Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

NACIONAL

Rajoy y Rubalcaba se miden hoy en el debate cara a cara

  • Los expertos aseguran que, por lo general, este tipo de debates nunca desplaza un alto porcentajes de votos

  • RAMÓN GORRIARÁN . COLPISA. MADRID
Actualizada 07/11/2011 a las 01:03

Es el momento cumbre de la campaña electoral, o eso se espera. Los dos candidatos llegan al debate de hoy en circunstancias muy distintas. Mariano Rajoy se presenta subido en la cresta de la ola de unas encuestas que apuntan a una victoria más que rotunda del PP. Alfredo Pérez Rubalcaba, por el contrario, acude sumido en las profundidades de una tormenta demoscópica que vaticina una sonora derrota.

Las estrategias, por tanto, serán diferentes. El líder de los populares pretende que el cara a cara deje las cosas como están, que el movimiento de votos sea mínimo. Y, si el resultado puede ser nulo, mejor.

Todo lo que sea atonía y aburrimiento favorece sus expectativas electorales. "Que se aburran las ovejas", comentó hace unos días uno de sus colaboradores.

El aspirante socialista busca lo contrario: quiere un duelo dinámico, que saque del letargo o de la disconformidad a los millones de votantes socialistas que huyeron a otros partidos o que optaron por el abrigo de la abstención. En definitiva, el PSOE espera que pase mucho y el PP confía en que no pase nada.

Rubalcaba depositó en este debate sus esperanzas de lograr una más que difícil remontada. Cree, y así lo repiten en su equipo de campaña, que es mejor dialéctico que su rival, y fía a esa cualidad la posibilidad de remecer las conciencias de ese 30% largo, uno de cada tres ciudadanos, que aún no decidió su voto.

En esa bolsa de indecisos, según coinciden las encuestas, son mayoría los simpatizantes del PSOE. El socialista, según fuentes de su entorno, no será agresivo, como se podría pensar a priori: optará por la pedagogía, por detallar sus propuestas y poner de manifiesto que él no es lo mismo que Rajoy.

Se trata, resumen sus colaboradores, de poner en evidencia la ambigüedad en la que se mueve el líder del PP para ocultar su programa.

El candidato popular, apuntan en su equipo, hará lo posible por evitar el cuerpo a cuerpo y el cruce de ofertas que conduzca a un terreno resbaladizo.

Las encuestas recogen que los ciudadanos ven en Rajoy a un político conocedor de los problemas del país y mejor preparado en casi todos los aspectos que Rubalcaba para hacerles frente.

Cartas en la manga

Ésa será su principal baza, demostrar que es el estadista adecuado, el presidente del Gobierno in pectore para estos momentos de crisis.

Aunque algunos en el PP no descartan que saque algún as de la manga, son más los que apuestan por un debate previsible por su parte. Todo lo contrario de lo que tuvo que hacer hace tres años, cuando debió arriesgar, porque entonces él iba por detrás en los sondeos.

Los papeles en esta ocasión están invertidos, pero con una significativa diferencia: la ventaja que tiene Rajoy sobre el candidato del PSOE más que duplica la que tenía Zapatero sobre él mismo. Los socialistas son conscientes de esta circunstancia y, aunque se resisten, no tienen más remedio que aceptar que la diferencia es tal que limarla en un debate es más un deseo que una posibilidad.

Entre el 1% y el 5%

Los cara a cara electorales, además, ni desplazan ni decantan un alto porcentaje de votos, al menos, eso sostienen todos los estudios especializados. Los cálculos sitúan entre el 1% y el 5% los sufragios que se deciden en estas confrontaciones.

Hay asimismo un elemento adicional que juega en contra de la influencia del debate entre el electorado: la lejanía de las elecciones.

Se va a celebrar cuando faltan 13 días para las votaciones, un tiempo más que suficiente para que se diluyan sus efectos o para que, si alguno de los dos protagonistas comete un error, se rehaga en los días siguientes.

Incluso la resaca que traen los debates se habrá convertido en un inapreciable recuerdo allá por el 20 de noviembre.

Los expertos precisan, no obstante, que el debate también tiene aspectos positivos para la campaña del vencedor del desafío, siempre que lo haya, y es que puede marcar la agenda hasta el día de las urnas.

Campo Vidal recomienda naturalidad a los dos

El moderador del debate, Manuel Campo Vidal, ya se encargó de moderar uno de los dos debates que, en 2008, mantuvieron Mariano Rajoy y José Luis Rodríguez Zapatero (el otro lo dirigió la presentadora de televisión Olga Viza), y el primer cara a cara de la democracia, que tuvieron en 1993 Felipe González y José María Aznar. Será el quinto debate cara a cara de estas características en la historia de la democracia española.

La experiencia de hace tres años

El periodista Manuel Campo Vidal, moderador del debate, recomendó a los candidatos naturalidad, y cree que deberían situarse como lo hacen en el Parlamento: el candidato del PSOE, a la izquierda, y el del PP, a la derecha.

La Academia de Televisión tiene ya todo listo para el cara a cara de hoy por la noche. Ayer se hizo un ensayo general para comprobar la organización técnica.

El presidente de la Academia de Televisión y encargado de moderar el único debate electoral de los dos aspirantes a La Moncloa admitió que no es quién para dar consejos a los candidatos, pero, en todo caso, les pediría que traten de ser naturales.

Nada de "actuar"

Lo que aprecian los ciudadanos en estos debates es la naturalidad, según el moderador, quien, por eso, recomendó a los candidatos que no caigan en la tentación de actuar, algo muy complicado durante "dos horas con tanta tensión".

El decorado es muy neutro, gris claro y con un único toque de color en el azul del cartel luminoso El debate.

Campo Vidal explicó que se decidió así para que los únicos protagonistas sean los candidatos, y no el decorado.

CLAVES

1 Horario, pausa publicitaria y distribución del tiempo por asuntos El debate se anuncia para las 21.45 horas, durará dos horas y tendrá una pausa publicitaria de diez minutos. Estará dividido en tres bloques: economía y empleo, políticas sociales y seguridad, y política exterior.

2 Presupuesto de la organización y control del tiempo de los candidatos Dos árbitros de baloncesto cronometrarán los tiempos de las intervenciones, cuyo operativo tendrá un coste de entre 530.000 y 550.000 euros, que sufragarán las televisiones, en función de la audiencia que tengan.



volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE