Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

POLIDEPORTIVO

Un gigante con pies ¿de barro?

  • Las 17 formaciones de élite navarras manejan anualmente más de 47 millones de euros en sus presupuestos

Imagen de la noticia
Eusebio Unzué, mánager del Movistar, y Floren Esquisábel, del equipo Caja Rural. JOSÉ CARLOS CORDOVILLA
  • DN . PAMPLONA
Actualizada 16/09/2011 a las 01:02

Los clubes navarros han recibido 5,5 millones de euros del Gobierno de Navarra durante el año 2011 correspondientes a la temporada 2010-2011. Esa cifra equivale únicamente al 0,13% del presupuesto de Navarra. Sin embargo las cosas, al igual que para el resto de la sociedad, no pintan nada bien para el próximo año. La crisis obliga a apretarse el cinturón y ahora hay más clubes de élite a los que atender.

El económico fue uno de los temas principales que se abordaron en el encuentro organizado el pasado martes por Diario de Navarra en el Asador Irurena de Tajonar y que reunió a los responsables de los 17 clubes principales de la Comunidad. Sólo ellos manejarán este año un presupuesto total de 47,4 millones de euros.

"La crisis nos asusta un poco", reconoció Javier Amézqueta, presidente del Waterpolo UPNA 98 02. "Se nos habla de recortes desde la Administración y sólo salen noticias negativas todos los días", se lamentó Tatono Arregui, presidente del Triman Xota.

"Habría que intentar convencer a la Administración que invertir en deporte es una inversión y que es algo rentable. No es un gasto, es una inversión", comentó el presidente de UNB Obenasa, Tente Santesteban. Detrás de un equipo hay mucha gente. "Cuando se habla de recortes habría que hacer ver también que todo eso afecta también a toda la cantera que hay detrás. Nosotros, por ejemplo, movemos a unos 300 chavales", afirmó Fernando Munárriz, presidente del Waterpolo Navarra.

En efecto, los responsables de los clubes navarros se quejaron de que muchas veces ellos tienen que hacer el trabajo que antes hacían los ayuntamientos con el deporte base.

"Yo, que soy agricultor, sé que un año seco como este ayuda a recortar los costes para cuando las cosas vengan bien dadas", apuntó Miguel Bujanda, presidente del Asfi Itxako.

Incertidumbre sobre el reparto

Con las temporadas ya empezadas en algunos casos y en otros a punto de hacerlo en las próximas semanas, los clubes no saben todavía cuánto dinero van a poder recibir, en qué medida les va a afectar el recorte y cuándo van a poder contar con el dinero. "Han pasado más de 100 días desde las elecciones y ya se nos tenía que haber dicho cuánto, cómo y por qué y todavía no sabemos nada. Luego hablan de tener una gestión rigurosa y te premian así", se quejó Tatono Arregui.

"La Administración tenía que haber fijado ya los parámetros porque el presupuesto de los equipos ya lo hemos hecho y si ahora nos recortan andaremos muy mal", reflexionó Doroteo Vicente, presidente del Amaya Sport.

La opinión fue compartida por la mayoría de los asistentes el encuentro, entre ellos el presidente del Ribera Navarra, José Luis Ruiz. "No tiene sentido que las subvenciones te lleguen en enero, cuando ya llevas media liga hecha. El Gobierno, con esta incertidumbre, va a hacer daño a más de un club". Algunos, como el Orvina de fútbol sala, todavía no han cobrado todo lo que les correspondía.

Lo cierto es que los ritmos de la política y el del deporte no siempre van de la mano. Mientras los clubes empiezan a trabajar en verano para preparar la temporada, los políticos no concretan las ayudas hasta que a final de año se aprueba el presupuesto. El problema que se va a plantear en los próximos meses es cómo repartir esas ayudas entre tantos clubes en pleno arreón de la crisis.

Criterios de reparto

Los clubes no se pusieron de acuerdo durante la comida en los criterios de reparto, aunque la mayoría de ellos consideran que hay técnicos cualificados en el Instituto Navarro de Deporte para fijar unos criterios claros y definitivos. "Que dejen hacer a quien sabe, que son los funcionarios", afirmó tajante Tatono Arregui.

"Para repartir el dinero yo creo que habría que tener en cuenta la repercusión social de ese deporte, el número de licencias, el coste que tiene participar en competiciones nacionales...", dijo Tente Santesteban, presidente de Obenasa. "Y en lo que a nosotros respecta, en el tema de la igualdad entre hombres y mujeres todavía cuesta mucho. Y luego los que cumplimos con rigor con nuestras obligaciones bajamos de categoría y hay equipos de fuera que no pagan y se mantienen. Es injusto".

Doroteo Vicente, presidente del San Antonio, quiso incluir un matiz. "A la hora del reparto yo me fijaría también en la historia que tiene ese deporte en Navarra". Para Fernando Munárriz, presidente del Waterpolo Navarra, es más importante si hay o no navarros. "En el reparto debería haber igualdad. Está claro que Osasuna tiene una repercusión, el balonmano otra... Pero no tienen que existir las enormes diferencias que hay. Cuantos más navarros haya en un equipo creo que es mejor".

Pendientes de renovar la Ley de Patrocinio y del plan Reyno de Navarra

La Administración se deja al año más de 5 millones de euros en ayudas a los equipos de elite, bien a través de ayudas directas (2,4 millones anuales a la totalidad de clubes deportivos, de elite o no), más una partida de 8 millones en un periodo trianual bajo la denominación Reyno de Navarra. Esta última expira a final de año.

"La idea del departamento es renovar la campaña Reyno de Navarra, pero hay que esperar a ver cómo quedan los presupuestos", dice Miguel Pozueta. "Nos gustaría mantener la partida que tenemos, pero hay que tener en cuenta que el departamento sufrirá algún recorte, y que hay más equipos en la élite que entrarán en las ayudas".

La campaña del Reyno tendrá una cláusula por la que si el equipo pierde la categoría a lo largo de los tres años, pierde la subvención.

El otro punto de atención está en Ley de Patrocinio deportivo, pendiente de renovación antes de final de año. En principio las empresas desgravaban automáticamente un 20% de la inversión, cuota que se elevó a un 30% vista la situación económica. El Parlamento debe tratar el asunto y decidir si mantiene ese 30% fijo (puede llegar a un máximo 60% incluyendo la inversión en gastos en caso de empresas con beneficios ) o no. "Si no se mantiene será la puntilla de muchos equipos", dice Pozueta.

El tema de la fiscalidad y el castillo de naipes

Además de las ayudas públicas la otra gran vía de financiación de los clubes es el patrocinio privado. Sin embargo en estos tiempos cuesta muchísimo encontrar empresas que no estén atravesando por un mal momento económico y que se atrevan a invertir en deporte. "En mi equipo yo me ocupo de buscar los patrocinadores. Y al final en las empresas que te conocen te reciben y el que no casi siempre te da largas cuando llamas a la puerta", explicó Fernando Munárriz, presidente del Waterpolo Navarra. "Nosotros sobrevivimos sin un patrocinador fuerte, pero vamos tirando gracias a un montón de pequeñas aportaciones. Pero muchas veces es verdad que no sabes dónde tienes que llamar".

"La Administración debería hacer que los patrocinadores se acercasen más fácilmente, aunque está claro que en estos tiempos hay que optimizar los presupuestos", comentó el presidente del Amaya Sport, Doroteo Vicente.

"Al final esto de buscar patrocinador muchas veces depende de la empatía personal. Al final que cada cual luche por lo suyo sin perjudicar a los demás, eso debería ser lo ideal. Se podría incidir desde el Gobierno sugiriendo a los patrocinadores, pero entiendo que eso es sumamente complicado", afirmó Tente Santesteban, presidente de UNB Obenasa.

El caso de Osasuna

"En nuestro caso los ingresos por televisión vienen a ser alrededor de un 55% de los ingresos y los socios un 21%", explicó Juan Pascual, vicepresidente de Osasuna. El representante del club más importante de Navarra animó a los presidentes del resto de entidades a "seguir haciéndolo tan bien como hasta ahora".

Algunos presidentes quisieron rebatir el estereotipo de que los deportistas de élite son gente muy bien pagada. "La mayor parte de los jugadores de los clubes no ganan dinerales. Se tienen que poner a trabajar después. A veces cuando se habla de élite se piensa en gente con cochazos, millonarios... Y eso no siempre es así", comentó Doroteo Vicente. La idea fue respaldada por otros, como el presidente del equipo femenino de waterpolo UPNA 98 02. "Las chicas entrenan gratis. Nosotros tenemos la suerte de tener una buena cantera y sólo necesitamos unos refuerzos mínimos para poder competir", explicó. En el caso del béisbol, por ejemplo, y también del atletismo, son los propios deportistas los que se tienen que hacer cargo de pagar su inscripción.

En lo que sí se pusieron todos de acuerdo es en la importancia de los incentivos fiscales para poder encontrar patrocinadores. "Si el Gobierno se plantea retirar o bajar los incentivos fiscales para los patrocinadores esto se cae como un castillo de naipes", argumentó con preocupación Tatono Arregui, presidente del Triman Xota.

El caso más singular, el del ciclismo

En todo el espectro de equipos de élite navarros hay dos que tienen una estructura y funcionamiento económico diferente al resto. Ambos son formaciones ciclistas. Ni el Movistar Team ni el Caja Rural cobran entrada (desarrollan su actividad en las carreteras de todo el mundo) y viven única y exclusivamente de lo que le dan sus patrocinadores.

Eusebio Unzué es el titular de la sociedad Abarca Sports, que es la empresa que gestiona el equipo Movistar Team. Tiene un presupuesto de 10 millones de euros, sus ingresos provienen de Telefónica y otras firmas colaboradoras; no recibe ni un euro público.

"Nuestra estructura ha estado domiciliada física y fiscalmente en Navarra siempre, desde que nació Reynolds. Y ha habido ocasiones, como con Balears y sobre todo Caisse d"Epargne, en las que no ha sido sencillo", explica Eusebio Unzué. "Hemos tributado muchísimo dinero a la Hacienda navarra en estos 30 años, y nunca hemos tenido una subvención pública, siempre hemos vivido de nuestros patrocinadores".

Caja Rural es un equipo profesional continental, el nivel dos del profesionalismo. Y, precisamente, por ese motivo no recibe ni un euro. "A mí me han denegado subvenciones con el argumento de que no participábamos en ninguna liga nacional. No es algo lógico. Quien ha puesto esa norma no sabe mucho de ciclismo. ¿Cómo va a haber ligas nacionales en este deporte? Eso es imposible", dice Esquisábel.



volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE