Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

NAVARRA

Nieve y esquiadores llegan por fin a Belagua

  • Los navarros, que representan un 70% de la clientela que llega hasta las pistas de Belagua, por fin pueden disfrutar de esquís, raquetas y trineos. La nieve esta temporada se ha hecho esperar, pero ahora toca deslizarse sobre ella.

  • A.GURBINDO/M.ECHAPARE . BELAGUA
Actualizada 09/01/2012 a las 01:01

LOS trineos llevan ya, desde hace cuatro semanas, a sus primeros pasajeros. La nieve por fin ha llegado a las montañas del valle de Roncal. Un manto blanco cubre los kilómetros de pista de esquí de fondo en Belagua, donde un paisaje imponente, y también frío e invernal, ambienta las ganas de esquiar, una tarea que se ha retrasado esta temporada. Lo relataba ayer Ana Lusarreta, gerente del centro de montaña del valle, donde un 70% de la clientela es navarra. "Han sido unas navidades potentes, pese a que este invierno ha tardado en caer la nieve", contaba.

A dos grados de temperatura, el último domingo del periodo vacacional del calendario escolar se calzaba los esquís Marian Arraiza Armendáriz, de Sangüesa y de 37 años. Disfrutaba con sus hijas del día. "Ahora que las dos han aprendido a esquiar podemos divertirnos todos", explicó. Las raquetas eran un recurso más para disfrutar en la Contienda. David García Martiricorena, de 36 años y su pareja, ambos de la capital navarra, pasearon durante una hora sobre la nieve. "Nos gusta más el esquí alpino pero hoy hemos cambiado", señaló García. Como ellos y expertos sobre esta técnica se mostraron los pamploneses Fernando Alvina Ibero, de 66 años, Juana Mª Ayestarán Martínez, de 65, y Mª Jesús Erice Astíz, de 72. "Nosotros ya tenemos una edad para ponernos los esquís", dijeron sonrientes.

Todo lo contrario le ocurría a Alaitz Pilart Zubiri, que con tan sólo dos años probaba suerte al lado de su madre Marina Zubiri Sanz, vecina de Isaba y de 42 años. "Vamos, Alaitz, enséñales cómo lo haces", le animaba su madre mientras la pequeña hacía hincapié en lo "bonitos" que eran los dibujos de sus "patines". A su vez, y a buen recaudo en la cafetería del centro de esquí, alguno se encargaba de calentarse con un café. Inés Arreitunandia Quinteiro y su marido, ambos de Hernani, estaban "muy bien acompañados "por su hijo Lur. "Nos turnamos para cuidarlo y así el otro puede esquiar, porque si no...", indicaron entre risas.



volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE