Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Osasuna

La hora de la siesta

  • Los rojillos, que no perdían en Liga en el Reyno desde abril, echaron de menos a Puñal y Raúl Garcíaen el centro del campo

Imagen de la noticia

Miguel Flaño, que fue uno de los pocos que salvó del equipo, se lamenta de una clara ocasión que desperdició en el minuto 55. Mandó la pelota a la grada en una jugada a balón parado. JOSÉ CARLOS CORDOVILLA

0
Actualizada 16/01/2012 a las 02:03
Etiquetas
  • FERNANDO CIORDIA . PAMPLONA .

Osasuna no resolvió la difícil ecuación que le planteó el Racing para dar un paso de gigante en la tabla. Mendilibar se había estudiado al conjunto cántabro, de quien alertó el día anterior. Paciencia y buena letra para abrir la lata, reclamó a sus chavales. Y en efecto, las preguntas del examen de ayer no resultaron desconocidas. Un rival extraordinariamente bien armado atrás que gestionó a la perfección sus contadas apariciones en el área rojilla. Falló con estrépito Osasuna en su intento de encontrar la llave maestra, por mucha calma que transmitiera.

Todas las líneas sestearon en una hora del día propicia para ello. La defensa se volvió blanda e imprecisa. Sergio no dio una derechas en una de sus peores tardes y Damiá cometió los dos penaltis, el primero más discutido. El centro del campo no asumió responsabilidades. La sombra de Puñal, en la grada por sanción, resultó demasiado alargada. Se echó en falta su aportación futbolística aparte de su aliento. Otro tanto sucedió con Raúl García, por su calidad, al que Mendilibar le concedió sólo 18 minutos como medida de precaución por sus recientes problemas físicos. Nekounam y Timor no pudieron tomar la manija creativa. Diop y Colsa metieron más y mejor la pierna. Cortaron las líneas de pase, y así fue difícil conectar con los volantes. Sin movilidad no hay sorpresa. Lamah fue de más a menos, Ibrahima desapareció como media punta y partió al equipo, y Annunziata no rompió como se esperaba.

Horizontal, no vertical

La película del partido se repitió para desgracia de Osasuna. Horizontalidad en los pases de los defensas, y balones en largo del lateral a banda o del central a los puntas. Demasiado fácil para un Racing al que no habría que quitar ningún mérito, comenzando por una defensa de envergadura que dominó todo el juego aéreo. Nino volvió una jornada más a estar más participativo fuera del área que en el área. Mala señal que un delantero pase tanto desapercibido. Osasuna se marchó a la ducha sin poner en serios al portero rival. Se apagó su efectividad de otras tardes y se cortó de un frenazo su gran racha sin perder como local.

El Racing no se acordaba de su último triunfo lejos de El Sardinero. Eligió una de sus plazas preferidas. Defendió mejor que atacó. No le interesó gobernar las posesiones porque arriba no le sobran recursos. Puedes ganar sin ser mejor. Su técnico, el interino Juanjo González, se atrincheró con un resultado magnífico. Orden sin perder el sitio. No son malos cimientos para seguir en Primera. La línea ofensiva cántabra fue tan vulgar como la rojilla. El incombustible Munitis tiene fecha de caducidad. A Acosta le cayeron del cielo dos penaltis que transformó Stuani. El primero abrió el debate de si la mano, si es que hubo de Damiá, era sancionable. Fue involuntaria. Unos árbitros las pitan y otros no. El tarjetero Clos Gómez, protagonista tardes anteriores en el Sadar, no dudó en hacerlo en el minuto 37. Andrés se quiso poner otra vez el disfraz de héroe. Se lanzó bien y tocó la pelota, pero besó la red por dentro.

El partido desprendía un sabor extraño antes de que ocurriera el primer accidente. Cuando los espectadores se sentaban en la butaca, a eso de las 16.00, algo comenzó a funcionar mal. No se había llegado al primer minuto y Sergio inició su gris partido con una cesión que se le quedó corta. Tocó Stuani y Andrés se jugó el tipo para salvar el gol. En este arranque, monopolizado por camisetas rojas, Lamah fue el jugador más vertical, partiendo por su banda izquierda. De su bota salió un disparo que rechazó Toño a los once minutos, en el mejor acercamiento navarro en el primer tiempo.

Ocasión de Flaño

Mendilibar movió ficha en el descanso. Annunziata dejó su plaza a Cejudo, que no parece tener el hambre con el que llegó hace justo un año. Visto que por juego no iba a ser sencillo, Osasuna esperó a que sonara la flauta en una acción a balón parado. Es el mejor de la Liga en este apartado. En una de ellas, Nekounam colgó de cabeza, despejó Toño y el balón se quedó a placer a los pies de Flaño, un defensa, que lo mandó a Gol Norte. Pudo cambiar de rumbo de partido en esta jugada, y quedó sentenciado con el segundo penalti de la tarde, más claro que el primero. Sergio despejó mal, Acosta se internó y Damiá metió la pierna tarde. 0-2 y 20 minutos por delante.

Lekic ya estaba en el campo para entonces como resolvió del juego directo, y luego saltó Raúl García por el central de Avilés. Neko se quedó como cuarto defensa. La apuesta fue tardía. El mal era irreparable. En este arreón final, Ibrahima cerró su mal encuentro errando un mano a mano con un golpeo al aire, y Damiá pudo ser objetivo de un penalti, pero esta vez a favor. Una mala tarde de la que Osasuna deberá aprender.

Etiquetas
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra