Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

MANOMANISTA | LAS FINALES OLAIZOLA II-IRUJO (IV)

A la cuarta, Olaizola II desató el juego "perfecto" y barrió a Irujo

Los hermanos Olaizola celebran la victoria.
Los hermanos Olaizola celebran la victoria.
archivo
  • JAVIER IBORRA. PAMPLONA
Actualizada 21/06/2013 a las 23:54
Aimar Olaizola y Juan Martínez de Irujo se enfrentarán este domingo en el Bizkaia de Bilbao por quinta vez en una final del Campeonato Manomanista. Desde este miércoles y hasta hoy, sábado, en www.diariodenavarra.es hemos repasado los cuatro choques anteriores, que se saldaron con dos victorias para cada uno.

Si ayer decíamos que la tercera final se hizo de rogar -desde 2006 hasta 2009-, la cuarta no fue menos y también hubo que esperar tres años para ver medirse a Olaizola II y Martínez de Irujo en la última ronda del torneo. Entre medio, ambos tuvieron que lidiar con lesiones importantes y también con los caprichos de la Fortuna, que decidió cruzarlos en cuartos de final en la edición de 2011.

El primer percance serio lo sufrió Aimar Olaizola y, precisamente, en el campeonato del mano a mano. El 24 de abril de 2010, el de Goizueta se enfrentaba a Patxi Ruiz en el primer partido de una liguilla de cuartos que los organizadores se habían sacado de la manga aquel año. Con 5-8 en el marcador, en el Labrit, el ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha de Aimar se rompió y el pelotari tuvo que ser retirado de la cancha apoyado en los hombros de García Ariño y Apezetxea. No volvió a competir hasta noviembre.

Martínez de Irujo, con su máximo rival fuera del cuadro, no dejó pasar la oportunidad y sumó su cuarta txapela del mano a mano tras doblegar sin excesivos apuros a Xala en la final (22-13). Además, en Navidad, engordó su palmarés con su segundo triunfo en el Cuatro y Medio

Aimar Olaizola volvió al Manomanista en 2011 con la lesión totalmente olvidada, justo después de proclamarse campeón del Parejas y en un estado de forma excepcional. Aun así, tuvo que empezar a escalar desde la ronda de octavos -donde se deshizo de Merino con absoluta comodidad (22-5)- y cruzarse con uno de los cuatro cabezas de serie. El sorteo deparó que éste fuera Juan Martínez de Irujo.

Curiosamente, en aquel momento era el delantero de Ibero quien arrastraba problemas físicos. Disputó el Parejas con la zurda en malas condiciones y con el paso de los partidos su dolencia se agravó. Se tomó un parón para preparar la competición 'reina', pero encaró el partido contra Olaizola con 48 días de inactividad a sus espaldas. Su rendimiento era toda una incógnita.

El partido que resultó de aquel choque prematuro fue una delicia para los aficionados pelotazales, el mejor sin duda de todos los duelos entre los 'reyes' de la mano. Ambos ganaron de alguna manera, pero quien alcanzó el cartón 22 fue Aimar Olaizola. Irujo se quedó en 18.

Acreditado por esta exhibición, Olaizola era el gran favorito para ganar la txapela aquel año. Sin embargo, en una final precedida por la operación de apendicitis de Xala, los sucesivos aplazamientos, el amago de suspensión y alguna incendiaria rueda de prensa, el navarro cayó derrotado por el francés (19-22).

Todavía tuvieron tiempo Juan y Aimar de medir fuerzas en una final aquel 2011. Fue en el Cuatro y Medio, territorio natural del goizuetarra, pero en el que Irujo defendía título. Lo hizo sin suerte, porque la lógica se impuso y Olaizola II alcanzó su repóker de txapelas en la 'jaula'.

Si el de Ibero pretendía tomarse la revancha en el siguiente Manomanista, el de 2012, el sorteo quiso, separando sus caminos, que no lo pudieron hacerlo hasta la final. Y ambos se encargaron de avanzar ronda a ronda hasta encontrarse en ella.

Irujo venció a Barriola (17-22), aprovechó la renuncia por lesión de Xala y superó a Idoate (22-18) para meterse en la última ronda. Olaizola II, clasificado directamente para cuartos, hizo lo propio frente a Retegi Bi (22-15) y Bengoetxea VI (22-6). La cuarta final del mano a mano entre ambos estaba servida, pero esta vez con un ingrendiente nuevo que la iba a diferenciar de las tres anteriores: el frontón.

EL BIZKAIA, DECISIVO

Los duelos por la txapela entre Juan y Aimar de 2005, 2006 y 2009 se disputaron en el Atano III de Sebastián. El cuarto, en el Bizkaia de Bilbao. Y lo que a simple vista podía parecer una anécdota se convirtió en un factor decisivo. 

El de la capital vizcaína es un frontón moderno, pero, como todos, con sus peculiaridades. Y una de ellas es que la pelota sale mucho del frontis sin necesidad de pegar un golpe extraordinario. Olaizola II había jugado, y perdido, allí la final de 2011. Pero también otros muchos partidos; los suficientes para tomarle la medida

El 24 de junio de 2012, hace prácticamente un año, Irujo arrancó el partido por la txapela como favorito. Encajó un 4-0 de salida, pero se rehizo rápidamente (5-7). Nada indicaba lo que iba a suceder a continuación: Olaizola II recuperó el saque y ya no lo volvió a soltar en todo el partido. Con una tacada histórica de 16 tantos, avanzó hasta el 22-7 y finiquitó el duelo.

Los parciales sugieren un descalabro de Irujo, pero no hubo tal. El de Aspe se empeñó en defensa, devolvió pelotazos increíbles y se exprimió hasta alargar el partido a la más que respetable cifra de 253 pelotazos. El problema es que jugó siempre a remolque, demasiado lejos de los cuadros alegres en los que es decisivo, y en ningún momento vio un resquicio por el que hacer un tanto a su rival. Éste, además, dando rienda suelta a un juego que luego él mismo calificaría como "perfecto", no cometió ni un solo error.

Aquella victoria le dio a Olaizola II su tercera txapela de la distancia, así que Irujo, a pesar de perder, todavía manda con sus cuatro títulos. En los duelos individuales el 'marcador' particular refleja un empate a dos. Este domingo, en el mismo escenario, se romperá este equilibrio, ya que ambos volverán a verse las caras en un partido para el que, como hemos repasado en esta serie, no cabe hacer un guión previo ni hablar de favoritos, solo disfrutar de un nuevo duelo entre los dos 'grandes' de la pelota actual.

Datos del partido:
46 minutos; 11 de tiempo real.
253 pelotazos a buena.
Parciales: 4-0, 4-1, 5-1, 5-5, 5-7, 22-7.

El camino hasta la txapela:
Octavos de final.
Barriola-Irujo, 17-22

Cuartos de final.
Xala-Irujo, 0-22 (lesión)
Olaizola II-Retegi Bi, 22-15

Semifinales.
Irujo-Idoate, 22-18
Olaizola II-Bengoetxea VI, 22-5

Final.
Olaizola II-Irujo, 22-7


Más información
volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE