Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
ESCUELA DE BAILE Y DANZA LE BAL

"La complacencia o el estancamiento es lo peor para una empresa, con o sin crisis"

  • Paqui Fernández, gerente y fundadora de Le Bal, recibirá el martes el Premio Mujer Empresaria 2015 y reivindica "el papel fundamental de las pymes y micropymes en la riqueza y crecimiento de Navarra".

Paqui Fernández, gerente de la Escuela de Baile y Danza Le Bal.

Paqui Fernández, gerente de la Escuela de Baile y Danza Le Bal.

Cedida
0
Actualizada 12/11/2015 a las 19:01
Etiquetas
  • EDURNE SUBERVIOLA. PAMPLONA
El próximo martes 17 de noviembre, Paqui Fernández, gerente y socia fundadora de la Escuela de Baile y Danza Le Bal recibirá el Premio Empresaria de Navarra 2015, que entrega la Asociación de Mujeres Empresarias y Directivas de Navarra (Amedna). Un reconocimiento a una trayectoria empresarial que comenzó hace 18 años y en la que, como ella misma cuenta, las renuncias, las equivocaciones y las dificultades quedan relegadas a un segundo plano cuando el reto de montar un negocio rentable y profesionalizado en el sector del ocio y el deporte en Pamplona se convierte en realidad y, además, haciendo lo que más te gusta.

PAQUI FERNÁNDEZ

  • Puesto
    Propietaria y gerente de Escuela de Baile y Danza Le Bal
  • Fecha de nacimiento
    13/ 05/1963
  • Formación
    Administración.
  • Trayectoria profesional
    Departamento comercial en sector de la distribución. Gerente de Le Bal. Presidenta de la Asociación de Actividades Físico-Deportivas de Navarra (ANEFIDE).
  •    


Además de compartir este galardón con su socia Ana Ciganda, la familia, sus empleados y los más de 6.000 alumnos que en los 18 años de vida de la empresa han pasado por sus aulas, Paqui Fernández quiere aprovechar la oportunidad que le ofrece este reconocimiento para reivindicar "el papel fundamental de las pymes y micropymes en la riqueza y crecimiento de Navarra. Muchos pocos suman muchísimo y la sociedad tiene que reconocer ese esfuerzo", afirma.

Ella sabe muy bien de lo que habla porque ante una crisis económica como la que estamos viviendo, en la que el presupuesto familiar para ocio ha sufrido una importante reducción, Le Bal ha sabido diversificar su oferta, especializarse en estilos diferente y crear innovadores propuestas que les han permitido "navegar por estos años tan convulsos" y seguir creciendo. "La complacencia o el estancamiento es lo peor para una empresa", asegura convencida.

¿Qué le motivó a convertirse en empresaria y crear en 1997 su propia academia de baile?
Era usuaria de este tipo de instalaciones y me parecía que se podían hacer las cosas mucho mejor. Nuestro sector carece en muchos casos de profesionalidad, de regulación laboral, formación en el profesorado, seriedad en el servicio.... Me parecía que era necesario que Pamplona tuviera un lugar que ofreciera estas soluciones y di el paso junto a Ana Ciganda, mi amiga, socia y compañera, que cuenta con una sólida formación en múltiples disciplinas de la danza y movimiento corporal, desde el clásico y contemporáneo hasta bailes de salón y latinos.

¿Se había imaginado alguna vez que sería una mujer empresaria?
Pongo ilusión, trabajo, esfuerzo y ganas en todo lo que hago y esa pasión es la que me ha llevado hasta aquí. Mi marido también ha tenido negocio propio desde siempre y creo que contar con tu propio proyecto empresarial, sacarlo adelante y mirar atrás después de casi dos décadas y ver el camino recorrido, te da una satisfacción que quizá trabajar por cuenta ajena no lo hace. Corres muchos riesgos, pasas malos momentos, sacrificas muchos momentos con tu familia o tu pareja... pero creo que al final merece la pena.

Su plantilla está formada por 13 personas, once de ellas mujeres. ¿Es este un sector con mayor presencia femenina? ¿ha notado un trato distinto por su condición de mujer empresaria?
Por encima de hombres o mujeres somos personas y creo que debemos incidir en ese aspecto. En Le Bal contamos con una gran mayoría de la plantilla que son mujeres y, efectivamente, puede ser una tendencia en el sector. Sin embargo, no se trata de una cuestión de género sino de valía profesional. Quiero en mi equipo a los mejores, a los que se comprometen con el proyecto, a los que hacen que Le Bal crezca y hacen crecer y disfrutar a los alumnos. Que sean mujeres u hombres es totalmente secundario. En ese camino debemos trabajar aquí y en todos los aspectos de la sociedad. Medirnos como personas y no como hombres o mujeres.

¿Ha tenido que renunciar a muchas cosas en su faceta personal por sacar adelante su negocio?
Cuando realizas una elección siempre renuncias a algo. En este caso, apostar por un proyecto como Le Bal supone renunciar a pasar más tiempo con tu pareja, tu familia, tus amigos. Pero creo que si de verdad haces lo que te gusta, esta renuncia se convierte en algo positivo porque te hace valorar mucho más lo que tienes, lo que quieres y a las personas que te apoyan y están contigo. Además, en Le Bal contamos con un equipo fantástico que nos garantiza que los alumnos van a estar atendidos de forma exquisita aunque nosotras no estemos a todas horas. En este aspecto, contamos desde 2014 con el Sello REconcilia que reconoce las iniciativas por la conciliación que hemos llevado a cabo en la empresa.

¿Qué diferencia a la Escuela Le Bal de otras academias de baile?
La profesionalización. La idea de que cualquiera puede ser profesor después de tomar unas clases de baile es totalmente errónea. Reivindicamos la formación de nuestros profesores, su valía, su esfuerzo por realizar una formación continua y, especialmente, las ventajas de recibir clase de un verdadero profesor. No es aceptable que en muchas asociaciones, centros educativos o sociales impartan clases personas que no cuentan con la formación necesaria. Somos la prueba de que es posible desarrollar un negocio sostenible y rentable en el sector del ocio y del deporte y hacerlo de forma profesionalizada. Así ganamos todos: los usuarios, los profesionales y formadores, los promotores y toda la sociedad. Le Bal es diferente por su equipo profesional, por la cantidad de disciplinas que ofrecemos, por las iniciativas que llevamos a cabo y por su especialización.

Desde su fundación han pasado por sus aulas más de 6.000 personas, ¿cómo es el perfil de sus alumnos?
No existe un perfil definido puesto que a la Escuela vienen niños desde los tres años, jóvenes a bailar hip-hop, personas de mediana edad a aprender flamenco, practicar zumba o bailes latinos, parejas que quieren aprender bailes de salón, hasta personas mayores que buscan en el baile una forma de mantenerse activas. Nuestro mayor valor son los alumnos, su cariño, esfuerzo, agradecimiento y poder ver cómo van mejorando y te cuentan lo bien que se sienten bailando. Todos ellos conforman una gran familia a los que debemos todo. Cada uno de nosotros sabemos que sin ellos la escuela no existe por lo que todo lo que hacemos está orientado a los alumnos.

Haciendo balance, ¿ha merecido la pena el esfuerzo? ¿qué errores ha cometido en su trayectoria empresarial que si volviera a empezar evitaría?
Un sí rotundo. Le Bal me ha permitido crecer profesionalmente y personalmente, y conocer a gente estupenda en todos los ámbitos. Errores creo que todos los cometemos a lo largo de nuestra vida pero más que enumerarlos hay que aprender de ellos. Cuando lideras una empresa sabes que la equivocación es un precio que tienes que pagar a menudo y muchas veces las decisiones que tomas pueden no ser las mejores pero hay que tomarlas si es lo mejor para tu negocio. Si no actúas no puedes avanzar, acertar, ni mejorar. Y siempre queda mucho por hacer y por mejorar.

¿Cómo les ha afectado estos años de crisis en los que los clientes disponen de menos dinero para su ocio? ¿han tenido que tomar alguna medida?
La complacencia o el estancamiento es lo peor para una empresa haya o no haya crisis. No se trata de dinero o de precios solamente. En Le Bal apostamos continuamente por ofrecer nuevas soluciones y eso nos ha permitido navegar por estos años tan convulsos. Hemos implantado nuevas disciplinas como el burlesque, clases de baile en inglés para niños, cursos y clases especiales en verano y vacaciones, eventos temáticos o una producción en la Sala Principal de Baluarte que organizamos todos los años y es todo un acontecimiento social al que asisten más de mil espectadores. En definitiva, todo aquello que sirva para mejorar y crecer es necesario y siempre lo ha sido, con crisis o sin ella.

¿Qué supone para usted el reconocimiento como empresaria del año?
Es un reconocimiento personal que yo hago colectivo. Es también un premio para mi socia Ana Ciganda por su esfuerzo, ilusión y paciencia todos estos años; para mi pareja y la de Ana por su apoyo incondicional y por estar ahí siempre; para todos los que trabajan en Le Bal y dan lo mejor para que esto siga adelante; y para los más de 6.000 alumnos que han pasado por aquí desde 1997. En definitiva, yo recojo este premio en nombre de todos los que hemos construido Le Bal y hemos conseguido que sea referencia en nuestro sector en Pamplona. Y es también una oportunidad para reivindicar el papel fundamental de las pymes y micropymes en la riqueza y crecimiento de Navarra. Muchos pocos suman muchísimo y la sociedad tiene que reconocer ese esfuerzo.

¿Qué consejos le daría a una mujer que en estos momentos se esté planteando emprender y crear su propia empresa?
Me gusta mi trabajo y disfruto con él. Creo que es el primer ingrediente de la receta para que las cosas funcionen. Además de la ilusión y de disfrutar con lo que haces, es indispensable el trabajo duro, la imaginación y el rodearte de personas que piensan como tú y están dispuestas a dar lo mejor que tienen para seguir con el proyecto. Lidiar con la burocracia, con los bancos o, a veces, con el desánimo se consigue siendo positivos y trabajando mucho. Como decimos en Le Bal, tenemos que ponerle ritmo a la vida y eso empieza por creer en nosotros mismos y en nuestro proyecto.

 

LE BAL

  • Actividad: escuela de baile y danza
  • Sector: ocio y deporte
  • Año de Fundación: 1997
  • Dirección: Calle Padre Barace, 3. 31007 Pamplona (Navarra)
  • Web: www.lebal.es
  • Empleados: 13 empleados 
Etiquetas
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra