Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

EL IMPUESTO PASA DEL 8 AL 21%

El IVA "matará" a la industria cultural, según los empresarios

  •  Calculan que en cine, teatro, danza, música o circo se perderían más de 4.200 empleos

Con la subida del IVA prevén una caída en picado de la recaudación en el cine
Con la subida del IVA prevén una caída en picado de la recaudación en el cine
CEDIDA
  • AGENCIAS.MADRID
Actualizada 03/08/2012 a las 08:29
 La industria cultural española está tocada de muerte. Su verdugo se llama IVA. El aumento de trece puntos en el Impuesto de Valor Añadido para el cine, el teatro, la danza, la música en vivo o el circo será la puntilla para un sector ya muy castigado por la crisis.

Lo denuncian muy alarmados los empresarios del sector, que exigen al Gobierno una rectificación que impida que el próximo uno de septiembre el IVA de este "sector estratégico" pase del 8 al 21 por ciento. Creen que será la ineludible condena a muerte del sector, "el empujón definitivo para que se precipite al vacío". Estiman, con todo, que hay cierta sensibilidad hacia su demanda. Esperan que los ministros Montoro y Wert muevan ficha y les reciban pronto. No abandonan la esperanza de una modificación que sería "buena para todos" según la Unión de Asociaciones Empresariales de la Industria Cultural Española.

En primer lugar para el Gobierno y sus maltrechas arcas, ya que según los estudios de auditores independientes el incremento de 13 puntos de IVA (un 162% de carga impositiva) no aumentaría la recaudación global. Se recaudaría más IVA, sí, pero se generaría paro y cierre de empresas y la recaudación taquilla caería en picado, de modo que lo comido no alcanzaría lo servido. Esto es, que el incremento del IVA tendrá un efecto negativo para las arcas públicas, ya que "la recaudación adicional obtenida con la subida del IVA se compensará en parte con el descenso en las contribuciones a la Seguridad Social, una menor recaudación del impuesto de sociedades y en el IRPF y un mayor gasto en prestaciones por desempleo". Creen los empresarios que lo que sería un incremento testimonial en la recaudación por IVA "pone en riesgo puestos de trabajo, empresas, futuras inversiones privadas y encarece el acceso a la cultura para los ciudadanos".

PÉRDIDAS 'CATASTRÓFICAS'  

Calculan los empresarios la pérdida inmediata de 43 millones de espectadores y de 4.226 empleos directos, el cierre de un 20% de unas empresas que dejarían de ingresar 533 millones, un 25% menos. Unas cifras catastróficas. La puntilla para una industria cultural que, según los empresarios, "constituye un motor económico y de crecimiento que supone el 3.2% del PIB nacional y emplea a casi medio millón de personas".

Por sectores, la música perderá un 23% de puestos de trabajo, un 25% de sus empresas, 12 millones de espectadores (40%) y más de 260 millones de ingresos (35%). Las artes escénicas perderían casi 2.000 puesto de trabajo (20%), hasta tres millones de espectadores y vería reducidos sus ingresos en 50 millones (23%) y cerradas un 20% de empresas. El cine perdería casi 222 millones de ingresos (28,20%), el 21,30% de sus puestos de trabajo y 27 millones de espectadores.

Los empresarios hubieran aceptado una subida de dos puntos de IVA, carga que habrían asumido y que les permitiría mantener la cabeza fuera de agua. Pero asumir 13 puntos es inviable para un sector "que ha afrontado sus propias crisis estructurales y fenómenos como la piratería audiovisual para ver cómo les golpeaba la crisis económica global, mermando los resultados de un sector estratégico". De la debacle solo se salva el sector del libro, que mantiene un IVA reducido del 4% "pero que se solidariza con los demás sectores culturales" según los empresarios.

Denuncian que la "devastadora" decisión del Gobierno de incrementar el IVA del 8 al 21%, "convierte a España en una excepción a nivel europeo, con el IVA cultural más alto de los países de la eurozona". Esperan además que los ciudadanos "salgan a la calle ante el serio atentado a su capacidad para acceder a la cultura" sin que ellos les convoquen. Recuerdan como en Holanda y Portugal, que incrementaron recientemente el IVA a la cultura los resultados fueron desastrosos. "Tanto, que el Gobierno holandés revocó su decisión y Portugal vive un vertiginoso descensos de consumo cultural".

El comité ejecutivo de la Unión de Asociaciones Empresariales de la Industria Cultural Española lo conforman Pascual Egea, Presidente de APM (Asociación de Promotores Musicales de España); Ángel Luis Sánchez, Vicepresidente de ARTE (Asociación de Representantes Técnicos del Espectáculo); Daniel Martínez, Presidente de FAETEDA (Federación Estatal de Asociaciones de Empresas de Teatro y Danza); Fabia Buenaventura, Directora General de FAPAE (Federación de Asociaciones de Productores Audiovisuales Españoles), y Juan Ramón Gómez Fabra, Presidente de FECE (Federación de Empresarios de Cine de España). Recuerdan que todos los representados, "son sectores económicos y culturales generadores de empleo y riqueza para el Estado, y canales básicos para la creación y la difusión de la cultura en nuestro país".

Efectos de la crisis


La subida del IVA cultural hasta el 21% sería el final para una las empresas culturales que venían ya sufriendo las consecuencias de crisis estructurales propias de cada sector y de la crisis económica global en los últimos años. La música en vivo creció así en España hasta 2008, año a partir del cual comenzó un descenso general del 12.2% en el número de conciertos, la pérdida de un 23.2% de espectadores y la caída de un 11.3% en facturación. Los conciertos promovidos por iniciativa privada crecieron hasta el 2010 para sufrir en 2011 una caída del 12.6% en facturación. Las Artes Escénicas experimentaron un crecimiento sostenido hasta 2011, pero desde el inicio de la temporada 2011-12 acusan un descenso de espectadores y de recaudación del 10% en Madrid y Barcelona, y una reducción del 60% de contratación en el resto del territorio español. También han visto reducidas significativamente las aportaciones públicas.

Entre 2004 y 2011 la asistencia a salas de cine ha disminuido un 32%. Mientras se perdían espectadores, las salas de cine han afrontado importantes inversiones para digitalizar las pantallas y adaptarlas a las nuevas tecnologías. Solo en 2011 el sector invirtió 63 millones de euros en digitalización. Aún debe hacer frente a una inversión estimada de 176 millones para completar el tránsito al cine digital.
Etiquetas


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE