Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

LITERATURA

Dacia Maraini publica en España 'El tren de la última noche'

La escritora italiana Dacia Maraini
La escritora italiana Dacia Maraini
EFE
  • MADRID.AGENCIA
Actualizada 30/05/2012 a las 09:08
Dacia Maraini (Florencia, 1936) es, como su padre, una viajera impenitente. A los tres años su progenitor repudió el régimen fascista de Mussolini y huyó a Japón, donde con tres años estuvo confinada en un campo de concentración.

Compañera de Alberto Moravia, Maraini está considerada la gran dama de la literatura italiana. Ha cultivado el teatro, la poesía, el periodismo y la novela con tanto éxito que es una de las autoras italianas más traducidas. Recién llegada a España para participar en la Feria de Libro de Madrid, esta mujer aboga por mantener viva la memoria de hechos atroces como el holocausto. Su última novela, 'El tren de la última noche' (Galaxia Gutenberg), recrea el peregrinaje de una mujer en pos de su amor de adolescencia. En plena Guerra Fría, recorre Europa y atraviesa el Telón de Acero para dar con el paradero de Emanuel, un judío rubio cuya pista desparece en el campo de exterminio de Auschwitz.


¿Los regímenes comunistas eran igual de terribles que los fascistas?


Ambos eran terribles, pero el origen es diferente. El nacimiento del nazismo fue perverso desde el principio, por el concepto de superioridad racial, el derecho de depredación, la justificación de la violencia sobre una clase sobre otra, de un pueblo sobre otro o la exaltación de la ideología de la muerte. Sin embargo, el comunismo nace como una utopía muy hermosa. Luego el comunismo se deforma, se convierte también en algo terrible y fracasa totalmente. Las gente muerta en nombre del comunismo eran a menudo personas extraordinarias e idealistas, mientras que los que murieron por el nazismo tenía una idea muy perversa de partida.


¿Visitó Auschwitz para escribir la novela?


Sí, muchas veces.

¿Su cautiverio en un campo de concentración en Japón le inspiró?


Estuve internada dos años en un campo de concentración. Fue una experiencia importante para comprender lo que vi después. Aunque yo no estuve en un campo de exterminio, el régimen de vida también tendía a la destrucción de la persona a través de la privación y la humillación.

Dice usted que su infancia fue un infierno. ¿Cómo transcurrió?


En esos dos años todos los días me sorprendía de estar aún viva. Creía que me iba a morir en cualquier momento porque el hambre era increíble. Hubo un momento en que llegué a gatear porque no me sostenía en pie. Nos daban de comer lo justo para no morir. Había bombardeos continuos. Nos amenazaban diciendo que cuando ganaran la guerra nos iban a cortar el cuello. Para una niña de siete años eso era terrible, estaba aterrorizada. Al revés que muchas personas, yo pase de una infancia dolorosa a una adolescencia feliz. Se acabó la guerra y podíamos comer; volver a Italia.

¿Se pueden repetir esos años de horror?


Sí, todo es posible. Basta con ver lo que sucedió con el régimen militar de Argentina en los años setenta. Los generales torturaron, hicieron desaparecer a personas; robaron niños, mataron a sus madres y luego los dieron en adopción a las familias de los militares. Para hacer algo así se precisaba una imaginación atroz. Es algo que puede ocurrir en cualquier momento y lugar.

Como cerdos

¿También en Europa?


Tal vez no, por el momento. Aún tenemos muy vivo el recuerdo del nazismo, si bien en Yugoslavia sucedieron cosas terribles recientemente. Por desgracias los seres humanos tienen poca memoria y tienden a repetir los horrores. Por eso el cultivo de la memoria es importante.

Dice usted que de los judíos los nazis aprovechaban todo, "igual que se hace con los cerdos". ¿Fue angustioso escribir escenas tan pavorosas como la ejecución en las cámaras de gas?

Sí, porque eran fantasmas con los que soñaba por la noche. Es difícil escribir estas cosas, pero es necesario hacerlo para no dejar que la memoria muera.


¿Es el nazismo el régimen más infame en la historia de la humanidad o los ha habido peores?


Siempre ha habido masacres de pueblos en la historia. Pero lo sorprendente en el nazismo es la teatralización de la muerte. Llegaban cientos de niños en tren a los campos, los tomaban de la mano porque tenían que gasearlos inmediatamente. Así que les decían que se quitaran la ropa, colgasen los zapatos, recordaran su número y cogieran el jabón y la toalla. Sorprende tanto el número de muertos como la crueldad de los métodos de exterminio. Lo increíble es que documentaran sus matanzas con fotografías y nombres y consignaran hasta la estatura de las víctimas.

¿Por qué no hubo una rebelión masiva de los judíos?


Hubo rebeliones en algunos guetos, pero en los campos de exterminio era imposible que se organizaran. Estaban demasiado debilitados por el hambre y el miedo. La única rebelión posible en los campos era el suicidio.

España e Italia viven con crudeza las penalidades de la crisis económica. ¿Hay solución?


Yo distinguiría. En Italia se produjo una degradación cultural. Hemos sufrido un gobierno personalista del señor Berlusconi que ha hecho sus negocios y no se ha ocupado para nada del bienestar público del país, al que ha conducido al fracaso. Ha aumentado la deuda, que es enorme. Además impuso una cultura basada en el dinero y la apariencia. Una ministra debía ser guapa aunque fuera incompetente. Era una cosa absurda que desgraiadamente ha funcionado, también en los ayuntamientos.

¿Es posible un cambio?


La crisis es de origen internacional y surgió en EE UU. Probablmente tenemos que cambiarlo todo, nuestra forma de pensar. La deriva se produce por haber puesto todas las expectativas en las finanzas y no en la producción, lo que es un error garrafal.


¿El acceso al poder de Mario Monti no es en cierta medida un fracaso de la política a favor de la tecnocracia?


Sí, lo es. Monti es un tecnócrata, pero también es un político. En comparación con el Gobierno anterior, es un avance muy importante. A mi juicio en Italia se están cometiendo errores graves. Hay un descontento de los italianos, lo cual se ha visto en los resultados de las últimas elecciones municipales. Los partidos tradicionales han fracasado, tanto los de izquierdas como los que han gobernado en los últimos 18 años. En cambio, ha surgido una nueva oleada de ayuntamientos que no están vinculados a ningún partido que proponen la transparencia y la austeridad. En Parma se eligió a un alcalde de 25 años que hizo toda su campaña electoral con 4.000 euros. Ello demuestra que los partidos malgastan el dinero de forma inútil. Se han convertido en un fin en sí mismos, tienden a su perpetuación, y eso es algo intolerable.


¿Cuáles son sus escritores clásicos favoritos?


Me gusta Ariosto por su alegría. Ariosto tiene muchos personajes que vuelan, y a mí me encanta volar. Es mi ilusión. 'La vida es sueño', de Calderón de la Barca, y 'El lazarillo de Tormes' han sido fundamentales para m¿, verdaderos pilares. Adoro también a Tolstoi, y Dickens.


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE