Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

FALLECE MARISA MEDINA

Enmudece la voz que le dio color al blanco y negro de la tele

Fotografía de archivo (02/10/2007) de la presentadora de televisión Marisa Medina
Fotografía de archivo (02/10/2007) de la presentadora de televisión Marisa Medina
EFE
  • AGENCIAS.MADRID
Actualizada 12/04/2012 a las 01:00
Marisa Medina ha estado dos veces arriba. La primera, en los años 60 y 70, cuando era la musa de la televisión única. La segunda, hace diez años, cuando dejó testimonio escrito de su descenso a los infiernos de la cocaína y el juego en una catártica autobiografía. El martes escribió la última página. La expresentadora de televisión falleció en la madrugada del miércoles a los 69 años tras no poder superar un cáncer de colon e hígado del que fue intervenida hace tres años. La última vez que salió en la tele fue en agosto de 2010, cuando acudió al plató de 'Sálvame Deluxe' y anunció que le quedaban entre uno y dos años de vida.

Marisa Medina (Madrid, 1942) fue una de las que inventó nuestra televisión, como Paco Valladares o Laura Valenzuela. Tenía sólo 14 años cuando el invento echó a andar, pero no tardó en convertirse en locutora en off, poniendo voz a los programas culturales, que por entonces los había. En 1962, con veinte años recién cumplidos y experiencia ninguna como los demás, debutó ante la cámara con el programa de niños 'Antena infantil', donde se emitían Los Chiripitifláuticos antes de que la popularidad permitiera a Locomotoro y Valentina tener programa propio.

Medina fue la locutora de continuidad más popular de la tele en blanco y negro, aunque también pudo verse los últimos años en color. Era el rostro y la voz que daba el avance de la programación, la que ofrecía a los espectadores explicaciones de las incidencias que interrumpían las emisiones... Ella salía sin papeles, no leía. «Gozaba de una memoria envidiable, se aprendía los guiones, tenía una dicción y una imagen perfecta», recordaba ayer José Luis Uribarri, 'pareja televisiva' de la madrileña y amigo íntimo. Durante veinte años redondos Medina fue la presentadora imprescindible, la que sabía hacer de todo, «la número uno», resume la voz de Eurovisión, quien destacó el «espíritu envidiable» con el que ella hizo frente hasta el final a la enfermedad.

Uribarri ha indicado que "Marisa Medina ha donado su cuerpo a la ciencia" y su misa de funeral se oficiará a las 20.15 horas del 19 de abril en la Parroquia Santo Tomás Moro, de Majadahonda (Madrid).

«Perdí el control»

La locutora estuvo al frente de programas míticos de la vieja TVE como '625 líneas', 'Fin de semana' o 'Todo es posible en domingo', presentó especiales de Nochevieja, galas y festivales de Eurovisión, coqueteó con el cine ('La casa de los Martínez', 'Las señoritas de mala compañía'...) y con la canción, fue portada de 'Interviu'... Los dorados años 60 y 70. En ese tiempo también se casó con el compositor Alfonso Santiesteban y tuvieron tres hijas.

Pero en los 80 la vida empezó a volvérsele del revés. Se divorció en 1983, justo cuando comenzó a ser prescindible en la tele y la relegaron a los pasillos. Dos palos que pudieron con ella. La expresentadora encontró falso refugio en la cocaína y en las partidas de póquer. Esto lo descubrieron los suyos antes de internarla en un centro de desintoxicación de Asturias; y el gran público no lo supo con detalle hasta 2003, cuando publicó 'Canalla de mis noches', un libro autobiográfico en el que relata la dolorosa caída con la lucidez que le faltó entonces para salir: «Perdí el control de mi vida», confesó.

Y mucho dinero, más de 600.000 euros. «Enganchaba una partida con otra. Perdí todo lo que tenía y lo que no tenía, también». La otra adicción que le perdió fue la cocaína. «Joaquín Sabina y yo estuvimos 48 horas hablando de banalidades y metiéndonos sin parar rayas». El libro fue un regreso a esa vida que había ido dejando por el camino. «No me esperaba este aluvión de llamadas de televisiones, de prensa, de radio... Quizá desaparezca de la escena pública dentro de unas semanas, porque ahora la fama es muy efímera. Mientras tanto, disfruto de esta situación», se sinceraba en una entrevista. Le salió incluso trabajo, una colaboración en 'TNT', el programa golfo de Jordi González.

El martes, excompañeros de televisión y espectadores recordaban a la presentadora del blanco y negro. «Descanse en paz, Marisa Medina», tuiteó José María Íñigo, y cientos de internautas secundaron el pésame. Carlos Latre quiso tener «un cariñoso recuerdo» a su «madre» en 'Torrente 3'. Si no vieron la película muchos no sabrán que le dieron un papelito. Tampoco que en los años 60, cuando todo le iba bien, escribía poesía.


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE