Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

FÚTBOL | TERCERA DIVISIÓN

Jonathan Larráyoz graba su nombre junto al de Unai Bacaicoa o Pacheta

El delantero del Valle de Egüés marcó cinco tantos en la goleada del Valle de Egüés al Baztan en Sarriguren

Jonathan Larráyoz graba su nombre junto al de Unai Bacaicoa o Pacheta
Jonathan Larráyoz graba su nombre junto al de Unai Bacaicoa o Pacheta
  • Fermín Astráin. Pamplona.
Publicado el 23/11/2015 a las 15:36
A pesar de que las crónicas no le apuntaron nada más que cuatro goles, lo cierto es que a Jonathan Larráyoz (28/03/1994) se le puede anotar el quinto en su haber particular. Y es que el segundo tanto del Valle de Egüés, el que suponía la remontada ante el Baztan, llegó en el lanzamiento de una falta de Ion Larráyoz. El cuero golpeó en Jonathan Larráyoz y entró por la misma escuadra. Así pues, cinco de los siete tantos del Valle de Egüés fueron de este delantero que aún no se había estrenado en liga. “Tiró Ion, pero el balón me pegó en el culo y entró por toda la escuadra. Habrá quien se lo cuente a él y otros a mí. Cuando estás bien y tienes la suerte de cara, entran hasta con el culo, ya ves”, bromeó el jugador del Valle de Egüés.

Con este repóquer de tantos, graba su nombre entre los mejores goleadores de la Tercera División. Los últimos en marcar cinco goles en un mismo partido fueron en octubre de 2010 Unai Bacaicoa (Lagun Artea) y Pacheta (Tudelano), dos grandes goleadores de la categoría. “No es fácil meter cinco goles en un partido, y menos en Tercera. Por eso estoy muy contento. Yo sólo quiero seguir disfrutando del fútbol”, indicó el atacante.

Estos goles eran los primeros de la temporada para Jonathan, que todavía no se había estrenado. “Soy más delantero asistente que goleador”, reconoce. A las órdenes de Iñaki Fanlo ha comenzado a jugar más en punta, aunque él siempre ha jugado más pegado a banda. “Estoy cómodo en las dos posiciones. Siempre he jugado en banda pero arriba también me siento bien, porque Fanlo me da mucha libertad para caer a bandas”, señaló.

Los cinco goles de Jonathan Larráyoz, que podían haber sido seis, sirvieron para que el Valle de Egüés firmara la mayor goleada de la temporada. Su víctima fue el Baztan, que se marchó al descanso venciendo por 1-0 y que terminó encajando siete. “Marqué un gol en el primer tiempo, pero me lo anuló el árbitro. Y yo diría que era legal. Luego, marqué pronto en el segundo tiempo y después llegó el segundo. No teníamos en mente otra cosa que la remontada y no te da tiempo a pensar mucho más”, comentó. “La verdad –proseguía- es que perdí hasta la cuenta. Llegó un momento en que no sabía si había metido tres o cuatro. Algún compañero me preguntó, pero no sabía muy bien. Sólo pensaba en ganar el partido”, sentenció.

Tras el partido, por supuesto, llego el momento del reconocimiento. “Todos me felicitaron al llegar al vestuario. También Fanlo, que me preguntó a ver si había metido cinco goles en un partido antes”, indicó. Aunque, quizás, la más especial la de Pablo Orbaiz. “Me felicitó, pero me volvió a decir lo de siempre, que disfrute del fútbol. Tener un jugador como él, que te apoya, que te ayuda, siempre es un lujo. Tiene mucha experiencia y eso se transmite en el campo”, confesó Larráyoz.

Este estudiante de Grado Superior de Comercio y Marketing quiere guardar un recuerdo de los cinco goles que le hizo al Baztan el sábado, aunque lo de llevarse el balón a casa será realmente complicado. “No creo que me dejen llevarme un balón firmado, no somos profesionales –se reía-. Pero espero llevarme alguna foto como recuerdo”, añadió. De momento, lo que sí le tocará es llevar pastas al vestuario. “De momento, toca llevar pastas por los goles, y me lo van a recordar hoy (lunes) en el entrenamiento. Y luego, el supongo que tendrán conmigo el cachondeo habitual”, expresó.

La campaña pasada, Jonathan Larráyoz marcó siete goles en toda la temporada. Con estos cinco, ya casi ha alcanzado esa cifra. Aunque no se plantea nunca una marca, sí que tiene en mente cuál puede ser una buena aportación para el equipo. “No me marco reto de goles. Sólo pienso en mejorar lo del año pasado. Meter diez o más estaría muy bien. Estoy ya cerca de lo del año pasado”, comentó.

Este delantero del Valle de Egüés tiene los pies en el suelo y es consciente de que el fútbol no es lo prioritario en su vida, aunque repite en varias ocasiones que tiene que disfrutar de este deporte. “Lo principal los estudios, que es la base de todo. Y seguir jugando a fútbol, que es lo que me gusta. Nunca se sabe lo que puede pasar, ¿verdad? Pero hay que ir día a día y disfrutar del fútbol”, indicó.

Tras su paso por las categorías inferiores de Osasuna, por Oberena, Mutilvera y Lagun Artea (donde estuvo lesionado), ahora no piensa en otra cosa que en el Valle de Egüés. “Es el equipo que confió en mí y estoy contento. Ahora, sólo pienso en seguir teniendo minutos y en mejorar”, finalizó.
volver arriba

Activar Notificaciones