Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
CONCIERTO

Juan Perro convierte el Teatro Gayarre en el salón de su casa

El músico zaragozano Juan Perro, Santiago Auserón

El músico zaragozano Juan Perro, Santiago Auserón

DN. ARCHIVO
0
Actualizada 20/10/2012 a las 11:10
  • JOSÉ MARI BELCOS. PAMPLONA
Este viernes por la noche, sobre las tablas del Gayarre, Juan Perro -sobrenombre artístico de Santiago Auserón- vino para demostrar, y así lo planteó en su monólogo inicial, que las canciones están hechas para sobrevivir al tiempo. Pero terminó demostrando alguna cosa más.

La primera, algo que viene reivindicando desde sus comienzos en la música: que el castellano, a pesar de su difícil métrica, es un idioma tan válido como el inglés a la hora de ponerle letra a una canción. Prueba ejemplar de ello son cualquiera de los 20 temas de cosecha propia -para un total de 22 si sumamos las dos versiones- que desgranó durante dos horas en el acogedor escenario pamplonés.

El veterano músico zaragozano evidenció también que, como trasluce el nombre del espectáculo que vino a presentar, 'La casa en el aire', en su música no hay fronteras. Auserón exhibió un repertorio mestizo, a caballo entre la música norteamericana de raíz y los ritmos cubanos, poblado de canciones que navegan entre estos géneros con la misma naturalidad con la que las aguas del Misisipi desembocan en el mar que baña la isla caribeña.

En un ejercicio de valentía impropio de estos tiempos, Auserón esquivó cualquier concesión a la nostalgia y cuajó un concierto redondo sin recurrir a ninguno de los éxitos del que fuera su grupo, Radio Futura. Es más, incluso se permitió el lujo de abrir el recital con un tema inédito, 'A ver si cae un rayo', que junto a algún otro estreno como 'La luz de mis huesos', mostró que un año después de la publicación de 'Río negro' la espita de su creatividad permanece abierta.

Acompañado de su fiel escudero, el maestro Joan Vinyals, a la guitarrra, Juan Perro supo crear un ambiente confortable y llevar a su terreno a un público que, conforme avanzaba la velada, se fue sacudiendo el frío al calor de los ritmos sureños de las canciones de Auserón, que convirtió el Gayarre en el salón de su casa y a los asistentes en sus invitados.

Cercano, locuaz, socarrón -especialmente cómica la introducción de 'La nave estelar', con la epifanía de un Richard Branson en busca de una redención para su millonaria fortuna-, el que fuera una de las voces más representativas del rock español en los 80 demostró que los años pasan, sí, pero que no lo hacen en balde, porque canciones como las suyas nacen para nutrir una tradición que, más allá de nuestro tiempo, seguirá alimentando a las generaciones futuras.
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Noticias relacionadas
Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra