Motor

"En el momento más crítico del entrenamiento tuve la mala suerte de caer"

0
Actualizada 17/10/2014 a las 09:48
  • dn.es. pamplona
Hay que remontarse al pasado 27 de febrero para recordar el accidente que Mariñelarena (Irurtzun, 1992) sufrió durante un entrenamiento en el circuito Paul Ricard en la localidad de Castellet, al sur de Francia. "Estábamos entrenando al nivel más alto, intentando obtener el máximo rendimiento de la moto y de nosotros para estar en la mejor forma posible antes del Gran Premio de Qatar", indica.

"En el momento más crítico, a 184 km/h, tuve la mala suerte de caer de la moto e impactar con la cabeza en el muro, una pared que estaba protegida con airbag hinchable pero en la que previamente había chocado mi moto y ya había hecho estallar el airbag. De forma que pegué en seco contra el muro a una velocidad entre 90 y 100 km por hora", describe el motociclista.

El accidente dejó al motorista en estado muy grave. Trasladado al hospital francés de Toulon (Francia) y en vista de las numerosas fracturas y del grave traumatismo craneoencefálico sufrido, los especialistas galos decidieron inducirle un coma farmacológico en el que permaneció durante una semana.

Pero, sin duda, el aspecto más comprometido fue el fuerte impacto que recibió en la cabeza contra el muro del circuito. Como consecuencia sufrió cuatro hematomas cerebrales. "Me realizaron una pequeña cirugía para introducir un catéter en la cabeza, de forma que se pudiera extraer líquido de los hematomas y evitar así que aumentara la presión craneal. Fue la situación de mayor gravedad, por la que me indujeron el coma", detalla. Además, el accidente le produjo tres fracturas en la escápula, fisuras en la mandíbula y en la cadera, rotura de tres metatarsos del pie derecho y dos del izquierdo y una fractura en la muñeca izquierda.

El deportista navarro considera que la recuperación de las lesiones físicas "ha ido muy bien y ha sido muy rápida. Lo más lento han sido los hematomas cerebrales. Además, tuve la mala suerte de que el impacto me afectó al oído derecho con consecuencias en el equilibrio, que es lo que más ha alargado mi restablecimiento y que tengo que recuperar todavía al cien por cien para poder competir al nivel que estaba".

Mariñelarena afrontó el día de su alta médica "con mucha ilusión y ganas. Ha sido una despedida muy emotiva de la Clínica porque es el centro donde he hecho este año mi carrera particular y donde me ha tocado pasar la temporada. He recibido un trato excepcional de todo el mundo desde el primer día que ingresé, todas las personas que me han tratado lo han hecho de forma muy emotiva. Y además, la despedida ha sido sobre una moto".
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE