Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

TURQUÍA

No nos casarán

La lista ha perdido 167 individuos: de los 400 habitantes oficiales de hace nueve años se ha pasado a los 233 actuales

El matrimonio favorece la salud
Matrimonio
EFE
  • COLPISA
Actualizada 11/04/2016 a las 06:00
Mustafa Bashbilan está desesperado. No sabe cómo puede solucionar un problema que divide a su pueblo, Uzumlu, en dos. Y lo de la partición es literal: hombres por un lado; mujeres por el otro. Unas diferencias que tienen sus orígenes hace nueve años, cuando ellas dijeron hasta aquí hemos llegado. Se acabaron las bodas en esta pequeña localidad del sur de Turquía entre los vecinos de Uzumlu.

Bodas entre hombres y mujeres de localidades vecinas, se han celebrado. Pero entre los propios ciudadanos de Uzumlu, nada de nada. Y Mustafa está desesperado porque está viendo que el censo está bajando de forma alarmante. La lista ha perdido 167 individuos: de los 400 habitantes oficiales de hace nueve años se ha pasado a los 233 actuales.

El motivo de este boicot al matrimonio -solo en el pueblo- reside en las aspiraciones que tienen los varones. Uzumlu es una localidad que vive sobre todo la agricultura, y los muchachos quieren hacer lo que sus familias realizan desde hace generaciones: cultivar la tierra. Marcharse de esas tierras, es una quimera.

Para ellas, el plan es tan poco tentador que han decidido marcharse a pueblos más grandes o a la ciudad o, las que se quedan, negarse a casarse con sus vecinos ante esta falta de perspectiva. Esta situación ha provocado que la mitad del pueblo se manifieste. Bueno, realmente salieron a las calles del pueblo los 25 solteros que quedan. Todos ellos trabajadores entre los 25 y los 45 años que imploraron una ayuda especial por parte de las autoridades. No de Mustafa, que bastante tiene con el día a día de su trabajo y el consistorio, sino a la más alta institución del país. Apelaron al presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, a que hiciera algo porque la situación no puede seguir así. Además, tomaron como reclamo las propias palabras del jefe del Estado, quien señaló en el pasado -no sin polémica- que los controles de natalidad son casi como una traición y que cada turca debería tener al menos tres hijos. "Uno o dos niños no es suficiente. Para que nuestra nación sea más fuerte, necesitamos una población más dinámica y joven. Necesitamos que Turquía esté por encima del nivel de las civilizaciones modernas", dijo el presidente turco a finales de 2014 durante la boda del hijo del empresario Mustafa Kefeli.

Uno de los manifestantes de Uzumlu subió la apuesta. "Prometo cinco hijos", aseveró el joven ante las cámaras de CNN Turk, confiado en que con este gesto, su presidente haría algo. Pero Erdogan, que ha repetido en numerosas ocasiones que tres hijos es el número perfecto y ha sido criticado por dar un papel secundario a la mujer, no parece el hombre más adecuado parta intentar convencer a las jóvenes que no inicien una aventura laboral en Estambul, Ankara o Antalya. La primera dama tampoco ayuda mucho. "El harén fue una escuela para los miembros de la dinastía osmanlí y un institución educativa para preparar a las mujeres para la vida", dijo Emine Erdogan, hace un mes en Ankara.

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE