Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

OSASUNA

Ricardo: "Me siento un privilegiado por tener trabajo hoy en día"

  • El meta madrileño vive la otra cara del fútbol: no jugar. Esta situación le hace reflexionar sobre el trabajo, la vida, el compañerismo. Y su conclusión es que se encuentra mejor que nunca. Así lo cuenta.

Imagen de la noticia
Ricardo, en un momento de la entrevista con Diario de Navarra. JOREGE NAGORE
  • MARÍA VALLEJO . PAMPLONA .
Actualizada 10/10/2011 a las 18:41

Él dice que es el mismo, pero se le nota cambiado. Más pausado, más reflexivo. A corazón abierto. Así se muestra Ricardo en esta entrevista en la que habla de su suplencia, de los rumores sobre un posible castigo, de sus sentimientos, de su próximo 40 cumpleaños, del futuro, de sus negocios, y, lo que le ilumina la cara, de sus hijos. Ricardo, 100%.

¿Cómo se encuentra?

Muy bien, mejor que nunca.

¿De ánimo o de forma?

Uno está bien de forma cuando se encuentra bien de cabeza, y en ese sentido estoy pletórico.

¿Va a asimilando el hecho de no jugar?

Ha sido un pequeño shock negativo, pero hay que reponerse y mirar hacia adelante, pensar en la institución, en el equipo, y en que lo mejor para un futbolista es estar preparado y a tope porque en cualquier momento el equipo te puede necesitar. Si no estás alerta, te puede sobrepasar la situación. Es el momento de atar los machos más fuerte que nunca y demostrar lo grande de esta profesión, que llevo muy dentro.

Cuando nos dieron la primera convocatoria, buscábamos su nombre y no lo encontrábamos. Fue una gran sorpresa. ¿Para Ricardo también lo fue?

También. Fue una sorpresa. Pero ya está olvidado. Hay que mirar para adelante.

Mendilibar nos dijo que lo primero que había hecho es hablar con usted. De hecho, le vimos cómo se retiraba del entrenamiento y se lo decía. ¿Cómo se lo comunicó?

Eso son cosas que no se pueden decir. Siempre quedará entre nosotros. No soy de los que me gusta airearlo.

¿Pero se lo dijo ahí mismo?

Sí, fue ahí justo.

¿Antes no se olía nada?

No, no. De verdad.

Externamente se le ve bien, la procesión irá por dentro.

Ahí está. Pero estoy muy bien. Tenemos un vestuario alucinante. La gente nueva está dando un aire muy dicharachero al equipo, se están integrando perfectamente y son ellos los que me ayudan a mí muchas veces. Estamos muchas horas juntos y cuando te ven un poco mal de moral son ellos los que te levantan y te hacen seguir adelante.

Es un cambio de papeles, hasta ahora le tocaba a usted.

En efecto. He vivido de todo en esta profesión y hay que valorar todas las situaciones. La cosa está muy mal para todos, no solo en el fútbol. Hay que sentirse un privilegiado por tener trabajo hoy día y estar en un equipo de Primera División como Osasuna y cobrando al día. Habrá gente peor que yo y hay que pensar en ellos, que dirán: estos no se pueden quejar. También tenemos nuestro corazón, aunque tengamos mucha presión mediática y muchas cosas en la cabeza. Se hace duro por momentos ser futbolista, pero hay gente peor que nosotros. Desde aquí, mi ánimo a todas esas personas. Todos llevamos nuestra cruz, pero yo soy un privilegiado y valoro mi situación.

Se le ve muy reflexivo, se nota que ha analizado su situación personal con respecto al resto.

Sí, sí.

¿Le ha venido bien poner los pies en la tierra?

El que me conoce y me haya escuchado sabe que... Quizás mis actuaciones no han sido todo lo correctas que debían ser con los periodistas. No interesa daros mucho porque luego cogéis más, por eso mantengo ese tira y afloja. A vosotros no os gusta porque queréis todo y cada vez queréis más. Y no se puede tener todo. En eso, me tenéis que perdonar. Pero siempre he tenido los pies en la tierra, sé de dónde vengo, lo que me ha costado tener las cosas, no me han regalado nada. El que ha tenido los pies en la tierra le cuesta que le tumben.

Le veo distinto. Dice que se encuentra bien. Le voy a trasladar una pregunta que está en la calle. ¿Qué ha pasado con Ricardo? Era indiscutible, lo jugaba todo. ¿Ha pasado algo?

La gente puede estar tranquila. Me dicen de todo por la calle, si he hecho algo, si es un castigo, que si viene del club, de Rita la Cantaora... es una decisión deportiva y nada más que deportiva. He entrenado muy bien y he estado bien en los partidos, he respondido estupendamente, pero hay un periodo de cambios, de probar nuevas cosas, de hacer cosas diferentes. El fútbol es dinamismo y a veces hay que intentar cosas, dar oportunidades a otros jugadores que no las tienen. Son pequeñas cosas que se van juntando que hace que el míster se haya decantado por mis compañeros. Nada más. No hay que buscar si Ricardo ha hecho algo negativo. Puedes preguntar al entrenador, seguro que te va a decir que está supercontento conmigo. Te puedo jurar por mis hijos que no hay nada de fondo negativo en la situación que estoy viviendo ahora. Mis compañeros se merecen estar ahí también y lo que tenemos que hacer los tres es trabajar muy fuerte porque sabíamos que la portería estaba muy bien cubierta. Yo ya decía en verano que no me sentía titular. No sabía que me iba a cambiar, pero por las palabras que dijo el entrenador al principio, ya se veía que estaba muy contento con los tres. Y hay que seguir demostrándoselo, para que cada noche del sábado se tenga que pensar a quién pone. No hay ningún castigo.

De acuerdo, queda claro. Y en esta situación, ¿qué le motiva a seguir entrenando todos los días?

El fútbol. Hoy, por ejemplo, me lo he pasado muy bien entrenando, me han puesto un rato de jugador. La competitividad de los partidillos, que hay un cuerpo técnico excepcional. Toni y Vicuña me apoyan muchísimo, el entrenador también, siempre tienen una palabra de ánimo. El buen rollo que hay.

¿Desde fuera, cómo ve al equipo? Es una experiencia nueva para usted.

Ya la viví hace dos años y pico... Tenemos mucha pegada arriba, pero a veces nos precipitamos. Cuando salen tres pases seguidos, llegamos al área contraria con mucho peligro, pero nos cuesta leer cuando hay que hacer una transición rápida o tener más el control del juego. Estamos intentando mejorarlo. A ver si lo conseguimos. Están entrando muchos nuevos en el equipo y eso se nota, hay lesionados, no tenemos un once fijo, y todo se tarda en coger. El rodaje va a costar y tenemos que concienciarnos en estar como un bloque, hacer cosas prácticas y saber leer los partidos. Las jornadas pasan rápido y para cuando te quieres dar cuenta te has dejado unos puntos importantes para la temporada.

Saber que hay jugadores con mucho margen de mejora invita al optimismo.

Sí, tenemos buenos jugadores. Se ha acertado con los que han venido, pero la adaptación cuesta.

¿Su papel en el vestuario sigue igual?

Peor -empieza a bromear-. Esto es una merienda de negros. No me hacen ni caso. Cada vez me faltan más al respeto, no puedo con ellos. Por momentos, llega a ser insultante la rebelión que ha surgido en torno a mi persona en el vestuario. Voy a tener que decir una palabra más alta que la otra -dice riendo-.

¿Cómo ve a Asier y Andrés?

Muy bien. A Andrés se le nota la juventud en algunos aspectos, pero bajo los palos es un hacha. Se está comportando como un jabato. Asier tuvo la mala suerte, que nadie queremos, de lesionarse y tiene que remontar otra vez. Con lo que tanto le ha costado hacerse un hueco, le toca remontar el vuelo.

¿Han cambiado el rol entre ustedes? Antes daba usted los consejos. ¿Y ahora?

Sigue igual. Hablamos, y nos gusta establecer una conversación para mejorar. Nos llevamos estupendamente.

Juegue o no juegue, la relación con la afición es la misma. ¿Por qué?

La gente me da mucho cariño. Cuando oigo eso de "puto amo" me llena de orgullo. La peña de Pitillas me regaló una camiseta morada, de este año, que ponía detrás "el puto amo". Se nota que la gente me quiere.

Eso es gasolina.

Eso es gasolina sin plomo 98. Por ellos hay que seguir demostrando que tengo muchas ganas y mucha ilusión de seguir. Soy persona y vengo, como todos, a ganarme el pan de la familia.

"Estoy emocionado de cumplir 40 años"

Y en diciembre, ¿qué pasa?

¿Por?

El 30 de diciembre...

Mi cumpleaños. Lo ha calificado algún jugador del equipo como el 30D.

Y cumple...

Cuatro más cero. Cuarenta.

¿Le teme a esa cifra?

No, al revés, me emociona. Estoy emocionado de cumplir 40 años. Voy a hacer una celebración a lo grande, como se merece. Lo celebraré con mi mujer y mis hijos, que es lo más grande que tengo.

¿Y no le parece una cifra para pensar, para reflexionar?

No, pensar tanto no es bueno. Siempre hay que mirar de reojo al futuro, para que tu familia esté bien, pero no hay que ponerse melancólico ni pensar cosas malas, porque no lleva a ningún lado. Hay que intentar ser buena persona, correcto, agradable y estar a la altura de las circunstancias en todo momento.

No le gusta mirar al futuro.

No, solo de reojo, sin agobiarse.

Su vida al margen del fútbol está consolidada.

No, consolidada, consolidada, no. Una familia con tres hijos cuesta. Una casa tiene muchos gastos. No es fácil. Todos mis pensamientos de aquí al futuro están encaminados a mis hijos. Es una responsabilidad muy grande, apoyarlos en todo momento y que salgan adelante. Al final lo tienes que dejar porque son ellos los que tienen que aprender a sobrevivir. Hoy en día, los hijos están un poco sobreprotegidos y hay que tener cuidado.

¿Cómo quiere que sean sus hijos?

Como cualquier padre -sonríe, se le ilumina lacara-. Médicos, abogados, periodistas... Claudia quiere ser periodista deportiva de caballos. Le gustan los animales. Mi mujer, Marta, y yo les estamos inculcando una educación, que mantengan las formas, que sean generosos con los demás. Me da mucha rabia cuando se pelean entre ellos. Me saca de quicio. Estoy intentando por todos los medios que sean muy buenos.

¿Les concede muchos caprichos?

No. Es más mi mujer. Mi mujer me echa la bronca porque a veces peco de rácano con ellos.

(En ese momento, Asier Riesgo pasa a lo lejos sonriente y grita repetidamente: "¡Richard te queremos! ¡Richard, te queremos!")

"He hecho de cabezudo en fiestas"

¿Por qué no les concede esos caprichos?

A mí me costó mucho ganarme las cosas. Si quería unos vaqueros, tenía que trabajar para comprármelos. Si quería unas zapatillas, tenía que conformarme con unas que no eran de marca. Y siempre trabajando. Que la gente sepa que he hecho de todo en esta vida.

Cuente.

He repartido publicidad, he hecho de cabezudo en las fiestas...

¿De qué fiestas?

En El Escorial, en Madrid, para ganar dinerillo en verano. Para entrar en la piscina, teníamos que saltar por detrás, o repartir publicidad para que nos dejara entrar. Yo quiero que mis hijos valoren cada cosa que vistan, que esto no es un caminito de rosas.

Los niños de ahora lo tienen todo.

Ahí está. Estamos en una sociedad que invita a ello.

Ha hablado de Claudia. ¿Los niños? Fabio estaba delicado de pequeñito.

Sí, pero fue cuando era bebé. Ahora está como un tiro. Ricardo, que tiene 8 años, está de portero de futbito y va a empezar a jugar en El Redín. Les gusta el fútbol, el tenis, intentamos que hagan todos los deportes. Claudia tiene 12 y Fabio 6.

Van creciendo, enseguida le dirán que quieren salir por ahí.

Claudia es muy buena, es un sol. Es muy dulce -sonríe-. Pero no quita para que cualquier día me pedirá 20 euros para irse con las amigas. Está a la vuelta de la esquina.

¿Está preparado?

Sí, por supuesto.

¿Cómo va lo de los jardines?

Jardiland... Luchando, son momentos difíciles. Las expectativas eran optimistas y no estaban siendo como preveíamos, pero hay que seguir en la lucha. Toda inversión requiere su tiempo. La tienda está muy bonita y los precios son competitivos, ahora quiero volcarme más e ir más, estar encima, para que la gente me vea por allí. Hay que mantener esos puestos de trabajo. Empecé en ello gracias a mi amigo del alma, Rafael Beúnza.

¿Entiende de flores y plantas?

Sí, me gusta todo lo relacionado con jardines. Estoy todo el día encima del césped... Las plantas son un ser vivo y hay que darles cariño. Son como las personas, si no las mimas, se acorta su vida.

Etiquetas


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE