La Hemeroteca
Hoy puedes ver DN+ sin publicidad, como si tuvieras una suscripción... Suscríbete y será así todos los días.
Suscríbete a DN+
C.A. Osasuna

"Voy a encajar bien en este club"

  • El delantero cordobés ha mostrado en las dos últimas jornadas su hambre por triunfar en Pamplona. Tras una carrera de dientes de sierra, llega a Primera División dispuesto a ser el goleador rojillo

“Que el dolor de haberte perdido no me quite la alegría de haberte tenido”, dice uno de los tatuajes de Sergio León en memoria de su padre.

“Que el dolor de haberte perdido no me quite la alegría de haberte tenido”, dice uno de los tatuajes de Sergio León en memoria de su padre.

29/09/2016 a las 06:00
Fue uno de los nombres del verano. Sergio León (Palma del Río, Córdoba, 1989) estuvo en varias agendas de equipos de Primera y Osasuna se lo llevó en última instancia. Ayer, tras el entrenamiento matinal, compartía conversación con Diario de Navarra.

En un brazo lleva tatuado el número 9. ¿Qué representa?
Es el que siempre he llevado, el número que más me gusta, el de la suerte. Es el día que también nació mi niño. Siempre he estado relacionado con el 9. Lo he llevado en el Betis, en el Llagostera, en el Elche... También cuando comencé a jugar en mi pueblo. Tengo una especie de obsesión por ese número, aunque esta temporada no lo llevo (lo tiene Oriol Riera, él luce el 7).

¿Es supersticioso?
Un poco. Si sale una cosa bien la semana siguiente intento hacer lo mismo: comer lo mismo, vestir igual... Son tonterías pero tratas de repetir las rutinas para seguir.

¿Y esta semana está repitiendo?
No. Quizá por eso no metí gol en Villarreal la semana pasada (ríe). Mi idea ahora es adaptarme de lleno. Estoy adaptado pero falta conocer mejor a los compañeros en el campo. Solo he jugado dos partidos. Con el tiempo creo que voy a encajar muy bien en este club.

¿Qué simbolizan sus tatuajes?
Ahí está mi vida, mi familia. Está el nombre de mi hijo, unas palabras dedicadas a mi padre cuando murió, una rosa que también va por él... Y luego está el fútbol: el número, el balón, la bota... Arriba tengo un reloj con la hora que nació mi niño. Ahora me volveré a hacer algo más porque viene una hija en camino. Pondremos algo.

¿Es una forma de simbolizar que la familia está siempre?
Es lo más importante que hay en la vida, más allá de que les haga referencias en los tatuajes. Es un detalle bonito para ellos llevar el nombre de tu familia o algo relacionado con ellos. Además me gusta este tema y tengo un amigo mío que es tatuador. Es uno de los mejores que hay.

Su padre no le ha visto jugar en Primera División.
Me vio debutar en Segunda División con el Betis. Al año siguiente empecé en el Betis B y tuve pocas oportunidades. Decidí salir. Era joven y quería jugar al fútbol. Entendía que si no me iban a dar la oportunidad, prefería jugar en Segunda, Segunda B o Tercera. Fui al Reus. Mi padre estaba enfermo y sabía que le quedaba poco. Le prometí que yo había dado un paso atrás para intentar dar dos pasos hacia adelante; que por mucho trabajo que me costara, iba a intentar llegar a lo más alto posible. A base de sacrificio lo he conseguido.

Por lo que dice, su trayectoria no ha sido fácil. ¿La satisfacción es mayor por llegar a esta meta?
Jugar en Primera es el sueño de todo futbolista. Cuando la cosa iba a bien, había un bache que me impedía afrontarlo. He sabido sobreponerme a todos los escalones. Son cosas de la vida que te van pasando. Lo he sabido superar con creces. Encontré mi familia, mi mujer, mi hijo... Esto también me ayudó. Sin mi familia, hoy no hubiera estado donde estoy ahora mismo.

¿El fútbol le ha separado también de otros caminos?
Al final, en los pueblos nos conocemos todos. No es que podría haber llevado mala vida o tuviera malas influencias. A mis amigos los sigo queriendo igual, pero en un momento de la vida a lo mejor el camino no era el correcto porque a ellos les gustaba hacer cosas. Igual salían más de fiesta y yo no podía hacer esas cosas. Al final decidí abandonar ese barco. Yo quería ser futbolista. El fútbol me ayudó a madurar y coger el camino correcto.

¿Era el goleador de las calles de Palma del Río?
Sí, yo era siempre el chiquitillo de los amigos, el más chico. Era al que siempre querían elegir. Era el más rapidito, el que más goles metía. Me he criado en la calle jugando al fútbol con los amigos, con los banquitos en las pistas de mi barrio. Empecé después en la escuela de fútbol de Palma del Río. Llegué hasta cadetes y fui a la selección cordobesa. Logramos ser campeones de Andalucía. Tenía varias opciones para salir y elegí el Betis porque era un equipo que me gustaba. Mi familia era muy bética y yo también. Además, por cercanía, estaba a 45 minutos. Creía que ahí iba a crecer y así fue. Pasé por todas las categorías de juveniles, Betis C, Betis B y primer equipo. Tuve salidas y entradas. Muchos equipos y baches.

¿Pensó alguna vez en que no servía para el fútbol?
Nunca lo he pensado, sinceramente. Siempre he confiado muchísimo en mí y en mis posibilidades. He confiado en mi olfato de gol, en mi garra, en luchar en el campo. Eso siempre lo he tenido. Nunca me he rendido y aquí estoy.

¿En qué delantero se fijaba?
En David Villa y Raúl. Quizá me veo más parecido a Villa por la forma de jugar y los movimientos. Empecé a seguirle cuando comenzó. Ha sido un referente más mí. Raúl era más saber estar en el sitio aunque al principio era rápido y caía bien a la espalda.

Su carrera pega un gran giro en el Elche el año pasado. 22 goles en Liga y 1 en Copa. La Primera llama a su puerta. ¿Cómo vivió en verano la incertidumbre de no saber qué camiseta vestiría?
Ha sido un verano duro y intenso para mí y para mi familia. He estado casi un mes y medio sin ver a mi mujer y a mi hijo. Yo estaba en Elche metido en un hotel y ellos en Reus. No sabía si iba a acabar en un equipo o en otro. Un día se escuchaba el Sporting, otro Las Palmas, otro día Osasuna, otro día Eibar... Tenía dolor de cabeza todos los días. Estaba muy estresado. Se cayeron el Sporting y Las Palmas y tenía Osasuna y Eibar. Es verdad que estaba negociando con los dos. Veía las dos oportunidades buenas. Pero entre que hablábamos con uno y hablábamos con otro... El Elche hablaban con uno y hablaban con otro... A última hora hablé con Vasi. Le di mi palabra y le dije que estuviese tranquilo. Yo soy un hombre de palabra. Cuando digo algo lo cumplo. Le dije que si salía del Elche, era para ir a Osasuna.

¿Cree que ha acertado viniendo a Osasuna?
Yo creo que sí. Estoy muy contento. Ahora mismo estoy en una nube. Tengo que seguir aprovechando los minutos que me dé Enrique. Es verdad que vamos últimos pero esto acaba de empezar. Lo vamos a sacar adelante porque hay equipo. Hay gente, como yo, que acabamos de aterrizar en la categoría. Pero ya no son excusas. Llevamos seis jornadas. Al principio a lo mejor estás un poco atontado porque estás en Primera. No te lo crees y estás jugando contra el Madrid. Ves a uno de tus ídolos, ves a no sé quién... Ya hay que dejarse de tonterías y no pensar que estás en Primera. Un equipo puede ser más bueno que tú en calidad pero no por cojones y por garra. A eso no nos puede ganar nadie. Nuestro equipo se tiene que basar en eso. Hay que ser positivo porque lo vamos a sacar.

¿Eso es lo que ha proyectado Osasuna siempre hacia afuera?
Sí. El año pasado jugué dos veces contra ellos. Lo seguía además bastante porque veo muchos partidos. Se veía de fuera eso. No les metían goles y tenían mucha garra en el campo. La que tenían la metían. Casi nunca perdían. Eso nos falta en este arranque de Liga. Hay que sacar esa garra, es lo que identifica a este Osasuna.

¿Con qué vestuario se encuentra un jugador de fuera?
Conocía a Jaime, que lo lleva mi agente, a Fuentes, que es mi de tierra. Me he encontrado a un vestuario muy unido y muy familiar. Se nota. Te acogen así de bien y te das cuenta de que son todos buenos. Al haber jugado contra ellos, tenía también ese plus de confianza de poder hablar más fácil. Yo soy una persona muy abierta y me gusta hablar con todo el mundo. A los dos días me llevaba bien con los compañeros. Me aprendí los nombres enseguida y los he conocido rápido.

¿Contrasta su carácter con el de los navarros?
Tampoco le doy mucha importancia a eso. Si no hablan ellos, ya estoy yo para hablar, cuento un chiste o me río yo. He encajado bien y me llevo bien con todos. Con Oier, con Roberto, con De las Cuevas... Recuerdo que en verano cuando salió el rumor de mi fichaje, estuve hablando por teléfono con De las Cuevas. No le conocía personalmente y tuvo ese detalle. Nos pusimos en contacto por twitter. Quedamos en llamarnos otra vez si fichaba por Osasuna. Recuerdo que cuando venía a Pamplona le llamé y hablamos. Eso al final, uno de los agradece.

¿Ha notado que el entorno social es favorable al equipo?
Es una afición que te anima desde el minuto 1 al 95. Nosotros en el campo lo notamos. Te hablo personalmente. Eso fue lo que me dio fuerza la semana pasada contra el Espanyol para seguir corriendo, apretando y presionando. Me dieron la fuerza para meter el gol. Llevaba varios meses sin competir, desde el último partido de Liga de la temporada pasada. Miraba la grada y pensaba: “Merece la pena correr por ellos”. Apreté todo lo que pude, me vacié. Tuvimos la mala suerte de perder, pero me encantó el ambiente. Llegué a casa y mi mujer estaba flipando. Decía: “Vaya campo y vaya afición. Me animaba yo a cantar, me estoy aprendiendo hasta las canciones”. Mi niño también canta las canciones en casa.

El sábado, de nuevo en El Sadar.
Tengo muchas ganas. Dependerá de la alineación de Enrique. Si yo tengo la oportunidad estaré para dar lo mejor al equipo.

¿Hay nervios?
Estamos tranquilos. El fútbol son resultados y estamos convencidos de que van a llegar.

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra