Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Opinión

Medidas fiscales de apoyo al emprendedor

SUBDIRECTOR DE ARPA ACCOUNTING

Medidas fiscales de apoyo al emprendedor
Medidas fiscales de apoyo al emprendedor
  • Ramiro Pérez Esparza
Actualizado el 28/10/2013 a las 09:36
El pasado día 28 de septiembre se publicó en el BOE la Ley 14/2013 de Apoyo a los Emprendedores y su Internacionalización en la que, entre otros contenidos, se establece una modificación en la Ley 37/1992 del Impuesto sobre el Valor Añadido por la que se regula un nuevo régimen especial denominado "Régimen especial del criterio de caja", que entrará en vigor el 1 de enero de 2014.

Desde el entorno de las organizaciones de autónomos y pymes se ha venido reivindicando de forma reiterada la aplicación del criterio de caja en las liquidaciones de IVA por entender que dichos colectivos estaban resultando seriamente perjudicados por el sistema obligatorio del criterio de devengo, el cual les suponía, en muchos casos, tener que anticipar a Hacienda cuotas repercutidas de facturas aún no cobradas.

Esta situación se ha visto agravada en los últimos años por la negativa coyuntura económica, en la que, especialmente estos colectivos, están padeciendo serios problemas de liquidez, morosidad y de acceso al crédito.

En ese escenario, plantear que el IVA se liquide cuando se hayan cobrado las facturas que lo originan parece razonable aunque la sencillez de esa idea habrá que contrastarla con el contenido del nuevo régimen especial para poder evaluar la conveniencia o no del acogimiento al mismo. Pero antes, vamos a aclarar algunas cuestiones sobre este nuevo régimes especial


¿Cuándo entra en vigor este nuevo régimen especial? ¿es obligatorio?

El régimen será aplicable a partir del 1 de enero de 2014 y es opcional. El acogimiento al mismo se entenderá prorrogado salvo renuncia. La renuncia tendrá una validez mínima de 3 años.


¿Qué requisitos deben cumplir los sujetos pasivos de IVA para poder acogerse?

  • No superar un volumen de operaciones de 2.000.000 € en el ejercicio anterior. En caso de que las actividades del sujeto pasivo se hubieran iniciado en el ejercicio anterior, el importe del volumen de operaciones se elevará al año.
  • No realizar cobros en efectivo durante el año natural, respecto de un mismo destinatario de operaciones, cuando las mismas superen un importe que se determinará reglamentariamente (100.000 € en el proyecto de reglamento). 

¿A qué operaciones es aplicable el régimen y a cuáles no?

Este régimen especial podrá aplicarse en las operaciones que se entiendan efectuadas en el territorio de aplicación del Impuesto y se referirá a todas las operaciones realizadas por el sujeto pasivo, con las siguientes excepciones:
  • Las acogidas a otros regímenes especiales del IVA (régimen simplificado; de la agricultura ganadería y pesca; del recargo de equivalencia; del oro de inversión; el aplicable a los servicios por vía electrónica y del grupo de entidades.
  • Las entregas de bienes exentas relativas a exportaciones, zonas francas, depósitos francos y otros depósitos.
  • Las adquisiciones intracomunitarias de bienes.
  • Los supuestos de inversión del sujeto pasivo.
  • Las importaciones y las operaciones asimiladas a las mismas.

¿En qué consiste este nuevo régimen especial del criterio de caja?

En las operaciones a las que sea de aplicación el régimen, el IVA se devengará en el momento del cobro total o parcial o, si este no se ha producido, el devengo se producirá el 31 de diciembre del año inmediato posterior a aquel en que se haya realizado la operación. El momento del cobro deberá acreditarse.

La repercusión del Impuesto deberá efectuarse al tiempo de expedir y entregar la factura, pero se entenderá producida en el momento del cobro.

El derecho a la deducción de las cuotas soportadas nace en el momento del pago total o parcial del precio o, si éste no se ha producido, el 31 de diciembre del año inmediato posterior a aquel en que se haya realizado la operación. Deberá acreditarse el momento del pago.

El nacimiento del derecho a la deducción de los sujetos pasivos no acogidos a este régimen especial pero que sean destinatarios de las operaciones incluidas en el mismo, en relación con las cuotas soportadas por esas operaciones, se producirá en el momento del pago del precio de las mismas o, si este no se ha producido, el 31 de diciembre del año inmediato posterior a aquel en el que se haya realizado la operación.


¿Qué ventajas ofrece su aplicación?

La ventaja principal es el diferimiento en el pago de las liquidaciones de IVA,lo cual supone, para los sujetos pasivos acogidos al régimen, una mejora en liquidez con el consiguiente alivio, en muchos casos, de las tensiones de tesorería.


¿Cuáles son los inconvenientes que plantea éste régimen?

  • Aunque habrá que esperar a ver cómo se desarrollan reglamentariamente los requisitos formales que conlleva este nuevo régimen especial, lo que ya se puede intuir es un incremento significativo de tareas administrativas para todo tipo de entidades ya que se verán afectadas por su aplicación, tanto las que hayan optado por acogerse a él, como las que, no estando acogidas, realicen operaciones con entidades que sí lo estén.
  • En la actualidad, los titulares de actividades empresariales y profesionales, así como las sociedades civiles y otras entidades sin carácter mercantil, tienen la posibilidad de cumplir con sus obligaciones formales de una forma simplificada. Para el cumplimiento de los requisitos del régimen especial del criterio de caja va a ser necesario establecer un rígido control de cobros y pagos impensable sin una buena herramienta informática, cuya adquisición, formación y tiempos de dedicación, conllevará complicaciones en la gestión inexistentes hasta ahora y que suponen un serio inconveniente para estos colectivos.
  • Desde el punto de vista del desempeño de las actividades, trasladar a los clientes obligaciones formales adicionales, consideramos que no va a suponer ninguna ayuda para el desarrollo de las mismas, más bien al contrario.
  • Por otro lado, el acotamiento de los plazos para el diferimiento del IVA (31 de diciembre del año inmediato posterior al que se hayan realizado las operaciones) limita la efectividad práctica del régimen especial.

¿Existen buenas expectativas de acogimiento?

Aunque el régimen especial del criterio de caja en IVA nace como un apoyo fiscal para un amplio colectivo de entidades que lo venían solicitando reiteradamente, los inconvenientes que plantea su aplicación van a suponer un freno al acogimiento.

En nuestra opinión, es aconsejable que los sujetos pasivos a los que resulta aplicable el referido régimen, antes de optar por el mismo, analicen las características de sus actividades y sopesen los pros y contras que supone.

Habrá que esperar a la entrada en vigor en 2014 para ver la respuesta que autónomos y pymes dan a este nuevo régimen especial y así poder comprobar su nivel de aceptación. Ello constituirá la referencia más clara para valorar si nos encontramos ante una auténtica ventaja fiscal o no.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones