Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
La Era Vasiljevic

Cuatro claves para la esperanza de Osasuna

  • En una Liga con la permanencia más barata, Osasuna puede engancharse si gana el domingo el Granada

Pedja Vasiljevic imparte instrucciones a sus jugadores en la sesión de entrenamiento en las instalaciones de Tajonar

Pedja Vasiljevic imparte instrucciones a sus jugadores en la sesión de entrenamiento en las instalaciones de Tajonar

Actualizada 13/01/2017 a las 12:22
  • F.C. / D.G.M.
Factor mental

 

A Osasuna ya le tocaba celebrar una alegría en los últimos minutos de un partido. Le había tocado padecerlo contra Las Palmas y el Betis, y el lunes cambió la cara de la moneda. El Sadar se llevó una de las pocas alegrías de la temporada aunque el punto no solucione la comprometida situación. Fue más bien un golpe moral que confirmó la unión entre equipo y afición que se estaba produciendo tras el partido. Habían sido unos días anteriores muy complicados. Caparrós fue destituido sin haber gozado de mayores apoyos en el vestuario y producto de una racha bochornosa y una imagen muy lejos de lo que es Osasuna. Le tocaba estrenarse a Vasiljevic y el cambio, aunque sea en 90 minutos, fue notable. Osasuna dejó de ser ese equipo inferior al rival que se metía en su campo temeroso y que se hundía en cada palo que recibía. Contra el Valencia se recuperó la fortaleza mental. A cada gol visitante, se producía la igualada. Los jugadores le echaron la casta que en otras ocasiones había brillado por su ausencia y respondieron a lo que les pidió su nuevo técnico, que no tiene experiencia en los banquillos pero que conoce como ninguno personal y profesionalmente a cada futbolista. Roberto Torres, una de las piedras angulares de este Osasuna, recobró su juego y espíritu y se abrazó con Vasiljevic cuando marcó el empate a dos. Los aficionados se marcharon a casa satisfechos de volver a ver a un equipo que había perdido la identidad y ahora, con la Copa de por medio, están esperanzados de que un triunfo en Granada confirme este cambio de rumbo.

Salvación barata

La necesidad de puntos para alcanzar la permanencia se ha rebajado. Pese a que Osasuna sea colista y tan solo haya conseguido ocho puntos de los 51 posibles, las cifras indican que no solo el equipo rojillo está por debajo de la media estimada para lograr la salvación en esta temporada. Desde que hace 21 años (en la temporada 1995-96) se estableciese en la liga española el sistema de tres puntos por victoria, nunca hasta ahora la permanencia se había marcado con tan baja puntuación a estas alturas de curso. En la presente campaña, el Sporting de Gijón establece el descenso siendo antepenúltimo con doce puntos, tan solo el Real Zaragoza (empatado con el Almería) en la temporada 2010-11 se aproxima a estas cifras estando en la misma posición con 13 puntos después de haberse jugado las primeras 17 jornadas de Liga.

Mayor peligro

El cambio de imagen de Osasuna ante el Valencia se reflejó en las estadísticas. El conjunto rojillo no solo triplicó en tiros a su rival, sino que, con los 22 disparos del lunes, estableció el récord de esta temporada del equipo dirigido por Vasiljevic. De media, Osasuna dispara 10,4 tiros por partido por lo que ante el Valencia consiguió doblar esta estadística. Del mismo modo, el conjunto rojillo también logró mejorar su imagen con el balón en su poder. Osasuna tuvo el lunes el 47,7% de la posesión cuando la media de esta temporada es de 42, el conjunto que menos de toda la Liga. Tan solo contra el Espanyol, con el 51,4%, Osasuna tuvo mayor control del balón que ante el Valencia. Además, también se mejoró en el acierto en los pases. Mientras que la media de la temporada es de 68’5% (la menor de la Liga), el lunes fue de un 72%.

Otro sistema

El lunes, Vasiljevic apostó por tres centrales y a los carrileros les dio más libertad para atacar, algo que no ocurría con Martín, que mantenía a toda costa su línea de cinco. Esto supuso que Márquez, Oier y Unai García tuvieran que emplearse a fondo para defender menos arropados en ocasiones, pero a cambio Osasuna ganó en profundidad. Hubo contra el Valencia 30 centros al área, el segundo mejor registro de la temporada, cuando la media del equipo por partido es de 18. Por la banda izquierda de Carlos Clerc se cargó el ataque en un 46,6% de las ocasiones, y por la de Álex Berenguer en un 29,7%. Osasuna no se metió tanto en su campo como en anteriores jornadas y gracias a la recuperación de su ADN pudo presionar mejor a su rival en el centro del campo y abrir enseguida a la banda para centrar, un Osasuna reconocible con lo que ha marcado su pasado.
 

Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra