Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

ASÍ JUEGA...

Barça: trabajo más fantasía

  • Los doce títulos obtenidos de quince disputados en la "era Guardiola" han convertido a los azulgranas en el equipo referencia del fútbol mundial. Además de ganar, su estilo enamora al aficionado. El reto de seguir batiendo récords es la principal baza de Pep para motivar a sus jugadores y es que, a pesar de los dos empates consecutivos, el Barça vuelve a ser candidato a ganarlo todo esta temporada.

Actualizada 17/09/2011 a las 01:00

G UARDIOLA ha dado una vuelta de tuerca más esta temporada a su 1-4-3-3 clásico. Con los tres jugadores incorporados a su rotación habitual (Cesc, Alexis y Thiago) las variantes tácticas y de posición han aumentado, por lo que no es de extrañar que después de seis partidos oficiales solo Víctor Valdés haya participado siempre como titular.

Intuir la alineación de Guardiola, que ayer no dio la convocatoria, o el sistema que puede utilizar hoy es complicado. En su debut en casa contra el Villarreal sorprendió con un once inicial en el que solo Abidal se podía considerar un defensa natural y en el que Thiago ocupaba el lateral derecho cuando el Barca replegaba. Con balón el equipo se transformaba en un 3-4-3 con Cesc de falso nueve.

Las señas de identidad del equipo son muy claras: con balón, unas posesiones largas que "anestesian" al rival con paciencia, con falsa intrascendencia hasta que aparece la ocasión gracias a la rápida circulación colectiva o al desequilibrio individual.

El Barca gestiona los espacios y el ritmo de balón, nadie permanece estático y el contrario muchas veces tiene la sensación de estar persiguiendo sombras.

Sin balón aparece la gran virtud colectiva de este equipo. Ejercen una tremenda presión en el inicio de jugada del contrario que se acrecienta cuando un jugador recibe de espaldas en banda. El equipo se compacta para robar y se estira inmediatamente cuando recupera el balón.

Poco a poco el desgaste del rival para quitarle la pelota al Barca hace que tenga menos fluidez en la elaboración y muchos partidos, sobre todo en el Nou Camp, acaban con monólogos de posesión casi abrumadora.

Esta capacidad de recuperación es lo que hace especial a este Barca de Guardiola, que solo encajó 21 goles en la liga pasada, cimentando también esta solidez en el espectacular momento de forma de Víctor Valdés. Fantasía más trabajo en un equipo que quizá, por hablar de algo mejorable, sufre bastante en los balones parados



volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE