Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
NACIONAL

Muere Fraga

  • Siguió trabajando como político hasta el pasado mes de septiembre, aquejado ya de una gran debilidad física

0
Actualizada 16/01/2012 a las 02:02
Etiquetas
  • MAGIS IGLESIAS . COLPISA. MADRID

Manuel Fraga Iribarne (Villalba, 23 de noviembre de 1922) falleció ayer a los 89 años en su domicilio de Madrid debido a un paro cardiaco y tras padecer una larga enfermedad. Gallego ilustre, político en esencia, muñidor de la Transición y miembro del grupo que redactó la Constitución, era una referencia de la sociedad española que vivió a caballo entre la dictadura y la democracia, y pieza imprescindible en la historia de España.

Ministro en varias carteras del régimen franquista, fue procurador en Cortes, secretario del Movimiento y embajador en Londres. Después, fue elegido diputado nacional, eurodiputado, diputado autonómico, senador y presidente de Galicia. Además, tuvo el mérito de haber constituido el partido que condujo a la derecha española a la democracia.

Era de carácter tan excesivo como su propia biografía, en la que destacó por ser el número uno en todo, menos en la presidencia del Gobierno, a la que tanto aspiró y nunca consiguió.

Su conocida vehemencia superaba su fama de hombre culto y disciplinado, y le valió los apelativos de León de Villalba -por su talante y procedencia de esa localidad gallega- y patrón de la derecha, por su sentido de la autoridad. Pero todos le llamaban Don Manuel y lo trataban de usted. A pocos amigos les consintió el tuteo y el confianzudo Manolo para dirigirse a él.

Como ministro de Información y Turismo (1962-1969), aprobó la primera ley de prensa y creó la red de paradores nacionales. Ya entonces, ansiaba pilotar el camino hacia el final de la dictadura, pero el régimen lo envió como embajador a Londres.

Desde ese cargo, mantuvo sus contactos con Madrid y creó en 1974 el Gabinete de Orientación y Documentación (GODSA), que presidió Rafael Pérez Escolar.

Desde esa plataforma, diseñó el proyecto de lo que, en su opinión, debía ser la reforma política. "Entonces (en la dictadura), sólo teníamos dos caminos: exiliarnos o intentar mejorar las cosas", dijo más tarde en una entrevista para explicar su pasado.

La muerte de Franco

Con Franco en su lecho de muerte, el 19 de noviembre de 1975, Fraga regresó a Madrid y pidió ser conducido desde Barajas al hospital de La Paz. Tras visitar al dictador, convocó a los suyos a una reunión inmediata: "Queridos amigos, esto no dura ni 24 horas, así que mañana nos vemos en las oficinas porque hay que preparar la reforma". Así relató los acontecimientos el que fuera su jefe de Gabinete y hombre de confianza, Carlos Argos, que tiene el carnet número dos de Alianza Popular (AP).

Pero el Rey lo nombró vicepresidente para Asuntos del Interior y ministro de la Gobernación (1975-1976), y después eligió presidente del Gobierno a Adolfo Suárez, que lideró la Transición. Sin embargo, había sido Fraga quien mantuvo los primeros contactos con la oposición en encuentros con Enrique Múgica y Felipe González.

En 1976, fundó Reforma Democrática como paso previo a lo que sería AP, un partido que nació con un puñado de ministros franquistas y que espantó a los políticos más centristas, que se sumaron a la UCD de Suárez. AP sería el hilo conductor que llevaría a los políticos de la dictadura a participar en la democracia.

Ponente de la Constitución

Como líder de la derecha, participó activamente en la Transición y fue uno de los ponentes de la Constitución del 78, pero nunca conseguiría ganar unas elecciones generales, por lo que tiró la toalla en 1987 y se presentó a los comicios europeos. Cuando diseñó con Marcelino Oreja la unificación de todos los partidos del centro-derecha en la refundación de AP (febrero del año 1989), Fraga abrió la puerta al triunfo electoral con la creación del Partido Popular.

Meses después (septiembre de 1989), dejó manos libres a José María Aznar para que condujera a su partido al poder en 1996.

Los detractores de Fraga aseguran que podía defender una cosa y su contraria con la misma pasión. La historia así lo demuestra. Como ministro de la Gobernación, se declaró dueño de la calle y advirtió que antes "pasarán por encima de mi cadáver" que permitir ondear una ikurriña.

Como ponente constitucional, mostró una enconada beligerancia en contra del título VIII, referido al Estado de las Autonomías.

A partir del año 1990, la presidencia de la Xunta de Galicia lo curó de los temores antiautonomistas. Como presidente de Galicia, recuperó el idioma gallego de su infancia en todos los actos públicos, reivindicó sus orígenes lucenses y recorrió la comunidad autónoma a velocidad de vértigo con intención de modernizar el país y acabar con los incendios.

Infraestructuras avanzadas

Gran madrugador y amigo del contacto directo con la realidad, se pasó años pateando tierras gallegas, en donde dejó su impronta con una red de autopistas e infraestructuras avanzadas, sólo pendiente de la llegada del AVE. Nunca rebajó su actividad, a pesar de que ya tenía 83 años cuando concluyó su cuarto mandato.

La crisis del Prestige le dio la puntilla a una legislatura autonómica ya decadente y fue la única ocasión en que Aznar le permitió asistir a una de las reuniones de la dirección del PP.

En el peor momento de su trayectoria como presidente de Galicia, se puso en manos de Mariano Rajoy, que le ayudó a renovar su Gabinete y a preparar su sucesión en manos de Alberto Núñez Feijóo.

Tras perder las elecciones, Fraga llegó al Senado con la ilusión de participar en su reforma para convertirlo en Cámara de representación territorial. Jamás lo consiguió, a pesar de que nunca se dio por vencido.

En todas las reuniones

Aunque se jubiló como profesor de Derecho Constitucional a los 65 años, siguió trabajando como político hasta el último día y asistió a todas las reuniones de la dirección del PP que presidía Mariano Rajoy, sin dejar pasar un día sin aportar su intervención con su característica velocidad verbal e ininteligible dicción.

Un resbalón en la bañera lo llevó al quirófano, y su debilidad física se fue acrecentando desde aquel día de la pasada primavera. De hecho, no recuperó la salud para votar la última reforma de la Constitución.

En el mes de septiembre, anunció su retirada de la política y rechazó la invitación del presidente de la Xunta de Galicia para repetir como senador por designación autonómica. En el mes de noviembre, fue sustituido en el escaño por José Manuel Romay Beccaría.

Será enterrado en Perbes

Pasó los últimos meses en el piso adyacente al de una de sus hijas en Madrid, desde donde envió su último mensaje político a Rajoy, con motivo de la celebración de la Convención del PP en Málaga. "Que siga con el proyecto centrista y reformista, y no se deje llevar por los extremistas". Así le transmitió el deseo del anciano senador su viejo amigo Carlos Argos al hoy presidente del Gobierno.

La capilla ardiente de Fraga será instalada a partir de las 10.30 horas de hoy en el domicilio madrileño del expolítico y, por expreso deseo de la familia, a la misma sólo asistirán las personas más allegadas.

Será enterrado en la localidad coruñesa de Perbes, un deseo que el político gallego había expresado en repetidas ocasiones.

Etiquetas
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra