Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
TENIS

Djokovic luchará por el título y el número 1 en Wimbledon

  • El serbio se impuso en la semifinal al búlgaro Dimitrov por 6-4, 3-6, 7-6(2) y 7-6(7) en poco más de tres horas

Novak Djokovic celebra su triunfo en la semifinal de Wimbledon 2014

Novak Djokovic celebra su triunfo en la semifinal de Wimbledon 2014

EFE
0
Actualizada 04/07/2014 a las 18:03
Etiquetas
  • EFE. LONDRES (REINO UNIDO)
El serbio Novak Djokovic superó en la semifinal de Wimbledon al búlgaro Grigor Dimitrov (6-4, 3-6, 7-6(2) y 7-6(7), en tres horas y dos minutos) y optará el domingo a conquistar el torneo por segunda vez y a recuperar el número uno del ránking de la ATP.

Djokovic, número dos del mundo por detrás el español Rafael Nadal, se medirá en la final al ganador del duelo entre el suizo Roger Federer y el canadiense Milos Raonic, que se disputa esta tarde en la pista central del All England Club.

Dimitrov, verdugo del británico Andy Murray en los cuartos de final, hizo sufrir hoy a un Djokovic que ya había pasado apuros esta semana ante el croata Marin Cilic, que le ganó dos sets.

El serbio llega este año a Londres con cierta frustración acumulada tras haber perdido la final de tres de los últimos cuatro grandes torneos, ansioso por sumar su séptimo Grand Slam -no gana desde enero de 2013, en Australia-.

Quizás fueron esos nervios los que le hicieron fallar esta tarde gran cantidad de bolas obvias que dieron alas Dimitriov, un jugador que se está acercando por fin a los resultados que muchos esperaban del brillante adolescente que ganó el torneo júnior en Londres con 17 años.

Junto con Raonic y el australiano Nick Kyrgios, que eliminó a Nadal en octavos, Dimitrov es a sus 23 años uno de los tres jóvenes que se han postulado en este Wimbledon como candidatos parta romper la hegemonía que reina en el circuito desde hace años.

La mayor virtud del búlgaro, como la de Raonic y Kyrgios, es el saque, si bien hoy demostró, en su primera semifinal de Grand Slam, que puede estar a la altura de los grandes en todas las facetas del juego.

"He jugado contra una futura estrella. Dimitrov ya es un gran jugador y merece respeto. Era su primera vez en el penúltimo partido, pero ha luchado y se ha hecho muy duro", dijo el serbio tras el enfrentamiento.

Djokovic conocía de antemano los peligros que propondría sobre la hierba un rival que ya le superó el año pasado en Madrid (7-6(6), 6-7(8) y 6-3 para el Dimitrov). Con ambos tenistas vestidos del riguroso blanco que exige Wimbledon, hoy volvió a repetirse un duelo ajustado.

Bajo la mirada de su pareja, la rusa Maria Sharapova, Dimitrov sacó con furia desde el inicio -alcanzó los 218 kilómetros por hora-.

Djokovic dominó el juego en el primer parcial y, aunque sufría para controlar los restos, parecía saber de antemano a dónde iba a enviar las bolas su rival.
Si el punto llegaba a desarrollarse, el serbio mandaba ante un joven que por momentos parecía perder el control sobre su fuerza y que dejó escapar el primer set sin prácticamente oponer resistencia.
Ya en el segundo, Dimitrov afino la raqueta, se impuso al resto (3-3), y desquició con su rebeldía a un Djokovic que no pudo volver a ganar un solo juego en toda la manga.
El sol que caía a plomo sobre el suroeste de Londres había dejado reseca la tierra del fondo de la pista, al descubierto en la segunda semana de torneo, y el serbio sufría para resbalar sobre esa superficie, uno de sus movimientos favoritos para alcanzar bolas imposibles.

Djokovic no encontraba soluciones para hacer frente a la potencia de Dimitrov y a sus propios errores. Cambió de zapatillas y de calcetines, pero continuaba desconcentrado, enviando bolas fáciles a la red.

Leyendas del deporte como el extenista australiano Rod Laver y el exgolfista estadounidense Jack Nicklaus vieron desde el palco de la central cómo el serbio lanzaba al aire su raqueta en un gesto de desesperación tras dejar escapar un juego al resto que parecía suyo en el tercer set.

El partido era un duelo mental de Djokovic contra sí mismo, y el serbio ganó ese desafío en el desempate del tercer parcial, que resultó clave para el duelo.
En el cuarto, salvó primero una bola de set que Dimitrov había forzado con un punto extraordinario y superó después, heroico, otras tres bolas de set en un desempate que se acabó apuntando para firmar el pase a su tercera final de Wimbleon.
Etiquetas
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Noticias relacionadas
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra