Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

EL AMBIENTE

Muniáin reventó la fiesta

El chantreano, el más increpado por la grada, marcó el gol del triunfo y lo celebró paseándose por todo Graderío Sur

  • SANTIAGO ZUZA . PAMPLONA
Publicado el 18/04/2011 a las 01:05
Estaba todo encarrilado para la fiesta: buen día, gran entrada en el Reyno, gol de Sola, el Athletic con diez... Pero los fantasmas del osasunismo aparecieron todos juntos para llevarse de un golpe bajo la ilusión y los puntos. El fútbol es así, y no es un tópico.
El Reyno esperó con ganas al chantreano Iker Muniáin, que en el partido de ida había hecho bandera de su antiosasunismo, y el fútbol le devolvió la oportunidad de darle a Osasuna una estocada mortal cuando el cronómetro se ahogaba en los últimos segundos. La carrera gratuita que se dio Muniáin por Graderío Sur saludando al tendido con la inconsciencia que sólo puede dar la edad fue el dedo que hurgó en la herida rojilla.
Fue un final dramático, impensable minutos antes cuando el viejo Sadar era una fiesta y el Athletic sufría para no encajar el segundo gol. La tensión de los días previos dio como resultado un encuentro con un ambiente espectacular y la mejor entrada de la temporada (18.239). El cruce de declaraciones durante la semana entre Carlos Gurpegui y Patxi Izco a propósito de la cantera rojilla calentaron un partido que ya de por sí necesita pocos alicientes para animar al personal. Sin embargo el de Andosilla sólo pudo estar cuatro minutos sobre el campo por un encontronazo con Monreal. En la memoria del aficionado rojillo, sin embargo, ocupaban un lugar preferente las declaraciones de Iker Muniáin hace unos meses diciendo que nada debía a Osasuna y que sus amigos de la Chantrea le pedían que diese caña al club rojillo. Cada balón tocado por el jovencísimo jugador navarro era pitado por la grada con intensidad. "Muniáin, valiente, valiente, h...", cantaba el Reyno.
"Que no son de Lezama, que son de Tajonar", fue otro de los clásicos coreados durante la primera mitad.
La atención pasó del césped a la grada cuando a los 20 minutos los Herri Norte hicieron acto de presencia en Grada Lateral, junto a la curva de Graderío Sur. Las provocaciones entre ambas aficiones fueron continuas y la Policía Nacional optó por sacarlos del campo diez minutos después.
El gol de Sola en la segunda mitad envalentonó a la hinchada rojilla, que con la expulsión de Castillo (despedido al grito de "tonto, tonto") se veía con los puntos en el zurrón. Entonces el equipo se gustó, llegaron los cambios inoportunos y Osasuna se descompuso. El Athletic lo aprovechó y Muniáin silenció a sus paisanos sin remordimiento. La fiesta acabó como el rosario de la aurora.
Gurpegui recibió siete puntos de suturaCarlos Gurpegui era uno de los protagonistas del partido después de sus declaraciones durante la semana en las que dijo que Osasuna no controlaba su cantera. Sin embargo, el de Andosilla no tuvo apenas tiempo ni de disfrutar del partido. En el primer minuto tuvo un choque fortuito con Monreal en el centro del campo y se quedó tendido en el terreno de juego con un golpe en la cabeza. Tuvo que ser atendido y fue sustituido en el minuto cuatro.
El navarro sufrió una contusidón y una herida inciso contusa en la región parietal derecha. Necesitó siete puntos de sutura y después fue trasladado a un centro sanitario para efectuarle pruebas complementarias.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE