Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

MANOMANISTA | LAS FINALES OLAIZOLA II-IRUJO (II)

A la final más esperada le sobró tensión y le faltó juego

Irujo celebra su triunfo con la grada
Irujo celebra su triunfo con la grada
archivo
  • javier iborra. pamplona
Actualizada 19/06/2013 a las 23:05
Aimar Olaizola y Juan Martínez de Irujo se enfrentarán este domingo en el Bizkaia de Bilbao por quinta vez en una final del Campeonato Manomanista. Desde este miércoles y hasta el sábado, en www.diariodenavarra.es repasamos los cuatro choques anteriores, que se saldaron con dos victorias para cada uno.

Tras el primer duelo, saldado con victoria para Olaizola II gracias a una espectacular e inesperada remontada en 2005, solo hubo que esperar un año para que volvieran a encontrarse en una final del Manomanista. Para entonces su rivalidad ya se había convertido en el motor de la pelota a mano, con los aficionados posicionados y divididos en dos bandos irreconciables.

Ambos pelotaris llegaban en plenitud de condiciones y como absolutos dominadores del cuadro. Aimar Olaizola había sumado en el invierno de 2005 su tercera txapela del Cuatro y Medio triturando a Xala en la final (22-5) y Martínez de Irujo no se había quedado atrás: en la primavera de 2006, había engordado su palmarés con su segunda txapela del Parejas viéndoselas en el último partido, precisamente, con Aimar.

Al llegar el Manomanista, nadie dudaba de que se iba a repetir la final del año anterior y se esperaba el choque con la conciencia de estar ante el nacimiento de una rivalidad que marcaría la pelota durante los próximos años. Además, en el camino hacia el duelo entre ambos, como reflejo del cambio de ciclo, Olaizola II apabulló a Eugi (22-4) y Martínez de Irujo hizo lo propio con Beloki (22-2). Los protagonistas de la década anterior se veian obligados a rendir pleitesía a los nuevos 'reyes' de la distancia.

El Atano III de San Sebastián, lleno hasta la bandera, volvió a ser el escenario de la final, pero la temperatura en las gradas no tenía nada que ver con la de 2005. Las aficiones, volcadas con sus pelotaris, disputaron su propio partido y desde mucho antes del primer saque. Una competición de gritos, aplausos y, también, abucheos, algo muy inusual en la pelota. La tensión era enorme aquel 4 de junio de 2006 en el antiguo Anoeta.

Los pelotaris no pudieron abstraerse y, atenazados, jugaron muy por debajo de su nivel. Aimar Olaizola no se sintió cómodo en ningún momento y estuvo a merced de la iniciativa de Martínez de Irujo. Y el de Ibero, revolucionado, se encargó de hacer todo: lo bueno y lo malo, los aciertos y los fallos. En el primer tramo combinó ambos equitativamente, provocando empates a 1, 3, 5, 6, 8 y 9, hasta que encontró una racha de acierto y se escapó al 9-16.

Entonces planeó por el frontón el recuerdo de lo sucedido el año anterior, cuando el de Goizueta remontó un 5-16 en contra. Cuatro tantos seguidos a su favor alimentaron esta sensación y metieron el miedo a quienes habían puesto su dinero a favor de Irujo. Sin embargo, el Aimar seguro y mandón no apareció esta vez. Arriesgó demasiado en un pelotazo alto, que pegó en el fleje lateral, y devolvió el saque y, lo que es peor, la iniciativa a su rival.

El de Aspe, con la lección aprendida, jugó algunos de sus mejores pelotazos en el tramo final. Se marchó hasta el 13-19, primero, y cuando Olaizola volvía a amenazar con la remontada (17-19), tuvo temple para no caer en el pánico y acierto para cerrar el partido (17-22). 

Martínez de Irujo se tomó así cumplida revancha de la final anterior y recuperó el cetro del mano a mano, aunque, en una final tan esperada y deseada por los pelotazales, no lo hizo por la vía de la brillantez y el buen juego. Muchos pensaron entonces que esa asignatura podría quedar resuelta al año siguiente, en un nuevo enfrentamiento entre ambos, pero este no iba a producirse. Ni en 2008 tampoco. Tres años tuvieron que pasar hasta que Olaizola e Irujo volvieran a verse las caras con una txapela del Manomanista en juego, en un partido que recordaremos, el viernes, en el tercer capítulo de esta serie.

Datos del partido
57 minutos; 11 de tiempo real.
218 pelotazos a buena
Parciales: 0-1, 1-1, 3-1, 3-3, 3-5, 5-5, 6-5, 6-6, 6-8, 8-8, 9-8, 9-9, 9-16, 13-16, 13-19, 17-19, 17-22.

El camino hasta la txapela:
Cuartos de final.
Olaizola II-Eugi, 22-4
Irujo-Peñagarikano, 22-14

Semifinales.
Olaizola II-Gonzalez, 22-13
Irujo-Beloki, 22-2

Final.
Olaizola II-Irujo, 17-22


Más información
volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE