Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

OSASUNA 0-3 ATLÉTICO

La reacción de Osasuna se hace esperar

Los rojillos mostraron síntomas de mejoría, pero sucumbieron ante la efectividad del Atlético

  • JAVIER IBORRA
Publicado el 27/11/2016 a las 18:38
Pasan las jornadas y la deseada reacción de Osasuna no llega. Este domingo, el rival, el potente Atlético de Madrid, no era propicio. En Leganés, tampoco era el día porque el gol en frío echó por tierra los planes del nuevo entrenador. Contra el Alavés, el proyecto de Martín ya languidecía; en Bilbao, bueno, la primera mitad fue esperanzadora; el Betis marcó en el descuento...
0 - Osasuna: Nauzet; Tano (Imanol García, m.46), Miguel Flaño, Unai García, Clerc; Roberto Torres, Oier, Causic, Alex Berenguer (De las Cuevas, m.73); Kenan Kodro (Riviere, m.57) y Oriol Riera.
3 - Atlético de Madrid: Oblak; Juanfran, Giménez, Godín, Lucas; Correa (Carrasco, m.65), Gabi, Tiago, Koke; Griezmann (Thomas, m.84) y Gameiro (Saúl, m.71).
Goles: 0-1, m.36: Godín. 0-2, m.37: Gameiro. 0-3, m.90: Carrasco.
 
Osasuna sigue coleccionando excusas y derrotas. Al mismo ritmo. Por fortuna, un puñado de rivales directos parece empeñado en darle vida a la lucha por la permanencia, pero si el equipo rojillo no suma, evidentemente, no servirán de nada todos los tropiezos de los Sporting, Granada, Deportivo y compañía.
Este domingo, Caparrós revolucionó el once inicial. No parece que a Osasuna le sobre calidad sobre el terreno de juego, pero el técnico utrerano optó por dejar en el banquillo a Sergio León y De las Cuevas. En ataque optó por Oriol Riera y Kenan Kodro -que fue de los más destacados- y en defensa apostó por Clerc -otro acierto- y Miguel Flaño en lugar de Fuentes y David García.
Durante la primera mitad, el equipo rojillo transmitió sensaciones muy positivas. Movió el balón, arrinconó por momentos al Atlético y dispuso de un penalti, en el minuto 14. Lo lanzó Roberto Torres, un especialista en las jugadas a balón parado, pero su golpeo lo despejó Oblak, un gran portero, pero ni mucho menos un especialista en la suerte de los once metros.
La ocasión fallada no desanimó a Osasuna. Al contario, dio paso a sus mejores minutos, un rato de buen fútbol, vistoso, con combinaciones rápidas, por raso, en las que Kodro tenía el papel de organizador adelantado. El donostiarra se ofrecía, apoyaba, encontraba soluciones en dos toques, pases tensos, abría a banda. A los rojillos les faltó el gol.
El Atlético esperó paciente. Es un boxeador veterano, que se siente cómodo con la guardia baja. Le gusta que sus rivales se sientan importantes en el partido, que huelan la sangre, y así consigue que el partido no se convierta en un lento y laborioso asalto a un rival parapetado, en un choque solo de ida, como a veces le sucede a otros grandes. Su especialidad es la efectividad; sus armas, el balón parado y el contragolpe. En un minuto, el que va del 36 al 37 de la primera parte, sentenció el choque con goles de Godín -en un córner- y Gameiro -tras superar por velocidad a la zaga rojilla-.
La segunda parte tuvo poca historia. Caparrós probó a Imanol García y el Atlético descansó de los esfuerzos europeos con un manejo de balón lento, parsimonioso. Incluso el árbitro perdió la tensión y no vio un posible penalti por mano de Oier dentro del área.
La afición rojilla aguardó al final del partido para pronunciarse. Ni el anecdótico gol de Carrasco, en el minuto 89 y propiciado por un resbalón de Unai García, modificó un ápice el guión. Y los socios mandaron al terreno de juego un mensaje inequívoco: queda Liga; el equipo, a ratos, sabe y puede, y de peores ha salido este club hace no tanto. Graderío Sur despidió a los jugadores con cánticos más propios de la celebración de una victoria que de un 0-3, cánticos que nadie esperaría en un penúltimo clasificado que tras trece jornadas de Liga todavía no conoce la victoria en casa, cánticos que demuestran que Osasuna es un club especial, único y al que mal harían sus rivales en dar por muerto.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones