Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

YVES SALABERRY

"Me emocioné y lloré al volver a ver la final del Manomanista"

  • De una u otra forma la vida de todo pelotari sufre un cambio al ser campeón manomanista. La de Xala, también

Imagen de la noticia
Yves Salaberry dialoga con Aritz Lasa durante la presentación del campeonato del Cuatro y Medio en Bilbao. EFE
  • L.GUINEA . PAMPLONA
Actualizada 03/10/2011 a las 01:02

El pasado junio Yves Salaberry protagonizó una de las peticiones de justicia deportiva que más han conmovido en los últimos tiempos. Xala derramó lágrimas reclamando una final Manomanista que era suya. Su actitud removió los cimientos de la pelota, hizo recular a las empresas, y su historia tuvo un final feliz tras su victoria ante Olaizola II.

Hoy se cumplen tres meses desde quedó campeón, ¿cómo se vive en rojo?

La vida no cambia mucho. Sólo cuando veo en casa o en el vestuario esa camiseta roja, me viene la final a la cabeza. Fue un gran día, pero la vida sigue. Yo sigo yendo al frontón como siempre, te alegras cuando ganas y te jode cuando pierdes.

¿Ha vuelto a ver aquella final?

Sí, la he visto un par de veces o tres. He visto el partido entero, y después de repasarlo creo que fue un buen partido.

¿Lloró cuando volvió a verlo?

Me emocioné mucho la verdad, y lloré un poco. Las siguientes que lo he visto, lo he visto con un sentido más crítico. Como pelotari me suelo quedar siempre con el último partido que he hecho en la carrera, pero esa final es diferente. Es un partido que lo guardaré en la memoria toda mi vida.

¿Se siente más querido después de la txapela y de todo lo que sucedió?

Yo creo que la gente quiere a todos los pelotaris, y me siento muy querido. La gente me sigue y muchos me han felicitado cuando me han visto por lo que hice, y por el partido. Pero la vida sigue, ahora hay que seguir jugando.

Barriola dijo que había sentido admiración por usted por el paso que dio de plantarse ante la Liga. ¿Cómo se atrevió a dar aquel paso?

Creo que hice lo que tenía que hacer. No había otra opción para mi cuerpo, ni para mi cabeza. La situación en la que estaba sólo tenía esa salida. Hablé con la empresa, traté de arreglar las cosas, no fue posible y tomé esa decisión.

¿Cómo es su relación actual con Aspe?

Buena. Ya he hablado con ellos, está todo arreglado y las cosas están en su sitio. Ahora lo que hay que hacer es jugar.

¿Se pensó dos veces el paso que dio?

No, para nada, no. No es bueno pensar demasiado.

¿Hizo aquello con el corazón?

Pues quizá sí. Lo que estaba en juego era mi honor como deportista, seguí lo que dijo el corazón.

¿Se acuerda de la multitud de gente que le arropó aquella tarde de junio en Irún?

Claro. Me sentí muy apoyado por tanta gente y eso me dio mucha alegría. Ver que tanta gente te quiere te hace sentirte bien, pero también se sabe cómo van estas cosas. Un día te quieren y al día siguiente no... hay que andar con cuidado.

¿Qué le dijeron sus padres aquel día, que había sido un valiente?

No me dijeron muchas cosas, estuvieron conmigo. Mis padres y mi novia siempre han estado conmigo en todo lo que he hecho, y eso para mí es lo más importante.

Hay gente que piensa que el día que usted reclamó su final y se plantó ante las empresas, y los posteriores fueron históricos para la pelota. ¿Lo ve usted así?

No lo sé si fue para tanto... al final ha pasado el tiempo, ha pasado aquella final, se jugó y la vida sigue igual. Hay gente que recuerda todo lo que pasó aquellos días, para otros ya es historia. Lo que no ha cambiado es la pelota. Esto sigue, no para.

Este año le han puesto fecha límite a la final del Cuatro y Medio, ¿qué le dice eso?

Pues no sé, hay que ver si las empresas han aprendido después de todo lo que pasó conmigo. Creo que todavía hay cosas que arreglar a la hora de hacer los campeonatos. El año pasado, por ejemplo, yo perdí contra Iker Arretxe y sin embargo este año entro más tarde que él en el campeonato. Deportivamente creo que eso no es normal. Lo lógico es que se sigan los méritos del año anterior. Pero yo no me voy a quejar más, me quejé una vez y ya me vale.

¿Cómo se afronta el Cuatro y Medio con la condición de campeón?

Es distinto a lo que he hecho hasta ahora. El verano tampoco ha sido muy cargado de partidos. He tenido problemas en la rodilla, en los dedos y tampoco he jugado mucho. No he tenido continuidad ni a la hora de jugar, ni de trabajar. Ahora he empezado a hacer físico otra vez y a prepararme bien.

¿Le da un plus de confianza el ser campeón o le mete presión?

En todas las competiciones de un día te la juegas a un solo partido. Hay que estar bien en ese momento, lo demás da igual. En el Cuatro y Medio tampoco tienes mucho tiempo para ir cogiendo confianza si empiezas de abajo. Si pierdes estás fuera y te vas para casa. Es tener suerte el primer día, luego ya refuerzas tu confianza, trabajar y se ven las cosas de otra manera.

¿De las tres distancias es la que le resulta más incómoda?

No lo sé, es un campeonato muy exigente porque se juega rápido, te exige confianza desde el principio.

Etiquetas


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE