TUDELA

Portland recibe permiso para quemar biomasa en sus hornos

  • La cementera deberá invertir de 3 a 5 millones, siempre que tenga licencia del consistorio

35
Actualizada 31/05/2011 a las 00:05
  • NATXO GUTIÉRREZ . PAMPLONA

Cementos Portland dio la semana pasada un "salto cualitativo", en palabras de responsables de su factoría de Olazagutía, en su propósito de mejorar su competitividad en un mercado cada vez más exigente que, a partir de 2013 deberá hacer frente a las obligaciones medioambientales de Europa. El fin del actual régimen de emisiones de CO2 exigirá una canon por cada tonelada que se emita a la atmósfera por encima del límite asignado a cada factoría. Las cementeras que continúen alimentando sus hornos con combustibles fósiles, como sucede en la actualidad en Cementos Portland con el pet-coque (coque del petróleo), estarán en desventaja.

La factoría de Olazagutía comenzó a invertir el jueves esta tendencia con la obtención por parte de la dirección general de Medio Ambiente del Gobierno foral de un permiso para valorizar biomasa (corcho, madera, restos de poda...). En término coloquial, significa que podrá aprovechar su valor energético con su quema en los hornos. El trámite, en cuestión, supuso aprobar una modificación "sustancial de la Autorización Ambiental Integrada (AAI) para sustituir una parte del actual combustible derivado del petróleo (pet-coque) por otros alternativos constituidos por biomasa". Desde un punto de vista cuantitativo, la introducción de este elemento equivale a reemplazar el 3 o 4% del coque del petróleo en un proceso de producción que en años de pujanza puede precisar del orden de 100.000 toneladas. Sin embargo, por la importancia que en el abaratamiento de costes frente a cementeras que disponen de valorización implica la autorización obtenida, Cementos Portland concede suma importancia al paso dado. El combustible supone un 25% de su estructura de costes. Es es el único elemento susceptible de modificación para aminorar el precio de producción.

"La practica totalidad de plantas cementeras de España valorizan, siendo Olazagutía una excepción en este contexto", como precisan en la factoría, que hoy día emplea a 152 trabajadores.

"Para la fábrica de Olazagutía, en un entorno fuertemente castiago por la crisis, es una necesidad vital poder acometer proyectos de futuro que supongan la viabilidad de las fuertes inversiones necesarias y que suponen la defensa del empleo y la sotenibilidad a largo plazo. Por ello, empresa y trabajadores se han esforzado por alcanzar esta autorización y trabajan activamente para ampliar los permisos a otros de combustibles que ya se utilizan en otras fábricas del grupo y de la competencia, con el apoyo de sus entornos sociales e institucionales autónomicas y locales", mantienen en la firma.

Inversión de 3 a 5 millones

Tras la primera fase de la biomasa, el siguiente objetivo de la cementera navarra es iniciar los trámites para lograr una nueva Autorización Ambiental Integrada que le permita en un futuro quemar otros desechos, como, por ejemplo, neumáticos, derivados de residuos sólidos urbanos, lodos de depuradoras, etc. Por ahora no ha presentado ningún trámite para tal propósito.

En paralelo, las gestiones de sus responsables se dirigen a lograr la implicación económica del grupo en una inversión de 3 a 5 millones para levantar la instalación que precise, en esta fase inicial, el empleo de la biomasa (almacén, cintas transportadoras,etc) y, a futuro, otro tipo de residuos. Sus planes, no obstante, deben contar con el beneplácito del Ayuntamiento de la localidad para la obtención de la licencia de obras. El paso no es sencillo desde la oposición hallada en un sector del vecindario, que llevó a la corporación, regida entonces por NaBai y ahora por una gestora que preside ANV, a recurrir ante el Tribunal Superior de Justicia de Navarra la Autorización Ambiental Integrada de 2007. Tras el rechazo a su demanda, reaccionó con su elevación al Supremo.

Cementos Portland defiende la valorización de la biomasa como "una técnica limpia y segura, larga y ampliamente aplicada en toda Europa y Estados Unidos desde hace más de 30 años, que cuenta con todos los avales científicos y las garantías para el medio ambiente y la salud de las personas".

En esta tesitura, la Mancomunidad de Sakana acogió la semana pasada un debate de los miembros de su asamblea sobre una propuesta de aprovechamiento de los bosques que crecen en la comarca para generar biomasa. Su iniciativa, como significó su presidente, Miguel Ángel Zubiria (NaBai), responde al triple objetivo de contribuir a una mejora medioambiental, crear empleo y procurar una fuente de ingresos a los ayuntamientos. La mancomunidad mantiene contactos con Cementos Portland para suscribir un posible convenio.

LA CEMENTERA

Selección DN+


Ver más comentarios

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra