Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

OSASUNA

Ekiza: "A los navarros nos diferencia la raza"

  • Es el último navarro en formar parte del plantel del Athletic, no por ello el menos importante. Caparrós le dio la alternativa el curso pasado y Bielsa le ha confirmado. Central de 23 años, quiere a Osasuna y eso que nunca vistió de rojo

Imagen de la noticia
El central Ekiza, durante la entrevista. MARC EICH
Imagen de la noticia
El pamplonés Borja Ekiza Imaz, el pasado jueves en las instalaciones de Lezama. MARC EICH
  • FERNANDO CIORDIA / SANTIAGO ZUZA . PAMPLONA .
Actualizada 16/10/2011 a las 08:03

La sonrisa de Ekiza cuando estrecha la mano con los periodistas de Pamplona es sincera. Es un recién llegado a la Primera División, pero su cabeza está tan bien amueblada que incluso se ha animado a estudiar Derecho. La nobleza como central que despertó el interés de Caparrós y ahora de Bielsa se propaga también fuera del campo. Comenzó a dar patadas al balón en los Jesuitas de Pamplona con la camiseta del San Ignacio. Después pasó al Txantrea y con 13 años cogió el toro por los cuernos y se fue a Bilbao. Su sangre rojiblanca no discrimina la rojilla. No le supone ningún esfuerzo hablar bien de Osasuna.

¿Cómo le va por el Athletic?

Muy bien. Con el cambio de míster estamos intentando adaptarnos al nuevo sistema y a los nuevos métodos, pero la dinámica de los últimos partidos es muy buena. Ahora nos llega Osasuna, es un derbi. Son siempre partidos muy difíciles y no sabemos para dónde se van a decantar. Jugamos en casa, venimos de una dinámica positiva y trataremos de ganar.

¿Qué cambios ha notado con la salida de Caparrós, el técnico que le hizo debutar?

A Joaquín le tengo mucho aprecio. Le debo el estar en Primera División, siempre tendré un buen recuerdo y le desearé lo mejor. Pero no me gusta mirar atrás sino centrarme en el presente, y ahora mismo el presente es Bielsa, así que lo que hay que hacer es trabajar para gustarle al míster.

No le va mal en el plano personal.

Sí. Al principio tuve una lesión que no me dejó hacer toda la pretemporada. Por eso quizá te cuesta un poco más entrar en la dinámica del equipo. Cuando me dio la opción intenté trabajar y poner mi granito de arena. Y ahora hay que seguir trabajando. El error sería relajarse. La competencia es dura.

¿Qué partido espera?

Osasuna es un rival muy duro, un equipo muy conjuntado, que se ha reforzado bien arriba y que tiene jugadores desequilibrantes, pero jugamos en casa, así que yo creo que depende más de nosotros, de corregir errores que hemos cometido, de reforzar las cosas que hacemos bien y de ahí centrarnos más en nuestro equipo.

¿Cómo vive un navarro los días previos a este partido?

Para mí es muy especial. Osasuna es el equipo de mi tierra, desde pequeñito siempre he estado ahí y le tengo mucho respeto, eso todo el mundo lo sabe. Ahora defiendo estos colores. Siempre está el tema de la rivalidad, pero una vez que acaba el partido todo vuelve a su ser, a la normalidad.

Estos días se miran con lupa las declaraciones de los navarros del Athletic.

Venimos de Navarra y es normal que allí nos miren con lupa. Pero esto no debe salirse de lo normal y de lo que significa un partido, si cabe más especial todavía porque jugamos contra el equipo de nuestra tierra. Eso te tiene que servir para salir con más ganas, más intenso y pelear por ganar.

¿Tiene amigos en Osasuna?

Sí, tengo algún amigo como Kike Sola. Todavía no he hablado con él (era jueves), lo haré más adelante para desearle suerte... El año pasado ya coincidimos. Nos saludamos, nos intercambiamos las camisetas y nos deseamos suerte. Pero todavía no sabemos si voy a jugar o si va a jugar él.

¿Cómo se conocieron?

En las categorías inferiores del Athletic. Él estaba en juveniles y yo en cadetes. Alguna vez le acercaron mis padres a casa. Desde entonces nos llevamos bien. Luego se fue y perdimos un poco más el contacto. Pero es casualidad que cuando yo subí al primer equipo, Osasuna fichó a Mendilibar y él empezó a jugar. Hablamos y los dos hicimos una segunda vuelta muy buena.

En su casa serán del Athletic, ¿pero en su cuadrilla?

Tengo de todo. En casa la familia siempre ha sido del Athletic, pero los amigos son de Osasuna y siempre están con bromas. Al final soy su amigo y me tienen cariño.

¿Le pinchan estos días?

Sí, estoy recibiendo algún que otro mensajito "cariñoso", siempre desde el respeto, pero bien.

¿Qué piensa cuando escucha comentarios en contra del Athletic?

Todavía no sé por qué hay esa rivalidad y esas habladurías. Me pilla un poco de sorpresa todo eso. Si la gente habla, me imagino que sus motivos tendrán, pero espero que se solucione. Yo nunca he tenido ningún problema.

Jugó en el Txantrea.

Yo soy de Iturrama, pero he jugado en el Txantrea y de alguna manera he vivido el pique con Osasuna desde pequeñito. Empecé en el equipo de Jesuitas, San Ignacio, y pasé al Txantrea con 11 años. Con 13 me vine con Íñigo Pérez.

¿Tuvo alguna oportunidad de ir a Tajonar?

No surgió. No me llamaron y yo tenía un tío que entrenaba en la Txantrea. Como no tenía otra cosa me fui allí.

¿Fue duro dejar Pamplona con 13 años?

Se hace duro, pero yo no tengo esa sensación del primer año. Al final es la novedad, y lo que quería era jugar al fútbol y venir aquí. Subir el nivel te reconforta. Quizá sí es verdad que a los tres años miras de nuevo ese momento y dices "igual me vine aquí y no lo pensé mucho". Pero yo lo que quería era jugar a fútbol. Ahora mismo no me arrepiento de nada, estoy muy contento de las elecciones que tomé.

¿La familia cómo se lo tomó?

Hace nada, mi madre reconoció que no me dijo nada en ese momento pero que lo pasó muy mal. Me lo dijo cuando yo era más mayor. Ahí quienes más sufren son los padres. Que se vaya el hijo a otra ciudad, a otro equipo, es un mal trago para ellos.

¿Estudió?

Sí, estudié en el Trueba. Quizá es difícil seguir estudiando cuando estás en una residencia y no tienes a tus padres encima. Pero formamos un buen grupo en la residencia. Ahí éramos como hermanos. Poco a poco fuimos aprobando y a día de hoy estoy en la Universidad estudiando Derecho. Empecé el año pasado, aunque lo tengo un poco olvidado.

¿Qué jugador era su referencia?

Por posición siempre Rafa Alkorta. En casa eran del Athletic y siempre me fijaba y lo tenía como un buen jugador. Me gustaba también el carácter de Stoichkov.

¿Iba a El Sadar de pequeño?

Fui socio de Osasuna durante un par de años. Yo me acuerdo del Pipa Gancedo, de Iván Rosado... Además coincidió una buena época con el ascenso y tengo muy buen recuerdo de Osasuna. Osasuna es un equipo al que le tengo mucho cariño, mucho respeto, es el equipo de mi tierra y no tengo nada en contra.

¿En algún momento le podría apetecer jugar en Osasuna?

Es mi segunda temporada en Primera División, no me quiera retirar tan pronto (ríe). Déjeme disfrutar aquí. Es una opción muy lejana y me gustaría poder disfrutar los partidos aquí y concretamente el de este lunes.

En un año le han pasado muchas cosas en poco tiempo. ¿Cómo lo asimila?

Fue un cambio muy grande pasar de jugar en el filial a hacerlo en Primera con toda la presión que conlleva. Ya no es lo mismo cometer un error en Segunda B que cometerlo en Primera. Se nota el cambio, pero los compañeros me arroparon mucho desde el primer día. Siempre lo he remarcado, pero el que más me apoyó cuando subí al primer equipo fue Pablo Orbaiz. Él era veterano y a lo mejor tenía esa costumbre de hacerles a los nuevos más amena la iniciación al equipo, y siempre era más cariñoso. Te daba seguridad, y eso a mí me vino muy bien los primeros días.

¿Hacen piña los navarros?

No, aquí estamos todos juntos, todos revueltos. Tenemos muy buen rollo.

¿En qué diferencia el jugador navarro del resto?

A lo mejor podemos tener más casta, más raza.

En Bilbao, eso gusta.

(Carcajada) Sí, hay unos cuantos, la verdad. No por ser de un sitio vas a tener esas características, al final cada uno es diferente. Pero es curioso que una comunidad como Navarra tenga tantos jugadores en Primera División. Quiere decir que se está trabajando bien en las categorías inferiores, es una buena señal y también alienta a los chavales jóvenes que se pueden mirar en une espejo y decir "hay aquí muchos jugadores de la tierra, así que por qué no voy a ser yo uno más". Les animo a que sigan trabajando.

¿Va mucho por Pamplona?

Dentro de lo que el míster nos deja, suelo escaparme para estar con la familia sobre todo y con los amigos.

¿Qué le gusta hacer?

Lo básico. Ir a echar un futbolín con los amigos, al cine, cenar con ellos. Yo soy muy de estar con los amigos, hablar... Eso no lo cambiaría.

¿Dónde le conocen más? ¿En Pamplona o en Bilbao?

Estoy muy a gusto en Pamplona porque cuando voy la gente todavía no te conoce mucho y esa sensación me gustaría tenerla. En Bilbao me conocen bastante más.

Etiquetas


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE