencia de su padre, "un rey autodidacta", cuenta con "dos maestros ejerciendo la profesión de reyes en su casa", según reflexiona Urbiola.

Don Juan Carlos lleva ya tiempo "pasándole el testigo" a su hijo, preparándole el terreno con una dedicación "excepcional", pero no por ello piensa en retirarse, en unos momentos en que, según destaca el autor, "lo está pasando fatal" por la crisis económica, el auge de los nacionalismos vasco y catalán y la investigación judicial en curso sobre Urdangarin.

Por el contrario, el rey se acerca a su 75 cumpleaños "con las pilas puestas, con ganas y las ideas claras", procurando hacer visible un trabajo que durante tantos años ha desarrollado con discreción. Como Urbiola desvela que le dijo durante la recepción ofrecida el pasado 12 de octubre en el Palacio Real: "... y lo que me queda por hacer...".
Etiquetas
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra