Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

OSASUNA

Andrés, el pulpo rojo

  • Andrés desmenuza cada una de sus intervenciones ante la Real y considera la más complicada la que protagonizó con Cadamuro

Andrés Fernández.
Andrés Fernández.
DN
  • MARÍA VALLEJO . PAMPLONA
Actualizada 09/01/2012 a las 02:16

Tranquilo, descansando, en casa, feliz, pero exigente una vez más. Así estaba ayer el héroe (de nuevo) de Osasuna en Anoeta. Andrés Fernández no tuvo problemas en conciliar el sueño, como tampoco los ha tenido otras noches más duras. Y tampoco los tuvo cuando se le propuso una experiencia diferente en el día después a su antológica exhibición ante la Real: analizar con Diario de Navarra todas sus paradas, recordar el momento en que el balón acechó sus dominios y la clave de su repertorio que provocó que el peligro se esfumase. No resultaba para él algo sencillo, ya que ni siquiera había vuelto a ver el partido, como suele hacer, pero fue ir desgranando los minutos y las intervenciones mágicas fueron saliendo con la misma naturalidad con la que salvó al equipo el sábado.

"Vi el resumen cuando llegué a casa, no he visto nada más", afirmaba Andrés, que reconocía sonriente que "alguna parada" había salido en ese reportaje.

La más difícil

De este compendio de ocho intervenciones, algunas milagrosas, Andrés se queda con una. "Viviéndola y viéndola por la tele, la más difícil es la del remate a bocajarro de Cadamuro. Ves que estás corriendo al máximo porque tienes que cubrir portería y el balón va hacia el otro lado y hay que sacar el pie como sea, pero que el balón no se quede muerto sino que vaya a otro lado. Fue la más complicada", rememoraba el murciano.

La de Ifrán puso colofón a una tarde memorable, que se unen a lasdel Calderón o la del día del Betis. Esa parada final le hizo respirar de alivio. "No seguir para la derecha, aguantar y esperar, me hizo pensar: "Menos mal que me paré"", reconocía Andrés.

Este hombre sereno y reflexivo no notó diferencia entre la grata noche del sábado y las más dolorosas del Bernabéu o Camp Nou, donde recibió 15 de los 28 goles que ha encajado. "Hedormido muy bien, siempre lo hago, también el día del 8-0 y el del 7-1", apuntaba Andrés, que no cree que quitara el sueño a los jugadores de la Real con su actuación. "Me imagino que ellos también habrán dormido bien, demostraron que son un equipazo e hicieron un gran partido, aunque no tuvieran fortuna", afirmaba modesto. "¿Yo pesadilla de los rivales? No me lo creo", concluía Andrés, todo un pulpo para Osasuna. Como si tuviera ocho tentáculos, deleitó a la afición osasunista con ocho paradas. Y las que le quedan...

Etiquetas


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE