Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

MONTAÑA / ENTREVISTA A CARLOS SORIA

"No cambio los planes, quiero cerrar con el Annapurna en 2013"

  • A pesar de haber abortado esta semana su cuarto intento de ascender el Dhaulagiri, a sus 72 años, Carlos Soria aspira a convertirse en el montañero de mayor edad en ascender los catorce 'ochomiles' del planeta.

Carlos Soria, de 72 años, lleva escalando desde los 14. En la imagen, su ascensión al Cho Oyu, en el año 1999
Carlos Soria, de 72 años, lleva escalando desde los 14. En la imagen, su ascensión al Cho Oyu, en el año 1999
TVE
  • Adrián R. Huber (Efe). Jomsom (Nepal)
Actualizada 10/10/2011 a las 17:10
A sus 72 años, Carlos Soria aspira a convertirse en el montañero de mayor edad en ascender los catorce 'ochomiles' del planeta y no flaquea en su empeño, a pesar de haber abortado esta semana su cuarto intento de ascender el Dhaulagiri, la séptima montaña más alta del mundo (8.167 metros).

En una entrevista que tuvo lugar a 3.800 metros, en la ruta que une Marpha -la 'puerta' de ascensión al Dhaulagiri- y el campo base, desde donde descendió el domingo con su expedición, Soria explicó los motivos que no permitieron el éxito de la misma y cuáles son sus planes de futuro.

P: ¿Una retirada a tiempo es una victoria?
R: Yo he hecho muchas expediciones en mi vida y en la mayoría de ellas me he tenido que retirar, porque esto de la montaña es así, sobre todo en este tipo de montañas. Y sobre todo el Dhaulagiri. dentro de los 'ochomiles' es muy complicado.

P: O sea, que no va desistir en su empeño de ser el de mayor edad en subir los catorce 'ochomiles'.
R: Llevo más de cincuenta años haciendo alpinismo en general y ahora, con la edad, esto de las alturas verdaderamente se me da bien. Y está muy lejos de mi edad cualquier otra persona que esté haciendo esto. En el fondo me hace gracia, verdaderamente, el transmitir que a mi edad se pueden hacer ciertas cosas y que no se debe renunciar a la mayoría de ellas. Hay que luchar porque se pueden hacer muchas cosas.

P: ¿A cualquier edad?
R: La edad es importante, pero lo más importante son las ganas y querer hacer lo que estás haciendo. Quererlo hacer de verdad tú. No que te veas obligado por circunstancias, sino que tú mismo quieras hacerlo. Entonces, tienes fuerza para hacerlo. Y yo todavía la tengo. No sé cómo serán las cosas el año próximo, pero ahora mismo puedo hacer lo que quiero hacer.

P: ¿Cómo ha sido esta expedición al Dhaulagiri?

R: Esta montaña no es buena para venir en otoño. Lo normal es venir en primavera, porque es una montaña que ha cogido fama de ser peligrosa y lo es, realmente, por sus avalanchas. En otoño suele nevar más que en primavera. Eso nunca es exacto, pero yo quería venir, porque no tengo tiempo. Sé que esto de la edad cualquier día me va a gastar una broma y me va a decir 'oye, que esto se ha acabado'. De momento me siento bien, pero en cualquier momento podría ocurrir, por eso quería venir en otoño, por si acaso. El pasado otoño me sucedió lo mismo, pero sí subí a una montaña a la que no pensaba llegar, porque hizo un buen otoño.

P: ¿Cuáles fueron los problemas?
R: Empezó muy mal. Durante la marcha de aproximación el tiempo era bueno en general. Por las mañanas hacía algo de sol y sólo llovía por la tarde. Al llegar al campo estuvo casi veinte días lloviendo y haciendo muy mal tiempo. Llovía hasta casi 5.000 metros y a partir de ahí, la nieve se iba amontonando y amontonando. A pesar del mal tiempo logramos montar más de mil metros de cuerda para la ascensión. Pero el día 24 cayó una enorme nevada que tapó todo absolutamente. A partir de ahí, la montaña se puso de una forma que las dificultades para subir eran muchas. Éramos muy poca gente: cinco sherpas y nosotros. Y segundo, que esta montaña con tanta nieve es muy inestable a partir del campo 2 para arriba. Subimos a verlo el día 2, y sabíamos de antemano que el 4, el 5 y el 6 podía haber buen tiempo. Y podíamos hacer un intento. Y había que subir a verlo. Subimos a 6.300 metros con una cantidad de nieve inestable tremenda y cuando la montaña se ponía derecha, era un suicidio seguir. El BBVA siempre me ha dicho, aunque no hace falta que me lo diga, que haga las cosas según mi estilo. Que arriesgue lo menos posible y que haga las cosas como se tiene que hacer, y eso hemos hecho. Hicimos un intento duro. No permitimos que subiera ninguno de los compañeros. Sólo íbamos a ir Sito (Carcavilla) y yo. Pero era absolutamente imposible.

P: Lleva casi toda la vida escalando, unos cincuenta años.
R: Más de cincuenta. Empecé a los catorce.

P: Es bonito que al final de su carrera se le reconozca el valor de la misma, ¿no?
R: Sí, es algo muy bonito, no sólo porque lo hagan, sino por la forma en lo que lo hacen. Ellos están volcados y yo estoy viviendo un sueño.

P: ¿No haber subido al Dhaulagiri cambia sus planes, ahora?
R: No. No vamos a cambiar nada, de momento, y lo haremos todo como lo teníamos previsto. Teníamos previsto ir la próxima primavera al Kanchenjunga y vamos a ir. De haber subido ahora el Dhaulagiri, en otoño quería ir al Shisha Pagma, al que subí una de sus dos cumbres, de más de ochomil metros, y quería subir la otra, que tiene doce metros más. Pero prefiero volver al Dhaulagiri. A ver cómo se nos dan las cosas en el Kanchenjunga, una montaña a la que nunca he ido. El objetivo es cerrar con el Annapurna, en la primavera de 2013.


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE