Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Desayuno BBVA-Diario de Navarra

“Hay muchísimas probabilidades de que se retrase la jubilación a los 70”

Leopoldo Abadía recurrió al sentido del humor y al lenguaje llano para ofrecer unas cuantas nociones sobre Economía, una materia de la que dice saber más por haber criado a 12 hijos y 45 nietos que por otras circunstancias

El experto en Economía aragonés Leopoldo Abadía, durante su intervención en el desayuno.
El experto en Economía aragonés Leopoldo Abadía, durante su intervención en el desayuno.
Caso/Cordovilla
  • r.e./a.p Pamplona
Actualizada 26/11/2015 a las 11:09
A pesar de estar considerado un 'gurú' de la Economía y haberse hecho famoso gracias a las lecciones básicas que recogió en la 'La crisis ninja', Leopoldo Abadía sostiene que de esta materia sabe “poco o nada”, pero que en cambio, sobre la familia “algo sí que conoce, por necesidad”. Siendo padre de 12 hijos y abuelo de 45 nietos, no es de extrañar, y tal vez por eso se lleva a ese terreno, al de las finanzas del hogar, todas las grandes cuestiones macroeconómicas, para que las entienda el común de los mortales.

Lo mismo hizo ayer en su intervención en el desayuno organizado por Diario de Navarra y BBVA, en un discurso lleno de anécdotas y digresiones que desató las carcajadas de los asistentes en varios momentos. “La esperanza de vida en España es de 82,4 años. Yo tengo 82,16 y, además, soy hombre y no mujer, así que o hablo rápido o...”, dejaba en suspenso el aragonés, que dejó “hace unos años de ser un señor normal” para codearse con Risto Mejide, Alaska y Mario Vaquerizo o Belén Esteban. “El otro día comí con ella, es majísima”.

Sobre el sistema de pensiones en España, Abadía cree que la gente se olvida de que tenemos “un método de reparto”. “Se oye mucho eso de 'toda la vida trabajando para lo que me ha quedado'. Parece que lo que no tienen claro es que trabajaban para dar de comer a los viejos de entonces, pensando que cuando tú fueras viejo, los jóvenes te lo iban a poder devolver a ti”, expuso. Por el camino, han sucedido dos cosas que han hecho que el panorama cambie radicalmente. “Primera, que en Europa hemos decidido no tener hijos; segunda, que los viejos no se mueren ni a tiros”, resumió, vaticinando en un futuro a corto plazo una situación difícil de sostener. “Un jovencito matándose a trabajar para mantener a 30 viejos, que además querrán que el Imserso les enseñe a bailar y les lleve de excursión”.


Las recetas 'de familia'

En este contexto, Abadía recordó que cualquier decisión que se tomé “tiene consecuencias”. Y cualquier planteamiento que se haga, no será muy distinto del que se debe hacer cualquier familia, que sabe que si ingresa 100 y gasta 700, “las cosas no van bien”. “Lo lógico es que intente ver si puede subir esos 100 y si puede bajar esos 700”.

La lógica del Estado, aseguró, “es la misma”. “Algunos me dicen que este planteamiento no es correcto, pero a mí me va bien”, objetó. Por ello, si un país gasta mucho más de lo que ingresa, “y en España en 2011 la diferencia fue de 91.000 millones”, tiene cuatro vías, las mismas que una familia que no llega a fin de mes. Primero, “subir impuestos, y se subirán todos los que se puedan subir”, auguró; segundo, “endeudarse, pero ojo, que cuando te prestan dinero, hay que devolverlo y, además, pagar intereses”, recordó. “Y en España estamos pagando 33.000 millones de euros de intereses”. La tercera cosa que puede hacer un Estado es “vender”, de lo que deduce que “todo lo que se pueda privatizar, se privatizará”. “Es una cuestión de dinero, no tiene ninguna carga ideológica”, sostuvo. “En época de crisis vende Aena y los muebles del despacho del ministro, si hace falta”. En cuarto lugar, “retrasar cobros” y en ese sentido, retrasar la jubilación supone retrasar pagos. “Por lo tanto, hay muchísimas probabilidades de que se retrase la edad de jubilación a los 70 años”, opinó. “El otro día en una conferencia una señora me dijo que lo ideal sería hacer coincidir la edad de jubilación con la de fallecimiento”, reía ampliamente.


Educación y optimismo

Abadía no tiene duda de que “saldremos de ésta”. “Lo que ya no sé es cuándo”, aunque se lo preguntan mucho. No en vano defiende el optimismo como uno de los valores fundamentales que se deben inculcar a las nuevas generaciones, entendido como la capacidad de “luchar con uñas y dientes por salir de una situación concreta” y no como una negación de las dificultades. Otra de las banderas que enarbola es la de la educación, en el sentido amplio de la palabra, para lograr ciudadanos “formados y con criterio”, vacunados frente al “todo vale”.

“También hablo de educación financiera en los colegios, que me parece bien, pero a ver de qué manera. Yo apuesto por la mínima y necesaria, porque al final un niño de 14 años no tiene que estar hablando de las economías de desagregación, eso es perder el tiempo”, defendió. “Lo que tienen que saber son dos cosas básicas: que no se puede estirar el brazo más que la manga y que de donde no hay no se puede sacar. Si hubiéramos hecho caso a eso, no tendríamos déficit ni deuda”, sostuvo.


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE