Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Opinión
Opinión

El diseño, savia en los procesos de emprendimiento

COORDINADORA DE CEIN

María Sanz de Galdeano, coordinadora de CEIN

María Sanz de Galdeano, coordinadora de CEIN.

Cordovilla
Actualizada 16/03/2016 a las 04:59
  • María Sanz de Galdeano
A pesar de que todos los productos, servicios, experiencias… han sido alguna vez diseñados, el diseño continúa siendo un gran desconocido. Sigue entendiéndose como acabado estético, cuando realmente es una disciplina que permite desarrollar sistemáticamente productos y servicios, siempre con el objetivo de satisfacer las necesidades o resolver problemas de las personas.

Contribuye a la optimización de recursos y a la reducción de los costos de producción, por lo que influye en el valor añadido, y mejora los aspectos organizativos y procesos. Sin olvidar su influencia directa en el diseño de interiores, la distribución de espacios, en el crecimiento del valor de la marca, en la comunicación interna y externa, en la calidad del ambiente de trabajo, etc. Su campo de aplicación, llevado al sector público, rentabiliza, humaniza, ahorra y mejora la calidad de vida de la ciudadanía.

En definitiva, el diseño es el responsable en gran medida de la rentabilidad tanto económica como social de las empresas y servicios públicos, como lo confirman numerosos estudios, y cada vez más es y será un elemento fundamental en la estrategia empresarial, la diferenciación y la innovación.

Sin embargo, es curioso que, tal y cómo refleja el Innobarómetro de 2015, sólo el 13% de las empresas considera el diseño un elemento central en su estrategia, mientras que el 18% lo introduce en los procesos, un 14% lo utiliza para hacer una atractiva apariencia y un 55% prácticamente no lo tiene en cuenta.

Desde hace unos años, las metodologías de innovación y de creación de empresas han integrado el proceso del pensamiento de diseño que, junto con otras como Lean Startup, están suponiendo una revolución en el mundo del emprendimiento. Las principales novedades que nos han aportado son el enfoque absolutamente obsesivo por el cliente, el uso de la antropología para detectar necesidades latentes, la visión integradora y holística, la creatividad y la cultura del prototipado.

A diferencia de otras metodologías ya en desuso orientadas al desarrollo de la empresa acompañando al desarrollo del producto, actualmente analizamos el verdadero mercado para la startup descubriendo y aprendiendo de los propios clientes. Se trata de pensar como un diseñador y transformar la manera de desarrollar productos, servicios, procesos e, incluso, estrategia aprendiendo de los clientes, conociéndolos en profundidad para descubrir qué necesitan realmente, pivotando el modelo de negocio hasta dar con el realmente válido.

La clave actual en el emprendimiento es aprender lo más rápidamente posible mediante el contacto con los clientes y probar diferentes soluciones, testar y volver al punto de inicio si es necesario. Para ello el prototipo es una herramienta fundamental, rápida y barata, para visualizar, probar la idea, su funcionalidad y ver si es la solución que el problema necesita. Actualmente las nuevas tecnologías, como la impresión 3D, están mejorando y dando unas posibilidades impensables hace nada.

El pensamiento de diseño aúna la sensibilidad del diseñador y sus metodologías con las necesidades de las personas, la tecnología y la estrategia de negocio, de manera que logra transformar la idea en una propuesta de valor y una oportunidad de mercado.

No se trata, por tanto, de que los diseñadores aparezcan en el último momento a poner un bonito producto o servicio en el mercado. Deberíamos incorporar el pensamiento de diseño en todas las fases de innovación y creación de empresas.

El perfil de un diseñador no necesariamente debe estar formado en escuelas de diseño. Según Tim Brown, presidente de IDEO, es una aptitud natural cuyas características son: empatía, para entender el mundo desde diferentes perspectivas, observar el mundo en detalle de manera diferente y tener ideas creativas. Están capacitados para integrar procesos analíticos y creativos. Son optimistas, ya que siempre piensan que se puede encontrar una solución a los problemas, experimentan constantemente y están acostumbrados a trabajar colaborativamente con otras personas y otras disciplinas.

En CEIN ya aplicamos todos estos conceptos que provienen del pensamiento de diseño y las metodologías de innovación en programas como la Aceleradora Empresarial, Impulso Emprendedor o en las propias empresas instaladas en los Viveros de innovación, para apoyar la creación de nuevas empresas y su crecimiento.


María Sanz de Galdeano es coordinadora de CEIN
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra