La Hemeroteca
JJOO Río 2016

Imanol Erviti: "El ciclismo es muy sacrificado, pero soy feliz encima de una bicicleta"

De los más de 300 deportistas que van con España a Río habrá pocos que tengan las ideas como Imanol Erviti. El pamplonés acude a los Juegos con el objetivo de vaciarse por su líder, como hace en el Movistar desde 2005

Imanol Erviti | Entrevista personal

Imanol Erviti | Entrevista personal

IBAI ALTUNA
Imanol Erviti | Test Olímpico

Imanol Erviti | Test Olímpico

IBAI ALTUNA
Imanol Erviti.

Imanol Erviti.

DN
03/08/2016 a las 06:00
Imanol Erviti ha tenido poco tiempo para todo. El pasado 24 de julio terminaba el Tour, descansó unos días en casa, el sábado compitió en la Clásica San Sebastián y ya está en Río de Janeiro, donde compite el sábado 6.

 
DNI
Nombre
Imanol Erviti Ollo.
Fecha de nacimiento
Pamplona, 15 de noviembre de 1983.
Trayectoria
Ciclista profesional desde 2005 con Illes Balears, Caisse d’Epargne y Movistar. Ha ganado 2 etapas en la Vuelta a España, ha disputado 17 grandes vueltas.
Imanol Erviti es el último de la fila olímpica en Río 2016.
Pues sí, fui el útimo en apuntarme al carro de Río. Fue a última hora, pero aquí estamos.

Y por sorpresa.
Total. Hombre, sabía que había alguna posibilidad por cómo habían discurrido las cosas en los últimos tiempos. La caída de Contador en el Tour, algún otro compañero que se puso enfermo... pero no me lo quería ni imaginar que iba a los Juegos por no llevarme un chasco.

Y esto para alguien que lleva toda la vida en la bici, ¿qué es?
Una ilusión grandísima. Al final es el evento deportivo más importante del mundo, es algo que todos hemos visto por televisión desde pequeños, y me hace una ilusión tremenda estar allí y vivirlo.

Cuando usted debutó en el Ermitagaña siendo un niño esto no era ni planteable, casi ni inimaginable.
Y antes de ayer también. Se han dado las circunstancias para que esté en Río, ni lo he buscado, ni lo había preparado, ni lo había buscado.

Pero con el físico que usted tiene podría haber sido olímpico en balonmano, atletismo, natación...
Para nada, para nada. Para ser olímpico de cualquier cosa hay que tener unas condiciones físicas muy buenas, y también cierta dosis de talento. Yo le tengo un respeto enorme a todos los deportistas de todas las disciplinas deportivas, y yo no podría ser olímpico en cualquiera de ellas.

Lo decía porque usted tiene un físico para poder haber sido deportista profesional en cualquier cosa.
Bueno, desde pequeño me han gustado todos los deportes, y los he disfrutado. Pero lo mío es la bici.

¿Por qué lo suyo es el ciclismo?
Porque me gustaba mucho andar en bici, desde muy pequeño. Nunca me ha costado salir a entrenar o hacer el trabajo en bici. Es más, es que tengo vicio de andar en bici, de entrenar, de trabajar.

Pero alguien le metería el gusanillo en esto.
En mi casa se ha seguido el ciclismo de toda la vida. Yo de los primeros recuerdos que tengo es Perico Delgado con Reynolds haciendo que se descolgaba un poco, y luego atacando. Y luego, por supuesto, toda la época de Miguel que la vivimos muy intensamente. Yo creo que Induráin nos ha marcado a todos un poco.

¿Se acuerda de su primera bicicleta?
Claro. Fue una mountain bike, pero mi primera bici de carreras me la regaló uno de mis tíos. En casa no había tradición ciclista, pero la adecué. Le bajé el sillín, la puse a medida... y a partir de tenerla, me apunté en el Ermitagaña. En casa yo creo que se usaba la bici para desplazarse por la ciudad. Mis primos sí que tenían bici de carreras, y ellos mismos se montaban sus propias carreras. Una cosa llevó a la otra, me apunté y aquí estoy.

Reconozca que usted podía haber sido un buen zaguero actualmente en Asegarce o Aspe.
Pues la pelota me gusta muchísimo, la sigo y disfruto. Le pondría mucha voluntad, pero creo que no tengo el don para poder jugar bien a pelota. Pero verla, me encanta.

¿Cuándo descubrió Imanol Erviti que se iba a dedicar profesionalmente al ciclismo?
Creo que es algo que te llega poco a poco. El momento decisivo es cuando eres juvenil, en el que ya tienes que empezar a decidir cosas. A tomarte esto más en serio. Es el año en el que, o te metes más -y le tienes que dedicar más tiempo a entrenar- o lo dejas. Si luego, en juveniles, estás un poco en la pomada, te acompañan los resultados, etc... es algo que sin querer casi te arrastra. Y suele pasar al contrario , si ves que entrenas pero no llegan los resultados, te terminas descolgando, desconetas. Es una edad complicada, en la que muchos corredores se pierden.

¿Le dio a usted vértigo el profesionalismo?
La palabra quizá no sea vértigo, pero el paso a aficionados es duro. En juveniles, bien o mal, si tienes condiciones estás en la pomada de las victorias. Tienes días mejores o peores, pero estás, disfrutas y un día te vuelves a casa con trofeo, otro con el ramo de flores. Pero en aficionados es diferente, es duro. Hay muchísimo nivel, en la scarreras te sacan los ojos enseguida y te dedicas mucho tiempo a perseguir. Ahí es donde tienes que ser constante. Tienes que ir dando pasitos, pasitos, la cabeza hace clic, te motivas y... y aquí estamos.

Su trabajo es hacer que otros ganen. Hay gente que no entiende eso.
Es difícil de entender. Pero más que otro gane, se podría decir que mi trabajo es que mi líder no pierda. O lo que es lo mismo, dejarlo en las mejores condiciones donde tiene que llegar y como tiene que llegar. Que luego gane o no, depende más de sus fuerzas, de su talento y de la suerte. Muchas más veces pierdes que ganas, pero cuando ganas la satisfacción es enorme.

En una victoria de Valverde, o de Quintana, usted siente que una parte es suya.
Sí, se siente. En el Movistar tenemos muy buen ambiente, y tanto Alejandro como Nairo son dos fenómenos. Son gente muy normal, tipos muy cercanos, que en cuanto les facilitas las cosas te lo agradecen.

¿Su profesión es de alto riesgo?
Sí. Cuando vas al Tour te vienen a la cabeza las montoneras, los percances. Si todo va bien es un deporte precioso, pero tiene sus riesgos. Hay que admitirlo.

¿Cuántos costurones de guerra tiene?
Raspones, un montón. Y puntos, algunos también.

¿Y qué es lo que más le llena de esto?
En el caso de unos Juegos Olímpicos te da una satisfacción increíble. Es la ilusión y la emoción que tienes desde niño de estar en lo más grande del deporte y con los más grandes. Estar con ellos, y no hablar con ellos porque soy un poco vergonzoso para esas cosas.

Cuando uno va a unos Juegos, ¿piensa que ya se puede retirar tranquilo?
No, para nada. Me quedan aún muchos sueños por cumplir. Acabamos de venir de un Tour de Francia en el que hemos sido terceros con Nairo, y creo que se pueden hacer cosas importantes aún. Tengo motivación para estar al máximo nivel durante unos cuantos años. Los Juegos son un empujón más en esta gran experiencia.

¿Cuántos pelos se ha dejado en la gatera para estar donde está?
Los que todo el mundo que se dedica al deporte profesional. No me pesa renunciar a cosas, o llevar esta vida. Hago esfuerzos y sacrificios que no me pesan en la mochila, soy feliz con el ciclismo y con el deporte. No echo cuentas para atrás, ni miro a otros.


A BOTE PRONTO

Su primer recuerdo olímpico.
Ostrás... yo creo que como a muchos el boom deportivo que se vivió con Barcelona 92. Me vienen a la memoria el fogonazo de algunas pruebas de atletismo, y por supuesto el arquero y la flecha encendiendo el pebetero, ah y que la flecha pasó por detrás.

¿A qué deportista le gustaría conocer?
A cualquiera de los fenómenos. Me gustan todos los deportes, quizá más a los atletas que otra cosa.

¿Qué otros deportes le gustaría ver en los Juegos?
Pues lo vamos a tener un poco complicado porque la selección de ciclismo no estamos en la Villa Olímpica. Como tenemos que entrenar sobre el circuito, estamos a 80 kilómetros de Río. Pero sí que me gustaría ver los 100, los 1.500, los 10.000.

¿En qué piensa ocupar el tiempo libre aparte de ver otras competiciones?
Ion Izagirre decía a ver si llevábamos cartas para jugar al mus. Pero creo que no vamos a tener mucho tiempo de nada. Entre que llegamos, nos aclimatamos, el entrenamiento y la recuperación... Para el día 7 estamos de vuelta a casa. Se me van a pasar los Juegos volando.

¿Le preocupa el virus del Zika?
Los que vamos del equipo se lo preguntamos al médico, Jesús Hoyos. Y nos tranquilizó bastante. Nos dijo que era un asunto que llevaba tiempo, y que los médicos de la Federación Española ya tienen tomadas todas las precauciones para que no nos pase nada.
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra