Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Opinión
Opinión

Las fábricas como símbolos ambientales: eficiencia energética, seguridad y confort

JEFE DE VENTAS DE ROCKWOOL

Mikel Solchaga, jefe de Ventas de Rockwool

Mikel Solchaga, jefe de Ventas de Rockwool

Aitor Esparza
0
Actualizada 12/06/2014 a las 12:44
Etiquetas
  • MIKEL SOLCHAGA
Para muchas personas, las fábricas se han convertido en un símbolo de lo que está "mal" en la sociedad desde una perspectiva ambiental. Sus chimeneas, el ruido, los camiones, los desechos y el evidente consumo de energía centran la atención, por lo que su diseño es importante desde una perspectiva tanto comunicativa como práctica. Las fábricas actuales deben encontrar nuevas formas de mostrar qué hacen sus propietarios para proteger el medio ambiente. Y una de las más importantes puede ser la elección de los materiales constructivos.

Prescribir aislamientos adecuados en el diseño de una fábrica puede ser un medio muy poderoso de facilitar a los propietarios el rendimiento ambiental que necesitan, y no hay lugar donde esto resulte más imperioso que en los edificios de las fábricas.

El uso de la energía para calentar y refrigerar las fábricas es uno de los principales gastos de cualquier empresa. Las empresas actuales no se pueden permitir costes innecesarios. Al proteger los edificios nuevos o rehabilitar los existentes contra el frío y el calor, se está ayudando a reducir los costes de explotación y aumentar considerablemente el balance final.

Cuanto menor sea el gasto en energía de una fábrica, mayores serán los beneficios obtenidos por los productos fabricados. Este es un gran incentivo para recomendar la utilización de aislamiento de lana de roca en el diseño de la misma.

La función principal del aislamiento es la de disminuir el consumo de energía. La reducción de este consumo también protege al medio ambiente de las emisiones de carbono innecesarias. Dado que la mayoría de nuestros productos se fabrica a partir de roca natural, abundante en la naturaleza, podemos afirmar que el aislamiento Rockwool emplea la naturaleza para proteger el mundo natural.

Otro de los aspectos fundamentales que cualquier empresa debe evaluar al aislar un edificio es la protección de las personas y su propia maquinaria. Cuando se declara un incendio en una fábrica, pueden verse amenazada las vidas de los trabajadores que se encuentran en el edificio y la producción puede quedar interrumpida durante semanas o, incluso meses.

Un sistema de aislamiento ignífugo con lana de roca, soporta temperaturas que superan los 1.000º C, lo que lo convierte en una barrera fundamental entre el incendio, las personas y los activos físicos.

De forma paralela, el confort físico es un factor clave para respetar a los empleados en su labor del día a día. El aislamiento adecuado de la fábrica permite lograr un ambiente laboral saludable. Los sistemas acústicos diseñados con lana de roca permiten atenuar el ruido aéreo entre salas, evitando la propagación del sonido a través de un elemento de construcción, bien sea un cerramiento, forjados entre plantas o fachadas.

Así mismo, la acústica de las salas de trabajo describe el comportamiento del sonido en un espacio cerrado. La absorción del mismo, su reflexión y su difusión sobre todas las superficies y objetos influyen en el confort de sus ocupantes. En este caso, la elección de materiales con propiedades suficientes de absorción acústica se hace imprescindible para cumplir con este tipo de necesidades.

Por otra parte, una arquitectura sugerente y audaz ayuda a atraer clientes y retener los propios. Las soluciones constructivas Rockwool son flexibles y atractivas y ofrecen a sus prescriptores mayor libertad para diseñar sus instalaciones, estimulando el sentido y confort de las personas.

El usuario final cada vez tiene mayor poder de decisión en estas actuaciones y se convierte en el promotor y financiador de la inversión. Por este motivo, deberá exigir los mejores sistemas de aislamiento con garantías de ejecución. El nivel de exigencia no sólo debe centrarse en el ahorro energético, seguridad y confort, sino en soluciones duraderas, que mantengan las propiedades prescritas a lo largo del ciclo de vida de su edificio y sigan inalterables con el tiempo, garantizando el resultado de sus propiedades de manera continuada.

Etiquetas
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra