Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

C.A. Osasuna

Se confirman los peores presagios para Digard

El centrocampista francés sufre una rotura completa del ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha y también tiene afectado el menisco interno

Ampliar Se confirman los peores presagios para Digard
Se confirman los peores presagios para Digard
Actualizado el 31/10/2016 a las 23:46
La de Didier Digard era una apuesta de riesgo. La secretaría técnica de Osasuna y el entrenador, Enrique Martín Monreal, prefirieron fijarse en la calidad y el carácter del jugador, en el nivel que durante años había mostrado en el Niza, antes que en el rosario de lesiones musculares que le habían impedido brillar en el Betis.
En su tercer partido como titular, cuando el francés parecía asentarse en el puesto de mediocentro, la mala fortuna volvió a llamar a la puerta del jugador. Y esta vez, en San Mamés, no se trató de un percance muscular, una simple sobrecarga o una rotura de fibras: en una acción fortuita, un recorte de Munain dentro del área que le obligó a cambiar de dirección, Digard sufrió una rotura completa del ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha. El destrozo también le afectó al menisco.
Los servicios médicos de Osasuna no han querido informar sobre el periodo de baja estimado. Como en el resto de lesiones. Sí que han confirmado que tendrá que pasar por el quirófano. Y en una lesión de estas características, tras la operación, hacen falta meses para poder volver a los terrenos de juegos. Tantos meses que solo en el mejor de los escenarios volverá Digard a vestir la camiseta rojilla esta temporada. Por desgracia, no es descartable que el de ayer contra el Athletic fuera su epílogo en Osasuna: en junio terminará su cesión y deberá volver a su club de origen, el Betis. Mientras, el equipo se queda sin una pieza clave y abocado a rastrear el mercado de fichajes, a apostar, otra vez.
volver arriba

Activar Notificaciones