Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
DIARIO2

La renuncia del premiado fuerza al Gobierno a nombrar un nuevo Príncipe de Viana

  • El heraldista Menéndez Pidal, que ya quedó segundo en la primera votación, fue elegido por unanimidad del jurado

0
Actualizada 05/04/2011 a las 01:03
  • JESÚS RUBIO . PAMPLONA .

Los Premios Príncipe de Viana de la Cultura vivieron ayer una situación insólita. Por primera vez desde su creación en 1990, el galardonado, el arquitecto italiano Renzo Piano, renunció al premio y el jurado tuvo que elegir a otra persona, el heraldista Faustino Menéndez Pidal, para distinguirle con el mayor premio cultural de Navarra.

Piano, el hombre elegido inicialmente para recibir el premio, que por segundo año tiene carácter internacional (hasta 2009 se daba a nombres de la cultura navarra) es una eminencia de la arquitectura que ha diseñado, entre otros, el Centro Pompidou de París. Su nombre había sido propuesto por la Fundación Arquitectura y Sociedad, que impulsa Patxi Mangado (también miembro del jurado del Príncipe de Viana) y fue elegido el 22 de febrero por mayoría del jurado, que destacó su "dimensión universal". Sin embargo, a los días de su elección, Piano anunció que no podría viajar a Pamplona el 31 de mayo, fecha prevista para la entrega del galardón, que presidirán los Príncipes de Asturias. Al día siguiente debe estar en la Casa Blanca, en Washington, donde se entrega otro premio, el Pritzker (considerado el Nobel de la arquitectura), del que Piano es jurado. Y desde que adquirió carácter internacional, para recibir el Príncipe de Viana es requisito indispensable acudir a la ceremonia de entrega. El arquitecto italiano habló con el consejero de Cultura, Juan Ramón Corpas, y sondeó la posibilidad de cambiar la fecha de la ceremonia, algo que no fue posible, ya que está marcada principalmente por la agenda de los Príncipes. Ante esta situación, Piano decidió renunciar al galardón, dotado con 40.000 euros.

Ayer, tres miembros del jurado, Juan Ramón Corpas, Patxi Mangado y el escritor Juan Gracia corroboraron que cuando eligieron a Piano, éste había transmitido su disponibilidad para viajar a Pamplona y no fue hasta más tarde cuando supo que la entrega del Pritzker se lo imposibilitaba. Gracia y Mangado destacaron que otros candidatos al premio, como Philip Roth, Hugh Thomas o Plácido Domingo, habían sido descartados precisamente por no poder acudir a la ceremonia. Renzo Piano confirmó su renuncia en una carta del 17 de marzo en la que destacaba el honor suponía para él su propuesta, "que reafirma la gran relación de amistad" que tiene "con el Reino de Navarra", pero comunicaba la imposibilidad de acudir a recoger el galardón. "Con gran dolor por mi parte, tengo que declinar el honor".

Nueva elección

Tras la renuncia de Piano, el Departamento de Cultura consultó con los servicios jurídicos y con el presidente del jurado, el lingüista Jürgen Untermann, premiado en 2010, los pasos que debían seguir. Estos plantearon la necesidad de ponerse en contacto con todos los miembros del jurado (que integran, además de Mangado, Untermann, Gracia y Corpas, el director de orquesta Antoni Wit, el historiador del arte Francisco Calvo Serraller, el director del Instituto del Cine, Koldo Lasa, y el secretario técnico de Cultura, Alfredo Huarte, como secretario) para elegir otro premiado. El nombre de Faustino Menéndez Pidal, señalaron ayer Mangado y Gracia, salió "de forma natural" ya que el heraldista ya había quedado en segundo lugar en la primera votación. Tras consultas por teléfono y otros medios, los jurados enviaron un acta por escrito con su voto. Pidal resultó elegido por unanimidad.

Formalmente, el cambio de premiado es posible porque el jurado hace una propuesta, que después el Gobierno de Navarra hace efectiva por un decreto, que se aprobó ayer.

PUNTO DE VISTA FERNANDO HERNÁNDEZ

QUIÉN NECESITA UN PREMIO

Cuando Jack Lang entregó la Legión de Honor a Monserrat Caballé, el ministro de Cultura francés, con humilde grandilocuencia, le dijo: "Señora, usted no necesita recibir esta medalla, pero nosotros necesitamos concedérsela". Está claro que Renzo Piano no necesitaba el Príncipe de Viana: prefiere entregar el Pritzker en la Casa Blanca a recibir el galardón navarro en el Baluarte. La pregunta es si Navarra necesitaba otorgárselo. Los méritos de Piano son evidentes, como los de otros candidatos internacionales. Son tan evidentes que podrían premiarles Lombardía, Alsacia o Sebastopol. Así que la cuestión es si necesitamos un galardón que pueda ir, digamos, a cualquier premio Nobel de Literatura (o, tal y como están las bases, de Física, Química o Medicina): ¿Por qué y para qué queremos premiarlos? Porque si lo que intentamos es vincular el nombre de Navarra al de una celebridad mundial, basta ver la repercusión en el extranjero de 30 años de Príncipe de Asturias para saber que es una pasión inútil. En el caso de los los 20 premiados en las ediciones de carácter local, sus currículum dejaban claro que tampoco necesitaban otro galardón más. Pero en esos los casos, como en el de Faustino Menéndez Pidal, Navarra sí necesitaba premiarles.

Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra