Feria de San Isidro

​Peligrosa e imposible corrida de Saltillo para tres 'milicianos' sin suerte

El ganadero Moreno Silva, más que lidiar una corrida de toros, filmó "una de terror" en Las Ventas

El diestro José Carlos Venegas, en su faena con la muleta durante la vigésima de la Feria de San Isidro,

El diestro José Carlos Venegas, en su faena con la muleta durante la vigésima de la Feria de San Isidro,

EFE. MADRID
Actualizada 01/06/2016 a las 09:34
  • EFE. MADRID
Una peligrosa e imposible corrida de Saltillo imposibilitó toda opción de triunfo de una terna en la que Alberto Aguilar saludó la única ovación, mientras que a José Carlos Venegas le tocaron los tres avisos en su primero.

Ni el mismísimo Hitchcock hubiera guionizado mejor la tarde a como lo hizo el ganadero Moreno Silva, que hoy, más que lidiar una corrida de toros, filmó "una de terror" en Las Ventas.

Y ya se sabe que ese "cine", de culto para algunos, tiene sus partidarios, los mismos que presumen de exigencia, dureza y, algo aun peor, de afición, aquellos que castigan sin compasión con su incómoda verborrea a los de luces tarde tras tarde, o los que se muestran discordantes con el noventa y nueve por ciento de las ganaderías de la cabaña de bravo.

Pero hoy, ni mu. Ni una sola protesta ni un solo gesto de aliento para los que estaban pasando las de Caín con una corrida mala sin paliativos, peligrosa de verdad, imposible tanto para la lidia moderna como para la antigua, con varios toros que parecían estar "curraos", en especial el cuarto, condenado a banderillas negras por su descarada y excelsa mansedumbre.

¿Dónde estuvo la bravura, la casta que tanto defienden a capa de espada? porque los seis astados de hoy fueron mansos hasta decir basta. Ni un sola pelea en varas, todo lo contrario, la rehuían, igual que los capotes que salían en su paso.

Las cuadrillas pasaron también "paquete" con "los palos", con la única excepción de David Adalid, que clavó varios pares soberbios, y los matadores tuvieron que cambiar el traje de luces por el de miliciano para tratar de librar una contienda ya perdida de antemano.

De los tres, Alberto Aguilar fue el que salió más airoso. A su primero, muy deslucido a pesar de esconder una micra de posibilidad por el izquierdo, le hicieron perrerías durante la lidia, especialmente en un infame tercio de varas.

No hubo sintonía, ni ritmo ni, evidentemente, continuidad en la labor del madrileño, que, en su haber, logró algunos naturales aislados de buena ejecución a base de ganarle la acción al manso.

Al quinto lo bregó extraordinariamente bien sobre las piernas César del Puerto. El toro, muy a su aire, hizo hilo en banderillas y embistió como un obús en la muleta de Aguilar, que, en plan batallador, le plantó cara en un emocionante y sincero toma y daca.

El peor parado, por su parte, fue José Carlos Venegas, que se dejó vivo al tercero, un auténtico barrabás por manso y bronco, que le obligó además a recorrer mucha plaza persiguiéndole por su nula intención a colaborar, y con el que todo intento fue vano. Y para ahondar en su desgracia fue prácticamente imposible montarle la espada, dando tiempo a que sonaran los tres avisos.

El sexto fue igualmente bruto y deslucido, y Venegas volvió a probar el trago amargo de la hiel ganadera.

Sánchez Vara, que pasó de puntillas con el insulso primero, no le quedó otra que abreviar con el cuarto, un manso de solemnidad al que fue inviable meterle las cuerdas en el caballo por lo que fue condenado a banderillas negras, el mismo color que la tarde, qué tarde. 
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra