Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

DEPORTES

El Barcelona golpea en el Bernabéu

  • Los goles de Puyol y Abidal dieron la vuelta al encuentro tras un primer tanto de Ronaldo

  • COLPISA. MADRID .
Actualizada 19/01/2012 a las 00:03

El Barça, que este curso se complica la Liga por sus dificultades indiscutibles lejos del Camp Nou, ha encontrado en el Bernabéu un chollo ante un rival que sufre un ataque de ansiedad cada vez que se mide a su "bestia negra". Unos nervios que personificó como nadie Pepe, con una actitud impresentable en un profesional, y un temor que dejó patente Mourinho con una puesta en escena de equipo pequeño, muy menor.

Cristiano adelantó a los blancos con la colaboración de Pinto, pero se hizo justicia con los goles de Puyol y Abidal. A falta del mejor Messi resulta que los defensas culés marcaron diferencias ante un Madrid muy especulativo.

Mourinho decidió ser más fiel a su estilo que nunca. Se le debe discutir su mezquino plan pero demostró personalidad, no ser un tipo influenciable por la crítica. No le importó el qué dirán, ni tampoco que al equipo con mayor presupuesto del mundo se le exija un guión más alegre, ofensivo y abierto. El portugués realizó un planteamiento más típico del Inter que del Madrid. Le faltaban Arbeloa, Khedira y Di María y decidió apostar por siete hombres de contención y tres ofensivos.

Mantuvo en secreto la convocatoria hasta el final y, cuando se conoció su inédita alineación, dar con el dibujo táctico se convirtió en un jeroglífico. Nadie se atrevía a decir abiertamente cómo iba a jugar un equipo con Altintop y Carvalho de titulares. Al final, trivote en el centro del campo, con el duro y teatral Pepe incrustado en esa zona, y Altintop en el carril derecho. Arriba, en teoría tres puntas y en la práctica uno, alternándose Benzema o Higuaín.

Por su parte, Guardiola sacó el mismo once del 1-3, con la única excepción de Pinto por Valdés.

Desde el arranque se comprobó que el Madrid estaba mucho más preocupado del rival que de sí mismo. A partir de neutralizar al Barça sin ir a buscarle arriba, pensó que ya llegarían las ocasiones. Y siempre desde la premisa de que el 0-0 en casa no era mal resultado.

Tenía toda la pinta de ser un partido muy cerrado pero se animó cuando el Madrid marcó en su único disparo a puerta del primer tiempo. Benzema abrió a Cristiano, que transformó los murmullos de la grada en aplausos al descerrajar a los culés con un disparo seco que se le coló a Pinto entre sus piernas.

El ideario de Mourinho consiguió cortocircuitar a Messi. Echaba en falta el Barça las apariciones del argentino y también una mayor aportación de Cesc. No era el equipo tan fino de otros partidos pero su dominio se incrementa a medida que los rivales pierden fuelle. Así, sin hacer un partido ni siquiera notable, los culés debieron empatar antes del descanso.

Como el fútbol es un juego de detalles, siempre imprevisible, ocurrió que la igualada del Barça llegó a la salida de un córner. "Mou" sacó un once de gladiadores y resulta que el Madrid encajó el gol en un saque de esquina en el que Puyol cabeceó sin oposición. El Barça era dueño del partido al tiempo que a Pepe se le iban cruzando los cables.

"Mou" comenzó a verlo mal y regresó a su dibujo tipo -4-2-3-1 al introducir a Özil. Cuando ya apostó por Granero en lugar del dañino Pepe, su equipo ya perdía. Abidal, tras un pase genial de Messi, marcó el segundo gol como azulgrana e inclinaba la eliminatoria. Al final le sobraron algunas acciones del Madrid. Se puede perder pero no ser macarra.

Etiquetas


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE