Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

MANOMANISTA | LAS FINALES OLAIZOLA II-IRUJO (I)

El día que Olaizola II rompió el mito de la imbatibilidad de Irujo

Aimar Olaizola
Aimar Olaizola
ARCHIVO
  • javier iborra. pamplona
Actualizada 19/06/2013 a las 19:38
Aimar Olaizola y Juan Martínez de Irujo se enfrentarán este domingo en el Bizkaia de Bilbao por quinta vez en una final del Campeonato Manomanista. Desde hoy y hasta el sábado, en www.diariodenavarra.es vamos a repasar los cuatro anteriores, que se saldaron con dos victorias para cada uno.

El primero de estos enfrentamientos se dio el 5 de junio de 2005. Juan Martínez de Irujo llegaba a la cita como defensor del título y, además, invicto, ya que desde su debut en el profesionalismo, 729 días antes, no conocía la derrota en la distancia.

La irrupción del de Ibero había sido tan meteórica como inesperada. Tras verse relegado a jugar en la modalidad de trinquete en el Mundial de Pamplona, en 2002, en beneficio de un Oinatz Bengoetxea que era tres años más joven, pasó a profesionales de la mano de Aspe en junio de 2003 con menos cartel que el leitzarra. Sin embargo, un año después ya había sido finalista del Parejas y campeón del Manomanista tras barrer a Xala en la final por 12-22.

En 2005 su marcha triunfal proseguía: en marzo ganó su primer Parejas y en el mano a mano, aunque sufrió lo indecible en semifinales para imponerse por la mínima a Patxi Ruiz (22-21), volvió a plantarse en la final.

Aimar Olaizola, por el contrario, atravesaba una época de dudas. Su progresión se había visto truncada precisamente en una final del Manomanista, la de 2003, y en la que jugó muy mermado de facultades. Acabó perdiendo por 22-7 contra Patxi Ruiz y desde entonces los problemas físicos parecieron acompañarle sin remedio.

El de Goizueta, de quién se ponía en duda su capacidad para ser campeón, solo encontraba consuelo en el Cuatro y Medio, modalidad en la que había estrenado su palmarés en 2002 y en la que repitió txapela en 2004.

Con este contexto, no es de extrañar que la cátedra diera a Irujo como favorito, a priori, en la final de 2005. Y muchos debieron dar por buena la inversión cuando el de Aspe, explotando el saque-remate, se puso con un 15-6 favorable en el electrónico del Atano III de San Sebastián.

Cuando todo parecía perdido, Olaizola II pidió descanso. En la silla, su botillero y hermano, Asier, le cantó las cuarenta a voz en grito y Aimar ordenó las ideas. En cuanto recuperó el saque buscó cruzarlo a la pared izquierda para evitar la entrada de aire de su rival, Irujo reculó y el de Asegarce ganó metros y tiempo. Lo que necesitaba para bajar el ritmo del partido y entrar en juego.

Tanto a tanto, el goizuetarra se fue creciendo, tomando confianza y, a su vez, minando la de su rival. Además, Irujo había jugado una primera media hora primorosa, plena de ritmo y de agresividad, y sin la iniciativa en el peloteo acusó sobremanera el esfuerzo realizado. Todo se puso de cara para Olaizola, que no tardó en apretar el marcador (15-13).

En el tramo final, Irujo tenía la ventaja, pero la inercia y el dominio favorecían a Aimar. Se igualó el choque a 17 y ya a Irujo no le quedaba nada a lo que agarrarse. Olaizola continuó con su marcha imparable hasta el 17-21. Entonces logró cortar la racha el de Ibero y, con su saque, podía haber final. Pero ya era tarde.

El de Goizueta caminaba directo hacia su primera txapela del Manomanista. Logró el tanto que le faltaba (18-22) y despejó las dudas que pesaban sobre él (tan cierto es esto que en cuanto le bajaron de los hombros del público que le aupó en la celebración dijo: "He callado muchas bocas"). Irujo, por su parte, debió entender entonces que su incipiente hegemonía no sería incontestada. Y el Atano III fue testigo del comienzo de una rivalidad, que ocho años después, ya se ha convertido en un clásico de la pelota.

Datos del partido:
54 minutos; 15 de tiempo real.
248 pelotazos a buena
Parciales: 5-0, 5-2, 7-2, 7-5, 12-5, 12-6, 15-6, 15-13, 17-13, 17-17, 17-21, 18-21, 18-22.

El camino hasta la final:
Cuartos de final.
Irujo-Olaizola I, 22-16
Zearra-Olaizola II, 9-22

Semifinales.
Irujo-Patxi Ruiz, 22-21
Olaizola II-Gonzalez, 22-6

Final.
Irujo-Olaizola II, 18-22


Más información
volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE