Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Análisis

Las ayudas al emprendimiento y a la contratación juvenil

Jorge Secades y Guillermo Barrios
Jorge Secades y Guillermo Barrios
Cedida
  • dn.es
Actualizada 09/04/2013 a las 09:32
La Confederación de Empresarios de Navarra organizó, el pasado martes 26 de marzo, una jornada acerca de las últimas "Medidas de fomento del emprendimiento y de la contratación laboral", tanto desde el punto de vista de las bonificaciones a la Seguridad Social, como de la perspectiva fiscal y de las nuevas modalidades de contratación.

En la jornada, el profesor de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social de la Universidad Rey Juan Carlos (Madrid), Guillermo Barrios, explicó las últimas novedades, tanto introducidas por el Real Decreto-Ley 4/2013, de medidas de apoyo al emprendedor y de estímulo del crecimiento y de la creación de empleo, como por la Ley Foral 12/2013, de apoyo a emprendedores y al trabajo autónomo en Navarra. Según informa la CEN en un comunicado, Barrios también hizo un repaso actualizado de cómo han quedado las bonificaciones a la contratación con la normativa actual.

“Nos están tocando vivir normas muy rápidas, que cambian la legislación laboral de la noche a la mañana”, subrayó Barrios, al tiempo que reconoció que el éxito de todas estas medidas depende más de que mejore la situación económica que del marco legal propiamente. Algo que, tal y como reconoció el profesor, “depende de que haya financiación”.

El Real Decreto-Ley 4/2013 introduce la posibilidad de compatibilizar la prestación por desempleo con el trabajo por cuenta propia. A este respecto, Barrios advirtió de que “la regla general sigue siendo que paro y trabajo no son compatibles”. En cambio, ahora se establece esta posibilidad que “deberá estar acogida a un programa de fomento del empleo destinado a colectivos con mayor dificultad de inserción”, reconoció éste.

Por este motivo, según el artículo 3 del Real Decreto, se introduce la opción de que se acojan a esta posibilidad los menores de 30 años que quieran constituirse en autónomos. A este respecto, el joven deberá ser menor de esa edad en la fecha que se constituya por cuenta propia, así como no tener trabajadores a su cargo. Por otra parte, cuenta con un plazo de 15 días desde el inicio de su actividad para solicitar la compatibilidad a la entidad gestora. “Si se sobrepasa ese plazo, no es que se reduzca la prestación (como ocurre actualmente con el paro), sino que se pierde la compatibilidad”, advirtió Barrios.


INCENTIVOS A LA CONTRATACIÓN INDEFINIDA

Barrios también abordó las medidas que contempla el RD 4/2013 para la contratación de trabajadores por cuenta ajena, como es el de los incentivos a la contratación a tiempo parcial con vinculación formativa (contemplados en el artículo 9 del decreto). Según Barrios, “no es una idea descabellada, ya que son contratos de jornada reducida (no podrá ser superior al 50% de la jornada de un trabajador comparable a tiempo completo) y que pueden ajustarse a las necesidades de la empresa”.

Con esta fórmula, se podrá contratar a cualquier joven desempleado menor de 30 años, con una reducción de la cuota empresarial por contingencias comunes del 100% si la empresa es de menos de 250 trabajadores (del 75% si es mayor). Asimismo, la medida está prevista para doce meses, pero podrá prorrogarse otro año si el trabajador continúa compatibilizando el empleo con la formación.

Y es que, según reconoció el propio Barrios, “la vinculación formativa es más la excusa para que se pueda contratar que la vocación en sí”. De hecho, la formación acreditable para la realización de este contrato es muy amplia. Así los trabajadores deberán compatibilizar el empleo con la formación o justificar haberla cursado en los seis meses previos a la celebración del contrato. Esta formación, que no tendrá por qué estar vinculada específicamente al puesto de trabajo, podrá ser acreditable oficial o promovida por los Servicios Público de Empleo, así como en idiomas o tecnologías de la información y la comunicación de una duración mínima de 90 horas en cómputo anual. El experto también recordó que este contrato también cuenta con un periodo de prueba que, si el trabajador no lo superara, sería causa de rescisión del contrato.

Otro estímulo al que se refirió Barrios fue el de la contratación indefinida de un joven por microempresas o empresarios autónomos (contemplada en el artículo 10 del decreto). En este sentido, la microempresa (empresa de menos de 9 trabajadores) o el autónomo podrán contratar a un joven desempleado menor de 30 años con una reducción del 100% de la cuota empresarial por contingencias comunes correspondiente al trabajador contratado durante el primer año de contrato. Aquí, el profesor recordó que la única modalidad de contratación que se contempla es la indefinida, si bien puede ser a tiempo completo o parcial.

Barrios también distinguió, dentro de las medidas de fomento del emprendimiento y del autoempleo, el de las reducciones y bonificaciones de cuotas a la Seguridad Social aplicables a los jóvenes trabajadores por cuenta propia (que afecta a la Ley General de Seguridad Social) y el de las aplicables a personas con discapacidad (que reforma la Ley 45/2002, de medidas urgentes para la reforma del sistema de protección por desempleo y mejora de la ocupabilidad).


MEDIDAS FISCALES PARA EL EMPRENDIMIENTO

La jornada también contó con el análisis de las medidas de fomento del emprendimiento desde el ámbito fiscal, que fueron abordadas por el abogado de Asset Abogados, Jorge Secades. En este sentido, y aunque el Real Decreto incluye varias novedades en el plano tributario, Secades recordó que “Navarra tiene jurisdicción fiscal propia y que, en el ámbito emprendedor, en varios aspectos es incluso bastante más favorable que el ámbito estatal”.

Así, el abogado pasó a explicar a algunas medidas de apoyo al emprendimiento que están recogidas en la normativa tributaria foral. Por ejemplo, desde el 1 de enero de este año, existe una exención fiscal de las ayudas públicas a la sucesión empresarial de sociedades laborales y cooperativas de trabajo asociado o la deducción del Impuesto sobre Sociedades sobre rendimientos de actividades económicas. Por otra parte, y para facilitar la inversión en empresas “jóvenes e innovadoras”, entre otras facilidades, se deducirá un 20% de la aportación (con un límite anual de 4.000 euros) del inversor.

De hecho, Secades también se refirió a lo que la ley entiende por empresa “joven e innovadora”. Ésta deberá ser una sociedad mercantil, de tamaño pyme, y tener menos de cinco años de existencia. Además, deberá desarrollar una actividad económica (no se reconoce como tal, por ejemplo, una sociedad de gestión de un patrimonio) y cumplir uno de estos dos requisitos: que sus gastos anuales en I+D sean, al menos, el 15% de los totales; o que desarrolle, servicios productos y servicios novedosos, según estime el Gobierno de Navarra.

A su vez, estas empresas ya contaban con beneficios fiscales como la no obligación de efectuar pagos fraccionados o la posibilidad de aplazar, durante doce meses, la cuota a ingresar del IRPF o el Impuesto de Sociedades sin garantías ni intereses de demora. Sin embargo, Secades explicó que este año se ha puesto en marcha un nuevo sistema, al amparo de los objetivos del Plan Moderna, que constituye un “régimen de emprendedores”, y donde tendrían cabida no sólo empresas “innovadoras”, sino también de cualquier actividad.

Este régimen se aplica a actividades que se hayan iniciado este año, que pueden llevarse a cabo por una persona física o jurídica. Sin embargo, esta empresa deberá dedicarse a una “actividad nueva”. Es decir, que esa persona emprendedora o sus familiares no hayan ejercido esa misma labor durante los cinco años previos. Tampoco se acogerán a este sistema las uniones temporales de empresas surgidas tras un proceso de reestructuración. La empresa deberá ser PYME y tener menos de cuatro años de antigüedad.

En cuanto a los beneficios fiscales de este régimen de emprendedores, tampoco existe la obligación de efectuar pagos fraccionados y también está la posibilidad de aplazar, durante 12 meses, la cuota a ingresar del IRPF, sin garantías ni intereses de demora. Pero, además, se contempla también el aplazamiento del ingreso de las retenciones y pagos a cuenta del IRPF o Impuesto de Sociedades. Asimismo, los inversores también cuentan con beneficios fiscales, como el deducir el 30% de su aportación (un 10% más que con el régimen de “empresa joven e innovadora”).


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE