Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

PELOTA

"Fue un golpe seco, luego mucho dolor"

  • El pelotari fue dado de alta ayer por la mañana, con mucho dolor en la cabeza, pero podría jugar la próxima jornada

Imagen de la noticia
Momento en el que Iker Arretxe recibió el pelotazo. CAPTURA DE EITB
Imagen de la noticia
Arretxe comenzó a sangrar de la herida tras el pelotazo. CAPTURA DE EITB
Imagen de la noticia
Iker Arretxe, ayer en casa, tras ser dado de alta. CAPTURA DE EITB
  • L.GUINEA . PAMPLONA
Actualizada 15/01/2012 a las 02:00

La noche del 13 al 14 de enero y el frontón de Larraintzar permanecerán siempre en la memoria de Iker Arretxe, a pesar de sufrir un pelotazo escalofriante. El delantero de Asegarce pasó la noche del viernes al sábado en Observación del Hospital de Navarra como medida preventiva. Ayer a las 11.15 de la mañana abandonaba el centro hospitalario con tres puntos de sutura, y un dolor de cabeza tremendo. Ahora deberá guardar reposo un par de días, y la semana que viene verá si puede jugar la próxima del campeonato de Parejas o no.

"Me acuerdo perfectamente. Vi que Albisu le golpeaba a la pelota y que me vino encima, traté de esquivarla, pero no pude. La pelota venía como si fuera un saque. Fue un golpe seco, duro, y a partir de ahí mucho dolor, un dolor insoportable", recordaba ayer iker Arretxe nada más abandonar el Hospital de Navarra. "Yo me asusté porque por el golpe pensaba que podía tener algo dentro de la cabeza, y empecé a marearme".

Arretxe recibió el impacto de una escapada de derecha de Jon Ander Albisu cuando el partido iba 1-0 para los colorados. La pelota podía sobrepasar entonces los 80 kilómetros por hora de velocidad y dio en el parietal izquierdo. Iker se quedó tumbado en el suelo, hecho un ovillo retorciéndose de dolor.

"El ruido que hizo la pelota en la cabeza de Iker, el crack, es de esos ruidos que no se te olvidan nunca", dice el doctor Íñigo Simón. "Cuando vi que le costaba levantarse y que luego se mareaba decidí que había que llevarlo a Pamplona".

Fernando Arretxe, padre de Iker, estaba en la grada del Ultzama. Se llevó un trago muy duro. "Nos asustamos porque fue un golpe fuerte, y aunque él siempre miraba a la pelota no pudo hacer nada por esquivarla", explicaba el veterano pelotari.

Más de 40 minutos de espera

Arretxe fue atendido en un primer momento por el doctor Simón, su padre y José Ángel Gorostiza. Le llevaron al estrecho vestuario del Ultzama. Presentaba una importante hemorragia, que consiguieron detener, pero Iker se mareaba. Llamaron a una ambulancia para llevarlo a Pamplona.

El viernes por la noche no había ambulancia en el frontón de Larraintzar (sólo suele haberlas en las finales), y hubo que llamar a una desde Pamplona, que tardó más de 40 minutos en encontrar y llegar al Ultzama. Al pelotari se colocaron vías y fue evacuado al Hospital de Navarra. Allí fue sometido a un escáner para descartar cualquier lesión cerebral. Luego se le aplicaron tres puntos de sutura y quedó ingresado en observación toda la noche como medida preventiva.

"He pasado una mala noche, no he podido dormir nada por los dolores y las molestias", comentaba ayer el delantero de Asegarce. "Ha sido una aventura, una experiencia nueva, pero no quiero que haya más como ésta".

Lo seguro es que no lo olvidará.



volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE