Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

C.A. Osasuna

Osasuna pierde crédito en el terreno de juego y en el juzgado

  • La imagen del club y del equipo queda muy tocada tras el ingreso en prisión, este sábado, del expresidente Miguel Archanco y del exdirectivo Txuma Peralta
  • El equipo volvió a ofrecer muestras de decaimiento, a pesar de la llegada del nuevo técnico José Manuel Mateo, y cayó derrotado en El Sardinero contra el Racing, un rival directo en la lucha por la permanencia

  • JAVIER IBORRA. PAMPLONA
Actualizada 08/03/2015 a las 13:09
La imagen de Osasuna, antaño la de un club sólido y señor, humilde pero orgulloso, sufrió un duro varapalo este sábado con el ingreso en prisión del expresidente Miguel Archanco y del exdirectivo Txuma Peralta, imputados por el titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Pamplona, Fermín Otamendi, por cinco delitos (apropiación indebida, societario, falsedad documental, contable y corrupcion entre particulares). Un golpe al que horas después se le sumó, en el plano exclusivamente deportivo, la quinta derrota consecutiva del primer equipo, que se desliza hacia los puestos de descenso a Segunda División B.

En el terreno de juego, en Santander, Osasuna volvió a ofrecer muestras de decaimiento y una falta de reacción que inhibió el posible efecto revulsivo del debut en el banquillo de José Manuel Mateo, de manera que cayó derrotado con total justicia en El Sardinero por 0-2 contra el Racing, un rival directo en la lucha por la permanencia.

La destitución de Jan Urban y la llegada de Mateo desde el filial no ha servido, de momento, para cambiarle la cara a unos jugadores que sistemáticamente niegan durante la semana verse afectados por los temas extradeportivos, pero que en los partidos parecen agarrotados, sin chispa ni un plan de juego definido, y también carentes de la rasmia que reclama la afición, salvo ramalazos puntuales, estentóreos, que tienen poco más efecto que el de acumular tarjetas.

Mateo alargó un partido más el baile de nombres en el que se han convertido las alineaciones de Osasuna, en parte obligado por las sanciones, aunque también incluyó retoques por decisión técnica. El resultado fue una mezcla entre veteranos y jóvenes, un once inédito, pero que, igual que con su predecesor, parece un ejercicio de alquimia encaminado a contentar a la afición y su deseo de dar paso a los canteranos sin desestabilizar por el camino al vestuario. El resultado fue un equipo inconexo, al que avanzada ya la segunda vuelta de la temporada sigue faltándole entendimiento e identidad, como si se encontrara en un perenne proceso de construcción. 

La derrota de este sábado deja a Osasuna un puesto por encima de los puestos de descenso y añade más sombras, si cabe, al presente y al futuro de un club sacudido por los terremotos provocados por la confesión del exgerente Ángel Vizcay a la Liga de Fútbol Profesional, en la que afirmaba haber participado en amaños de partidos en nombre de Osasuna, y la auditoría encargada por la propia Liga que destapó salidas de dinero de hasta 2,4 millones de euros "de justificación dudosa", según palabras del presidente rojillo, Luis Sabalza. Un club que, además, ha visto en los últimos días como seis de sus dirigentes más representativos de los últimos años pasaban varias horas detenidos, días en algunos casos.

Así, el expresidente Pachi Izco, el exdirectivo Juan Pascual, el exgerente Ángel Vizcay y el actual director de Fundación Osasuna, Diego Maquírriain, abandonaron el Palacio de Justicia el viernes por la noche en libertad con cargos, imputados por delitos de apropiación indebida, societario, falsedad documental y corrupción entre particulares, y sujetos a la obligación de comparecer en el juzgado cada 15 días.

Menos suerte tuvo el sucesor en el cargo de Pachi Izco y su mano derecha durante 10 años (2002-2012), Miguel Archanco, quién tras pasar dos noches en comisaría entró este sábado en el Centro Penitenciario Pamplona I, ya que el juez Fermín Otamendi decretó para él prisión eludible bajo fianza de 500.000 euros. Y junto a Archanco hizo lo propio el exdirectivo Txuma Peralta, en su caso sin la posibilidad de recobrar la libertad con una fianza.

Con todo, el cielo gris que ensombrece la imagen de Osasuna no está cerca de escampar, más bien al contrario, debido a que a corto plazo no se descartan nuevos sobresaltos extradeportivos, como el vaticinado por el abogado de Juan Pascual, Eduardo Ruiz de Erenchun vía Twitter ("Vizcay tiene un altísimo riesgo de ingreso en prisión"), y, a medio plazo, la instrucción de las querellas presentadas por la Liga de Fútbol Profesional y por Osasuna puede hacer que desfilen por los juzgados de Pamplona futbolistas en activo y retirados como el españolista Sergio García, el bético Jordi Figueras, el rayista Antonio Amaya y los exrojillos Damiá Abella y Patxi Puñal, o el director deportivo Petar Vasiljevic, todos ellos involucrados por Vizcay en el amaño de partidos, poniendo a prueba la resistencia de un club que desde hace semanas busca desesperadamente que cambie la dinámica negativa del primer equipo para recuperar el aliento y mostrar un rayo de esperanza a la afición.
Etiquetas


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE