La Hemeroteca
JJOO Río 2016

"En Figarol no soy el ciclista ni el olímpico, soy Juan, uno más"

  • ​La prueba de velocidad en pista es para paladares exquisitos del ciclismo. Juan Peralta, un tipo de Figarol de 1,93 metros, se ha abierto paso en el complicado mundo de los velocistas a golpe de trabajo. Lo llaman ‘Bala Roja’

Entrevista personal a Juan Peralta

Juan Peralta, un tipo de Figarol de 1,93 metros, se ha abierto paso en el complicado mundo de los velocistas a golpe de trabajo. Lo llaman 'Bala Roja'

DAVID GARCÍA/BEATRIZ JUANGO
Test olímpico a Juan Peralta

Los olímpicos navarros, uno a uno.

DAVID GARCÍA/BEATRIZ JUANGO

El ciclista Juan Peralta, en el velódromo de Tafalla.

29/07/2016 a las 06:00
Juan Peralta Gascón podría pasar por jugador de lo que fuera. Tiene percha para lo que haga falta, pero sus piernas perfiladas, potentes, explosivas, le delatan. Es pistard, velocista. Pedalea rápido, rueda rápido, piensa rápido. Y sin embargo hacerse un hueco entre los más rápidos del planeta ha sido lento, costoso y sacrificado.

¿Qué hace un tipo de Figarol en Río de Janeiro?
Dicen que Río es una ciudad muy bonita, me apetece verla y conocerla. Ah, y voy a mis segundos Juegos. Tengo unas ganas increíbles de repetir la experiencia olímpica.

¿Recuerda cuál fue su primera bicicleta?
Sí, era una Peugeot que ponía Richard Virenque, tenía los cambios en el cuadro. Ahora la tiene mi primo Rubén. Mi padre empezó a ir en bici a los 40 años, a hacer cicloturismo. Yo empecé a ir con él, después ya me dio por competir.

¿Y cómo descubrió que existen los velódromos?
Yo empecé como todos, en las escuelas de ciclismo haciendo circuitos en polígonos. Las carrericas cortas se me daban superbien. En cadetes descubrí la pista de Tafalla, que la acababan de abrir, y se me dio muy bien. Yo era bastante grande para la edad, pesaba y tenía una buena punta de velocidad. En juveniles me llamaron para concentrarme con la selección española, me recomendaron que hiciera velocidad... y el segundo año ya gané un campeonato de España, y me quedé en la pista.

Y en esas decide que su medio de vida va a ser este.
Sí, lo tuve claro. Quería dedicarme a esto, vivir de esto. En las concentraciones con la selección veía que venían los mayores y me decían que tenía buen físico. A mí me gustaban los entrenamientos, la pista, la sensación de velocidad, y lo tuve claro.

Pero, por condiciones, usted podría haber sido un buen jugador de balonmano, de baloncesto, o un buen zaguero de pelota.
A mí se me daba muy bien el atletismo. En las competiciones del valle del Aragón, que somos ocho pueblos, iba muy bien. Mi padre también me solía llevar a nadar a Pamplona, pero los horarios eran malos. Mi padre tenía ganado, e íbamos cuando los demás niños no iban. Yo me aburría porque era hacer un montón de largos solo. A mi hermano y a mí no nos terminó de gustar la piscina.

¿Y a usted cómo le ven sus vecinos de Figarol? Si miran su web es una especie de héroe nacional allí.
En mi pueblo me tienen muchísimo cariño, me siguen desde que era muy niño, me han visto competir desde pequeñito y no se les hace raro. Hombre, que de un pueblo de 400 habitantes salga un campeón de España, un olímpico es raro, pero la gente de allí lo ve todo muy natural.

En Figarol ¿es Juan, el ciclista, el olímpico o Juan el hijo de...?
No, no. No soy el ciclista, ni el olímpico. Soy Juan, uno más del pueblo. Me ven como alguien normal. Sí que me preguntan mucho sobre mi deporte, de cómo van las cosas... la gente me quiere mucho, la verdad.

La gente cree que el olímpico, por serlo, es alguien que gana bien y puede tener la vida solucionada.
Pues no es así. La mayoría de deportistas que dependemos del programa olímpico y vamos a las selecciones sobrevivimos de becas y de nuestros resultados. Aquí no hay superequipos con supersueldos. Por suerte yo tengo un patrocinador personal, que es Bardenas Reales, que me ayuda y eso me permite tener una tranquilidad a la hora de prepararte. Les estoy superagradecido, soy olímpico y por ahora puedo vivir de esto, pero no me va a solucionar la vida, para nada. Cuando deje la bici tendré que buscarme un trabajo, y dedicarme a otras cosas. No voy a vivir de las rentas, pero tendré la satisfacción personal de llegar donde he llegado a base de mi esfuerzo, mi trabajo y mi sacrificio. Eso va a ser para mí lo más importante.

¿Cómo se vive dependiendo de ayudas, de resultados?
Pues no es nada fácil, porque dependes de cuánto se destine a las becas, de tus resultados... lo ideal sería tener un buen contrato, como tienen los ciclistas de carretera y otros deportes. Pero no me puedo quejar, porque tengo a Bardenas Reales. Otros no tienen ni eso, y no pueden vivir de ello. Yo, por ahora, sí.

Usted compite en una prueba que no llega al medio minuto. ¿Es todo fuerza, es estrategia, es cabeza?
En lo que compito la diferencia entre el primero y el 24 hay dos décimas de segundo. Hay que llegar al 100%, tener la cabeza en su sitio, darlo todo porque por media décima te pasan por encima 12 o 13 corredores. Es una prueba muy exigente en lo físico, muy exigente de cabeza.

Pero usted, además de estar todo el día metido en un velódromo dando vueltas y tomando referencias, hará más cosas.
Sí, antes hacía cuatro o cinco días de pista a la semana. Y las hacía solo. Eso psicológicamente es muy duro de llevar. Ahora hago menos días de pista, pero más intensos. Pero también hago gimnasio, bici de carretera, que me ayuda a despejarme.

¿Y no estudia? ¿no lee?
Ahora mismo no porque todo el tiempo que no estoy entrenando lo dedico a descansar, o viendo vídeos de los rivales, o estudiando materiales, tipos de entrenamiento. Pero en cuanto acaben los Juegos tengo la intención de terminar el Grado Superior que estaba haciendo en mantenimiento de instalaciones térmicas y fluidas. Pero ahora vivo por y para los Juegos.

Pero desconecta con algo.
Sí, me gusta estar con la familia, con mi pareja, los amigos... me gusta hablar de cualquier cosa que no sea deporte.

¿Cómo se imagina la vida después del deporte?
Mi intención es llegar a los juegos de Tokyo, tendré 30 años. Si lo consigo, ya veré lo que hago. Pero me gustaría seguir involucrado en el deporte, pero no sé cómo.

¿Qué le ha dado el deporte?
Disciplina, constancia, rutinas... aprender a renunciar a cosas para conseguir objetivos. Yo, por ejemplo, el descanso me lo tomo a rajatabla. Hay que saber ganar, saber perder... Levantarse cuando te caes.

¿Usted ha renunciado a mucho para ser olímpico?
Muchísimas. No salir de fiesta, vacaciones, planes, celebraciones... al final te quitas todo lo que reste descanso. Vives de otra manera, y tiene su encanto.

Usted es un trotamundos. Es de Figarol, pero ha vivido en Mallorca, entrena en Tafalla, su preparador es alemán...
Cuando vivía en Mallorca hacía todo en un solo sitio. Ahora voy vengo de aquí para allí. Te adaptas. Yo entreno solo, por ejemplo, y eso te hace más fuerte mentalmente, estás motivado a tope. Yo veo que en una situación muy difícil he sido capaz de estar en unos Juegos. Me lo repito a mi mismo todos los días, porque mentalmente he soportado de todo para poder estar en Río.

A BOTE PRONTO
Su primer recuerdo olímpico.
En directo fue la llama de Barcelona 92, el arquero. Ese lanzamiento de la flecha y el oro de Fermín Cacho.

¿A quién le gustaría ver en la Villa Olímpica?
A Rafa Nadal. Es uno de mis modelos. Le admiro.

¿Qué son para usted los Juegos?
Es un sueño que dura poco, a mí en Londres se me hizo supercorto. Yo creo que soy alto, y en Londres me fijé que hay gente mucho más alta que yo, y pasaba desapercibido. Estar con los mejores del mundo es especial.

¿A quién llamó cuando supo que iba a Brasil?
No llamé a nadie, porque quienes me siguen ya sabían que al acabar los 200 metros de clasificación en Londres ya estaba conseguido.

¿Qué otro deporte le gustaría ver durante los Juegos?
Los 100 metros, a Usain Bolt en sus últimos Juegos.

¿Cómo tiene previsto pasar el tiempo libre en Río?
Quiero aprovechar un poco más, salir más por la Villa Olímpica y socializar más. Porque es que los Juegos duran muy poquito. Quiero disfrutar.

¿Le preocupa el zika?
No, no me preocupa. Sería el colmo de los colmos que a uno de Figarol le picara un mosquito con el zika. En Figarol hay un montón de mosquitos, y estamos un poco inmunes. Imagina que me pica un mosquito con el zika, tendría cachondeo en el pueblo para años. El que es de Figarol, se libra. Pero con los forasteros los mosquitos no tienen piedad. Así que...

DNI
Nombre. Juan Peralta Gascón.
Fecha de nacimiento. Figarol, 7 de mayo de 1990.
Trayectoria. Ciclista Reyno de Navarra de pista. Cuatro veces campeón de España de velocidad por equipos, tres veces campeón de España de velocidad, 1 keirin.
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra