Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
PAMPLONA

Vandalismo de fin de semana en los portales de Pamplona

  • Los porteros de las viviendas sugieren un aumento de las patrullas nocturnas para atajar el problema

0
Actualizada 22/01/2012 a las 00:02
  • VIRGINIA URIETA . PAMPLONA

V OMITONAS , meadas, cristales rotos, porteros automáticos estropeados o hasta borrachos durmiendo en un felpudo. Esas son algunas de las "sorpresas" que, cada viernes por la mañana, encuentran los porteros de las viviendas ubicadas en plena zona de ocio nocturno. Avenida de Bayona, calle Cilveti, Tulebras o Cuesta de la Reina son algunas de las calles de San Juan más afectadas por un vandalismo "de fin de semana", que comienza cuando las discotecas cierran sus puertas, de madrugada, y se mantiene de viernes a domingo. Ya en la calle, los vándalos destrozan papeleras, contenedores, cristales y parte del mobiliario que se cruza por su camino. "San Juan, por la noche, se transforma", dice uno de los porteros de un bloque de viviendas de la calle Cilveti. "Todos los días te encuentras una sorpresa", agrega su compañero, desde el portal contiguo.

Rodean la discoteca de la avenida Bayona más de cinco portales, además de otros tantos que se sitúan enfrente y dos más en la Cuesta de la Reina. Junto a los after-hoursde la zona, la mayoría de las viviendas tiene instalados porteros automáticos con cámaras para reconocer al que llama, algunas cuentan con cámaras de videovigilancia y otras carecen de mecanismos de seguridad. Pero la mayoría sufren las secuelas de la fiesta, un tipo de violencia que se ha convertido ya en algo habitual para los trabajadores de los portales. Viernes, sábado y domingo. "Todo lo que puedas imaginar, sucede en este portal. No rompen más porque no hay más que romper", indica un portero de Cuesta de la Reina, que afirma que algunas veces se ha visto obligado a llamar a la policía. "La comunidad paga los destrozos, y los porteros limpiamos lo que dejan".

Avenida Bayona y calle Cilveti

El portal 6 de la avenida Bayona permanece cerrado todo el día. "Antes estaba abierto, pero ahora no te puedes fiar. San Juan siempre había sido un barrio tranquilo, pero ahora por las noches hay que tener cuidado. Está fatal", indica una vecina del portal, que asegura que van a poner cámaras para incrementar la seguridad y recuerda la paliza que le dieron hace unos meses a un mendigo en la Caja Laboral, a sólo unos metros, y un suceso de navajazos que se produjo hace un tiempo en la calle Obispo Irurita, también cercana.

"Han robado los tacos que hacen de tope para la puerta más de tres veces. Y los cristales están dañados. Hace un tiempo, a la vecina del primero le rompieron la ventana con una botella de cerveza", explica el portero del mismo bloque de viviendas. Cuenta que cada mañana del fin de semana se encuentra meadas, vómitos, o buzones rotos, además de cristales de vasos o botellas vacías. "Todo lo que se pueda uno imaginar. Hace mes y medio encontramos la caja fuerte de la máquina de un bar, con algunos céntimos. Robaron el dinero y la dejaron dentro del portal". Él lleva 9 años trabajando en la misma vivienda, y afirma que la situación continúa desde que llegó. "Los domingos tengo fiesta pero vengo para ver cómo está el portal. Y siempre me toca trabajar. Hoy te libras y mañana no, según les dé. A veces tienes suerte y no hacen ningún destrozo aquí, pero lo hacen dos calles más abajo", explica.

En la calle Cilveti, la situación es la misma. "No puedes mandar a tus hijos a comprar el pan a las nueve de la mañana porque todavía hay gente por aquí. Y con los after-hours, se quedan hasta las cuatro de la tarde", indica uno de los porteros. "Yo no me enfrento a nadie, te puedes llevar un navajazo y ya he tenido malas experiencias. Encuentras gente dentro del portal, y si se ponen tontos, llamas a la policía para echarlos", explica.

Los grupos de jóvenes suelen aprovechar la entrada de un vecino para acceder al portal, y han llegado incluso a hacerse pasar por uno de ellos para entrar. "A una vecina le atracaron en el ascensor. Un chico se hizo pasar por un vecino, entró con ella y cuando estaban en el ascensor, le robó todo el dinero que llevaba. Al final lo cogieron", cuenta el portero, recordando un suceso que ocurrió hace unos cuatro años. "Ahora te encuentras con que hacen sus necesidades en el portal, llaman al telefonillo a las tres de la mañana, roban los extintores o los vacían dentro, y menuda gracia. Pero estamos más atentos. Han modificado el portal porque lo destrozan todo", explica el portero de Cilveti, 2, recordando que antes había un sofá en el interior, pero se vieron obligados a quitarlo porque la gente entraba y pasaba allí la noche. Y lo mismo sucedía con las plantas, que desaparecían.

En el portal contiguo sucede lo mismo. "Hemos cambiado las cámaras del videoportero ya cuatro veces. Arrancan las papeleras, rompen los cristales... Hay muchos actos vandálicos", afirma el portero. "Se hubiera solucionado si no hubiera tantos locales nocturnos alrededor, pero ellos no tienen la culpa. Tendría que haber más protección ciudadana, que custodiaran esta zona un poco más. No deberían dejar abrir locales después de las cuatro de la mañana, a mediodía todavía están por aquí", opina. "Empalman unos locales con otros y eso es lo malo".

Junto al portal, el establecimiento de máquinas de comida Open Market de la avenida Bayona permanece cerrado, con una máquina precintada y varias con los cristales rotos. "Se está convirtiendo en un barrio peligroso. Hacen graffitis en los portales, dejan hundidas, a patadas, las chapas de la boca de riego de la vivienda y los vecinos están ya resignados porque llevan mucho tiempo así", explica el portero de Cilveti, 4. "Es una zona saturada de bares pero siguen concediendo licencias, y la policía no soluciona nada. Pasa el tiempo y todo sigue igual, dicen que con la crisis hay menos gente, pero los actos vandálicos continúan", agrega el portero, que trabaja en la vivienda desde hace 17 años. Afirma que no tienen cámaras instaladas en el portal porque también afectan a la intimidad de los vecinos. "La moda de los after-hoursno tiene sentido para mí. Deberían limitar el horario de los bares. La gente cuando bebe hace barbaridades. Algunos son jóvenes y otros, no tanto. No sé si es la noche, el alcohol o las drogas... Ahora se ponen violentos", opina.

Cuesta de la Reina y Tulebras

"Robaron el árbol de Navidad hace tres años, todas las plantas y hasta los felpudos de la puerta. Hace dos años amenazaron a un vecino", indica el portero de una de las viviendas de la calle Tulebras, que afirma que han tenido que cambiar la luna del portal en dos ocasiones. "El botellón y las discotecas, todo se concentra aquí, y todos los fines de semana. Pusimos las cámaras hace un mes, y vamos a aumentar la iluminación exterior del portal para intentar disuadirlos de que hagan sus necesidades, porque eso es continuo", explica. Hace 18 años que trabaja en la vivienda y cuenta que también el jaleo ha aumentado desde que la gente tiene que salir fuera de los bares a fumar.

En Cuesta de la Reina hay dos portales, junto a varios after-hours, pero uno de ellos está bastante más "castigado". "Como está más escondido, aquí hacen de todo", afirma el portero. Las pasadas Navidades robaron un pino de dos metros, del que se llevaron la iluminación, y dejaron las figuras del belén desperdigadas por el césped que hay frente al portal. "Es continuo. Dan puñetazos al videoportero hasta romper la cámara, han arrancado la chapa de la boca de riego y tiraron de la barra de la puerta hasta romper el mecanismo que la mantiene cerrada, para poder entrar", explica.

"En el otro portal no pasa porque está más a la vista. Aquí, a las siete de la mañana les ves mear frente al portal sin ningún pudor". Hace 16 años que trabaja en la vivienda y señala que cada día es peor. "Los destrozos son continuos, y no tienen ningún respeto a las personas mayores. Vienen en grupo y te dicen de todo, te molestan y te impiden hacer tu trabajo", afirma.

"Que haya más policía durante la noche"

Aunque los porteros de las viviendas coinciden en afirmar que los propietarios de las discotecas no tienen la culpa, porque todo empieza cuando cierran sus puertas, sí destacan que sería necesaria una mayor presencia policial para atajar el problema. "La policía viene, pero no soluciona. Tendrían que ser más tajantes, y darle más importancia a la seguridad ciudadana", explican desde Cilveti. En la Cuesta de la Reina señalan que, al estar cercana la cárcel, pasan bastantes patrullas a lo largo del día. "Basta con que se presenten por aquí, andando o que pasen con los cohes, sería una posible solución". Desde la calle Tulebras, uno de los porteros indica que sólo serían necesarios dos coches. "Con dos coches aparcados, o dos furgones de la policía, valdría para disuadirlos. La policía tendría que venir, sabiendo a qué hora salen y lo que hacen cuando van borrachos", dice.

"Muchos están hartos y le echan la culpa al Marengo, pero yo creo que no la tienen. Si hubiera más policía, no pasarían estas cosas. De lo que pase fuera, en la calle, no tiene la culpa el bar. Si hubiera más control, se solucionaría. Pero se limitan a hacer controles de alcoholemia de vez en cuando", afirma el portero de un bloque de pisos en la avenida Bayona. "A las siete de la mañana puedes encontrarte más de 150 personas en la calle. Lo peor es el jueves por la noche. Gritan, hacen ruido y llaman la atención: les he visto colgarse de los árboles hasta romperlos. Pero van drogados y no puedes meterte, te dicen de todo. La policía apenas se ve, vienen cuando los grupos están más dispersos. Estamos todos los porteros amargados", exclama.

Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra