Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

C.A. Osasuna

Henry Chard, el aficionado inglés que se enamoró de Osasuna

  • Descubrió a Osasuna en un viaje de intercambio y, desde entonces, no ha parado de seguir al equipo rojillo

  • JOSÉ MIGUEL SÁNCHEZ. PAMPLONA
Actualizada 11/06/2015 a las 06:00
Henry Chard era un chico de 13 años que nunca había oído hablar de Osasuna. Estudiaba español en Ipswich, una ciudad al este de Inglaterra, pero no sabía dónde estaba Pamplona ni cuál era su equipo de fútbol. Un día, se apuntó a un programa de intercambio entre su colegio y las Teresianas de Pamplona, y entonces empezó a buscar información de la ciudad.

Primero lo hizo en su Play Station, donde pensó, por error, que el Athletic sería el equipo de la ciudad. Más tarde, cuando Javier Ansorena, su compañero de intercambio, fue a visitarlo, le sacó del error al regalarle la camiseta de Osasuna y le contó por primera vez de la existencia de un club pequeño y modesto de fútbol que luchaba por la victoria en cada partido en el estadio de El Sadar.

En el verano que siguió a esos días, Osasuna se convirtió en su equipo preferido de la videoconsola y cuando le tocó venir a España en febrero de 2005, paseó por primera vez por las calles de Pamplona y vio en directo un Osasuna-Real Madrid. Una experiencia inolvidable. "Cuando entré al estadio por primera vez, el ruido era increíble y los silbidos, ensordecedores", recuerda Chard, sobre un partido en el que Osasuna se puso por delante con un gol de Webó, pero que terminó perdiendo con goles de Owen e Iván Helguera (1-2).

Aquel día, Henry Chard se enamoró de Osasuna.

"La gente puede pensar que porque vivo en Inglaterra no puedo ser un verdadero fan, pero les puedo asegurar que tengo la misma pasión que por el Ipswich, mi equipo de aquí. Si pudiera, iría todas las semanas a ver a Osasuna. Me vuelvo loco cuando marcamos o ganamos y me deprimo cuando perdemos. A la gente de aquí le sorprende, pero me siento orgulloso de hablarles de un club tan increíble. Tal vez no pueda sentir exactamente lo mismo que alguien que nació en Pamplona y puede ir cada semana, pero está cerca. Este club está en mi sangre", cuenta Henry Chard, que ahora tiene 24 años y trabaja como periodista en Londres para el canal deportivo Sky Sports y el Fulham FC.

AMOR A DISTANCIA

Desde aquel primer partido contra el Real Madrid en El Sadar han pasado 11 años, los mismos que partidos ha visto de Osasuna en directo. Les vio jugar en amistosos contra el Betis o el Valladolid o, ya de nuevo en El Sadar, contra la Real Sociedad. Y cuando se marchó a Sevilla para estudiar en 2011, también fue a ver a los rojillos al Sánchez Pizjuán y viajó al Bernabéu en la dura derrota por 7-1 contra el Real Madrid. Pero eso no le hizo diluir su pasión por Osasuna. En 2012, fue de nuevo a El Sadar y vio cómo el equipo navarro ganaba al Granada por 2-1.

En 2013 y 2014, Henry Chard no pudo acercarse a Pamplona, y durante ese periodo el equipo navarro consumó su descenso a la Liga Adelante. Algo que también le afectaría a él, a pesar de vivir a cientos de kilómetros de distancia. "Los problemas que hemos tenido en los últimos dos años con el dinero y el amaño de partidos son horribles. Cada día me preocupo porque puedan salir nuevas noticias sobre el futuro del club, y no es justo", afirma Chard, para quien su ídolo de la historia rojilla es Raúl García.

Aún así, ni los problemas extradeportivos ni el descenso han hecho derrumbar su sentimiento osasunista. Tanto es así que, hace dos semanas, Henry Chard voló hasta Pamplona para asistir al trascendental choque por la permanencia contra el Recreativo de Huelva, que terminó con una feliz victoria por 2-0. Aquel resultado mantuvo vivas las esperanzas de salvación de Osasuna, que una semana más tarde se jugaría la permanencia contra el Sabadell.

Ya de vuelta en Inglaterra, Henry Chard vio ese último partido en casa, con su madre, a través del ordenador. Y lo pasó fatal. "Cuando el Racing marcó fue horrible y caminé durante 80 minutos por mi casa con la camiseta de Osasuna, jurando...". Pero las buenas noticias llegaron desde Sabadell, en diez últimos minutos para la historia. David García marcó el 2-1 y Javi Flaño hizo el empate. "Fue increíble y lloré de alegría por primera vez en mi vida", rememora.

Tras la salvación, Henry Chard no pudo contener la emoción y, desde Londres, escribió un artículo en su blog en el que dio rienda suelta a su sentimiento osasunista. Una confesión que circuló al instante por las redes sociales y que recibió el abrazo de los seguidores rojillos, entre los que se encuentran su familia de acogida, "Javier, Maku, Luis y Leyre", a quienes muestra su agradecimiento.

Una afición, y una familia, que nunca olvidará el sentimiento osasunista de Henry Chard, el aficionado inglés que se enamoró de Osasuna.
Etiquetas


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE