Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Adefan

"Separar familia y empresa es vital para llegar a la profesionalización"

Francisco Esparza, presidente de la Asociación para el Desarrollo de Empresas Familiares de Navarra, insiste en la importancia de no mezclar el patrimonio familiar con el de la empresa

Francisco Esparza y Marisa Gómez, presidente y directora de la Asociación de Empresas Familiares de Navarra

Francisco Esparza y Marisa Gómez, presidente y directora de la Asociación de Empresas Familiares de Navarra

José Carlos Cordovilla
0
Actualizada 10/10/2014 a las 09:45
  • Carole Eslava. pamplona
La empresa familiar tiene algo que no tienen las demás: corazón. También cuenta con un gran potencial y las mismas posibilidades que cualquier otra empresa, si se gestiona de forma adecuada. Así lo afirma Francisco Esparza Unsain, presidente de la Asociación para el Desarrollo de Empresas Familiares de Navarra (Adefan), quien puede hablar por experiencia propia, ya que pertenece a la tercera generación al frente de Unsain, el concesionario de Renault en Navarra, que constituye una empresa familiar con casi 80 años de historia.

 

Francisco esparza

  • Puesto
    Presidente de la Asociación para el Desarrollo de las Empresas Familiares de Navarra (Adefan), desde mayo de 2014
  • Fecha de nacimiento
    13/06/58
  • Formación
    Licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad de Deusto 
  • Trayectoria Profesional
    Unsain, concesionario de Renault en Navarra.
  •     
Adefan, que fue creada en 2004, había perdido fuerza en los últimos años, especialmente desde que se asentó la crisis, pero este año se ha relanzado para convertirse en referente social e institucional de las empresas familiares en Navarra, "sin ninguna pretensión de quitar espacio a cualquier otra entidad", apunta Esparza.

En este sentido, la asociación ha ido incorporando socios (ya son 50) y dando pequeños pasos hacia adelante. Este martes 14 de octubre, por ejemplo, ha organizado, junto a la consultoría Talentix, la jornada “Conversaciones con la propiedad”, dirigida a las empresas familiares, donde se ofrecerán las claves para mejorar la gestión de su negocio.

En este aspecto, Francisco Esparza recomienda separar el patrimonio familiar y el de la sociedad y que la compañía no sea el único patrimonio de la familia. También destaca la importancia de saber diferenciar entre trabajador y socio porque que en la empresa "tiene que trabajar quien tenga capacidad, independientemente de que sea familiar o no”. Finalmente, subraya que todos los empresarios deben ser conscientes de que sacar una empresa adelante no es fácil; que no deben ser triunfalistas, pero sí optimistas.

El jurista Antonio Garrigues ha comentado recientemente en una entrevista que la mayor parte de las empresas familiares terminan en fracaso; que las empresas de este tipo deberían dejar de serlo y prever la transición a la profesionalización de sus estructuras y de su liderazgo. ¿Qué opinión le merecen estas palabras?
No estoy para nada de acuerdo con esa afirmación. En la empresa familiar existe profesionalidad. Una empresa no es familiar por casualidad, tiene muchos valores y toda una cultura detrás; cuenta con personas capacitadas, que tienen motivación y ganas por llevarla hacia adelante y por conservarla.
 
¿Quizás se refiera a que el hecho de que por ser familiar es más difícil que la empresa crezca y se diferencie del resto?
La empresa familiar encuentra caminos para crecer, a través de la ampliación de capital, la contratación de socios definitivos o transitorios, sin dejar por ello de ser familiar. Inditex tuvo su origen en una empresa familiar, también Apple… El techo con el que choca es la financiación, pero no es exclusivo de la empresa familiar, sino que afecta a todas las empresas.
 
Si el futuro de la empresa familiar depende de una gestión adecuada… ¿podría adelantarnos algunas de las claves que se ofrecerán en la jornada del 14 de octubre?
El punto fundamental es tener muy claro que la empresa es una cosa y la familia otra, que ambas entidades tienen diferentes necesidades. Tener en cuenta esto es vital para llegar a la profesionalización. El trabajo en la empresa debe estar determinado por la capacitación del empleado, no por el hecho de ser familiar. Otra cosa sería que entre dos candidatos con la misma capacitación, si uno es familiar y el otro no, es evidente que nos decantaríamos por el familiar… por aquello de que la sangre tira.

De todas formas, no hay un mecanismo válido para aplicar en todos los casos. La clave está en actuar con cordura y racionalidad. La familia no tiene que vivir sólo de la empresa. Esta tiene que ser un mecanismo de apoyo, no el único. Si no, se cae en el peligro de mezclar actividades y cajas y de que se confunda el patrimonio familiar con la sociedad.

Por último, tiene que haber espíritu de preservar la empresa y mucho diálogo.
 
¿Qué obstáculos se encuentra una empresa familiar a la hora de garantizar su continuidad?
La gente cree que una empresa es fácil de llevar, pero hay que saber de antemano que ser jefe no es cómodo. El responsable de una empresa es el director de orquesta y debe actuar como tal. Yo, por ejemplo, soy la tercera generación de mi empresa.
 
¿Cuál es su mayor satisfacción en ese sentido y cuáles las mayores dificultades a las que se ha tenido que enfrentar?
Mi mayor satisfacción es haber podido continuar con la empresa. Respecto a las dificultades, quizás cierta soledad y limitaciones a la hora de combinar el sacrificio familiar y el de la empresa. Podría decir que me ha traído muchas complicaciones, pero también muchas satisfacciones... más morales que económicas.
 
¿Cuáles son las bases del éxito?
El éxito de la empresa familiar tiene diversas etapas: la primera, en la que hay que aprender hacer; la segunda, en la que hay que empezar a hacer; la tercera, en la que hay que ‘hacer hacer’; la cuarta, en la que hay que enseñar a hacer y, la última, en la que hay que dejar hacer. Para asegurar la continuidad de la empresa, cada uno tiene que cumplir su papel en las diferentes fases de su desarrollo y que nadie subestime al otro. Cuando te toca aprender, tienes que ser sumiso; cuando es el turno de enseñar, condescendiente… Por último, es fundamental el grado de implicación y sacrificio. No pensar: “Qué bien, tengo la vida solucionada; un trabajo asegurado y coche de empresa… ahora, a vivir”. No funciona así. Continuar una empresa es igual de complicado que emprender.
 
¿Cuáles son las ventajas y las desventajas de las empresas familiares respecto a las que no lo son?
La principal ventaja de la empresa familiar es que tiene corazón; ilusión porque su proyecto salga adelante. La desventaja puede ser que, en ocasiones, la reflexión sobre un desarrollo más rápido puede costar más que en otras empresas, por miedo a incorporar socios ajenos a la familia.

 

  Carlos Sagüés, Luis Oliver, María José Beriáin, Francisco Esparza,     Marisa Sainz, J. Joaquín Senosiáin, miembros de la junta directiva   de Adefan.
 
 
¿La ausencia de líder es otra de las debilidades que pueden tener las empresas familiares?
Sí. El líder de una empresa se enfrenta a grandes problemas y es normal que nadie quiera asumir ese papel.
 
Uno de los objetivos de la asociación es fomentar el espíritu emprendedor de las nuevas generaciones…
Es importante, sí. No hay que aspirar solo a mantenerse; si te mantienes, caerás. En cambio, si avanzas, como poco te mantendrás. No hay que ser avaricioso pero sí ambicioso.
 
Ya han lanzado sugerencias para la próxima reforma fiscal en materia de impuestos de patrimonio, sucesiones y donaciones, IRPF y sociedades que afectan a la empresa familiar en Navarra. ¿Echan de menos más medidas de apoyo?
La junta directiva de la asociación se ha reunido con todos los partidos para pedir ciertas modificaciones que alienten a la empresa familiar. Sugerimos que se aplique un sistema de deducción por exención y que la legislación se adapte a la situación actual de la empresa. Es una obligación de los políticos, tanto de los que gobiernan como de la oposición, llevar adelante una reforma fiscal que coloque Navarra en sintonía con el resto del estado, sin perjuicio de que en próximas legislaturas y de la mano de quien gobierne se entre más a fondo en ella.

Ahora mismo, en Navarra nos encontramos ante un escenario complicado, pero deseo que no haya un agravio comparativo con respecto a Navarra, que afectaría no ya sólo a las empresas familiares, sino a todas. Si yo tengo mi negocio en San Adrián y veo que alguien de Calahorra, a unos pocos kilómetros de distancia, paga menos impuestos que yo, es lógico que tenga la tentación de trasladar el negocio, lo cual perjudicaría a la comunidad.
 
¿Cómo está afectando la crisis a las empresas familiares?
La crisis no nos ha afectado ni más menos que a otro tipo de empresas. Pero yo siempre digo que hay que salir de casa llorado; afrontar el futuro con ganas y confiar en que saldremos de las dificultades con esfuerzo y por la propia situación de la economía, porque no se puede estar siempre en crisis. Por eso, creo que todo empresario tiene la obligación de ser optimista, aunque no triunfalista. En ese sentido, sí es cierto que la empresa familiar no sólo mira las cuentas de explotación y muchas veces aguanta más para resistir, se priva de hacer o tener cosas, acertada o equivocadamente, para sacar la empresa adelante.

¿Cree que las empresas familiares navarras tienen suficiente representatividad?
Nosotros lo único que hemos hecho es coger un espacio para que se ubiquen entidades que no se sienten representadas, pero sin quitar el sitio a nadie.
 
¿Considera que hay empresas con más recursos que están mejor tratadas que las familiares?
La Confederación de Empresarios tiene su papel pero es cierto que a veces no se ve reflejada la opinión de las empresas pequeñas.
 
¿Considera que la empresa familiar debería estar más arraigada en el territorio e intentar crear riqueza y empleo en la propia comunidad?
Pienso que la empresa puede tener arraigo en la comunidad o en el entorno, pero no por ello dejar de expandirse a otros lugares. Ahora, si alguien en Munich decide sobre lo que está pasando en Navarra, sin ver las caras, sin conocer de cerca la situación, actuará en base a una sola perspectiva: la económica.
 
¿Qué retos se plantea hoy día la asociación?
Nos gustaría crear un foro de opinión e intercambio de experiencias de empresas familiares para poder analizar mejor su situación y poder formar a los socios.
 

ADEFAN

  • Actividad: Asociación para el Desarrollo de Empresas Familiares de Navarra
  •  Sector: varios
  • Año de Fundación: 2004
  • Dirección: Parque Empresarial La Muga, nº 11, 6º,
    31160 Orkoien (Navarra) 
  • Web: www.adefan.es
  • Mail: adefan@adefan.es
  • Socios: 50 empresas. 
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra