OSASUNA 0-3 BARCELONA

Excesivo castigo para un Osasuna que ha dado la cara

  • El marcador, abultado al final y doloroso porque el equipo navarro sigue colista, no esconde que Osasuna ha demostrado durante muchos minutos que está vivo y que es de Primera

Imágenes del partido disputado este sábado en El Sadar.

Osasuna-Barcelona

Osasuna 0-3 Barcelona (I) 28 Fotos
Osasuna 0-3 Barcelona (I)

Derrota del equipo rojillo frente al blaugrana

10/12/2016 a las 14:49

"Pelea solo las batallas que sepas que vas a ganar", dice una máxima oriental sobre la guerra. Una máxima que es reflejo de las ideas de Confucio y de aquella suerte de religión china que deificó el respeto a los mayores, a las tradiciones y a los poderosos. Una filosofía y escala de valores que fosilizó la sociedad en aquellas latitudes y convirtió al Imperio Celeste en un coloso con pies de barro que se derrumbó al entrar en contacto con Occidente.

0 - Osasuna: Nauzet; Oier (Tano, m.63), Miguel Flaño (David García, m.46), Iván Márquez, Clerc; De las Cuevas, Causic, Roberto Torres, Alex Berenguer; Sergio León y Oriol Riera (Kenan Kodro, m.70).
3 - Barcelona: Ter Stegen; Sergi Roberto, Piqué, Umtiti, Jordi Alba; Sergio Busquets, André Gomes (Rafinha, m.76), Iniesta; Messi, Luis Suárez y Arda Turan (Denis Suárez, m.65).
Goles: 0-1, m.59: Luis Suárez. 0-2, m.72: Messi. 0-3, m.92: Messi.

 

En el mundo mediterráneo, desde Aquiles o Leónidas, el de los 300 espartanos, el honor y la búsqueda de la gloria se anteponían a cualquier cálculo. Había que pelear, incluso cuando el enemigo era abrumadoramente superior, incluso cuando se sabía de antemano que no se podía esperar algo diferente de la derrota.

Osasuna ha afrontado este sábado contra el Barcelona de Messi, Luis Suárez e Iniesta una lucha desigual. Por presupuesto, calidad y talento. Y la afición rojilla, nieta por herencia cultural de los antiguos griegos, ha pedido a los suyos que lo intentaran, aún casi sin esperanza, que no bajaran los brazos, que defendieran un escudo, una camiseta y un sentimiento.

El resultado ha sido el esperado. El lógico. El castigo a la inútil insolencia del débil que osa enfrentarse al poderoso. Pero El Sadar ha despedido a sus jugadores con aplausos. Un premio, a pesar del 0-3. Una recompensa por su esfuerzo, su empeño y su valentía, de la que también ha tenido culpa el técnico, Joaquín Caparrós, con la alineación más ofensiva del curso, plagada de "jugones".

Pero el Barça es mucho Barça y ha metido atrás a Osasuna con ese dominio de balón marca de la casa. Y en la primera media hora ha gozado de cuatro ocasiones clarísimas: dos de Luis Suárez y dos de Messi. El cancerbero Nauzet, tan críticado por actuaciones anteriores, se ha crecido ante la adversidad y ha sacado lo mejor de su repertorio para negar el gol a los depredadores más voraces del mundo.

Sin embargo, al filo del minuto 30, ha sido Oriol Riera quien ha rozado el 1-0. Apenas un centímetro le ha faltado para llegar a rematar, en el segundo palo, solo, un centro envenenado de Miguel de las Cuevas. El partido, a partir de entonces y hasta el fin de la primera parte, ha sido otro. Osasuna ha sufrido menos. Solo un disparo de Iniesta desde la frontal y una pared entre Arda y Messi dentro del área han metido el miedo en el cuerpo a los aficionados. Y en el descanso se barruntaba que la sorpresa era posible. Que al Barça podía pesarle la ansiedad, mientras que Osasuna estaba ordenado, trabajador, solidario y bendecido -al fin- por la suerte.

Al inicio de la segunda mitad, Sergio León ha opositado a héroe del Olimpo con una jugada al alcance de muy pocos elegidos: regate a Umtiti, conducción rápida y vertical y vaselina perfecta por encima de un Ter Stegen que, como embrujado por el rostro de Medusa, se ha quedado convertido en estatua de piedra. El balón, caprichoso, se ha estrellado en el larguero.

Osasuna se había ganado la oportunidad de soñar, pero esta ocasión de Sergio León ha despertado a la bestia. El Barcelona se ha dado cuenta de que estaba jugando con fuego y ha desplegado su fútbol machacón, que a modo de falange griega acaba ganando metro a metro a los rivales, arrinconándolos, convirtiendo los partidos en un duelo horizontal, de trincheras en lugar de sistemas tácticos.

Los rojillos han aguantado bien, pacientes, atentos a los desmarques, hasta que una combinación entre Messi y Arda ha terminado con un centro al segundo palo, donde Luis Suárez, un pillo nato, esperaba el pase en posible fuera de juego. Ni el árbitro, Martínez Munuera, ni su linier han visto nada ilegal en la acción y el uruguayo ha marcado a placer, a puerta vacía.

Este primer gol ha matado la ilusión rojilla. Quedaba media hora de partido y, sin embargo, la remontada se veía lejana. Los cambios obligados por lesión de Miguel Flaño y Oier tampoco han ayudado a que Caparrós pudiera buscar un revulsivo. Y Messi ha terminado de anestesiar el choque. El argentino se ha vengado de Nauzet con una finalización sutil, tras una internada de Jordi Alba hasta la línea de fondo.

Con 0-2 en el marcador, ambos equipos han buscado el minuto 90. El Barça tenía ya su botín y Osasuna no debía encajar más goles. No los merecía. Aún así, Messi, en su pugna individual por el pichichi y por batir todos los récords, ha hecho el tercero.

El resultado, abultado al final y doloroso porque el equipo navarro sigue colista, no esconde que Osasuna ha demostrado ante el Barcelona que está vivo, que es de Primera y que contra el Deportivo, la próxima jornada, estará en condiciones de luchar por los tres puntos. Al menos, tendrá enfrente un rival terrestre, humano y ante el que la exigencia no será solo dar la cara, como hoy, sino porfiar de tú a tú por la victoria que tanto necesita.

Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Noticias relacionadas
Más información
volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE