Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

HISTÓRICO

El último verdugo rojillo del Calderón fue Pandiani

El delantero uruguayo, ya retirado, marcó dos de los cuatro goles de la victoria de los navarros en la que fue su segunda temporada en Osasuna

Ampliar El último verdugo rojillo del Calderón fue Pandiani
El último verdugo rojillo del Calderón fue Pandiani
  • Ibai Altuna. Pamplona
Actualizado el 14/04/2017 a las 10:50
Han sido 21 jornadas sin ganar. 21 partidos encadenando derrotas y empates hasta verse colista de la categoría y prácticamente defenestrado. Cuando parecía hundido en el pozo del descenso y a falta de no más dos jornadas para ponerle la tapa, Osasuna sacó la cabeza y encadenó dos victorias que han dado esperanzas a la afición. Es difícil, pero no imposible.
LA FICHA: 
2 - AT. MADRID: Leo Franco, Ujfalusi Pablo Ibáñez, Perea, Pernía (Seitaridis), Simao, Assunçao (Banega), Raúl García, Sinama Pongolle (Luis García), Agüero y Forlán. 
4 - OSASUNA: Roberto, Azpilicueta, Sergio, Josetxo, Monreal, Vadócz, Plasil (Delporte), Juanfran (Font), Nekounam, Masoud (Antonio Hidalgo), Pandiani. 
ÁRBITRO: Fernando Teixeira Vitienes. Amonestó con tarjeta amarilla a Nekounam por parte de Osasuna y a Ujfalusi, Pablo Ibáñez y Perea por el Atlético. 
GOLES: 0-1: Pandiani (m. 8); 1-1: Forlán (m. 14); 1-2: Vadócz (m. 43); 1-3: Pandiani (m. 47); 1-4: Masoud (m. 69); 2-4: Pablo Ibáñez (m. 73). 
ESTADIO: Vicente Calderón. 54.000 espectadores.  
Los aficionados más racionales, los que no quieren sufrir y acabar ya con la debacle de esta campaña, pueden ver esta racha como un espejismo. Pero para los pocos que todavía creen, el próximo partido de los de Vasiljevic resultará determinante: si Osasuna gana este sábado (18:30 horas) al Atlético de Madrid -tercer clasificado de la Liga- en el Calderón, podría abandonar el farolillo rojo y presentar una candidatura en firme para la lucha por la salvación.
Repetimos: está difícil. Hace falta remontarse a la temporada 2008/2009 para encontrar el último partido en el que los rojillos lograron llevarse los tres puntos del feudo rojiblanco. Fue en la jornada 29, un 5 de abril, y José Antonio Camacho ocupaba el banquillo navarro tras la destitución del 'Cuco' Ziganda. En el vestuario, nombres de estrellas de la Premiere como César Azpilicueta y Nacho Monreal, de eternos capitanes de la talla Josetxo Romero o Patxi Puñal y de internacionales 'navarrizados' como Masoud Shojaei, Javad Nekounam o Walter Pandiani. 
La banca local la ocupaba en aquella época Abel Resino, que dirigía una escuadra de lujo encabezada por el 'Kun' Agüero y Diego Forlán y en la que también estaban viejos conocidos del foro navarro: Raúl García y Miguel De Las Cuevas. 
'EL RIFLE' Y MASOUD SIEMBRAN EL PÁNICO EN EL CALDERÓN
Contextualicemos: Osasuna llegaba a Madrid sin conocer la victoria como visitante en más de un año. Los rojillos ocupaban la media tabla y visitaban a un equipo que, como ahora, peleaba por ocupar los puestos de prestigio de la clasificación.
Nadie esperaba que el peor visitante de la campaña pudiera romper el muro formado por Pablo Ibáñez y Perea, hasta que Masoud sacó la magia. El iraní protagonizó tres de las cuatro jugadas que acabaron en gol; fue una auténtica pesadilla para Pablo, al que bailó con un espectacular regate para luego acabar fusilando a Leo Franco. Terminó ovacionado por el respetable madrileño
El otro protagonista fue Walter Pandiani. El entonces pichichi de Osasuna se entendió a la perfección con el internacional iraní y marcó dos de los cuatro goles de los de Camacho. El otro en unirse a la fiesta goleadora fue Vádocz. 
Teixeira Vitienes pitó el final con el 2-4 en el marcador (Forlán y Pablo Ibáñez engordaron la parcela rival) y Osasuna recuperando una autoestima perdida durante los primeros compases de la campaña.
Ahora Osasuna, ocho años después, puede volver a hacer del Vicente Calderón -estadio que pisará por última vez en la Historia- un escenario para la esperanza rojilla. Nadie lo esperaba entonces y pocos más lo esperarán ahora. A por ellos. 
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora