Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

C.A. Osasuna

La gris temporada del hijo pródigo que ilusionó a la afición en verano

  • Con Nekounam en el campo, Osasuna ha sumado 4 triunfos, 3 empates y 7 derrotas entre Liga y Copa

Nekounam celebra un gol en El Sadar
Nekounam celebra un gol en El Sadar
J.C. CORDOVILLA
  • JAVIER IBORRA. PAMPLONA
Actualizada 23/02/2015 a las 08:43
El iraní Javad Nekounam, el 'hijo pródigo' que ilusionó a la afición rojilla este verano en cuanto su nombre apareció en las quinielas de posibles incorporaciones y que, apenas con poner un pie en Pamplona, empujó a miles de seguidores a hacer cola frente a las oficinas del estadio de El Sadar para adquirir un abono, está viviendo una temporada salpicadas de polémicas extradeportivas y muy gris en lo futbolístico, con actuaciones alejadas de la expectación que había generado su fichaje.

El regreso del internacional persa a Osasuna se vistió por parte de la junta gestora de todo el boato y oropel que las circunstancias permitieron. Con el club todavía traumatizado por el descenso de categoría, la intempestiva marcha del presidente Miguel Archanco y la estampida de jugadores importantes e incluso del técnico, los nuevos gestores por fin ofrecían una buena noticia a los aficionados: un jugador cuyo nombre está sin duda asociado a los días de vino y rosas en la entidad navarra volvía por  propia voluntad a su casa, "al equipo de su corazón", como dijo en su presentación, para rescatarlo en su momento más difícil.

Sin embargo, antes de comenzar la temporada, Nekounam ya se vio envuelto en el primero de una sucesión de episodios polémicos: dos días antes del cierre del plazo para inscribir jugadores en la Liga, al iraní le faltaba un documento de la federación kuwaití para que Osasuna pudiera tramitar su transfer, lo que llevó al club a plantearse incluso "rescindirle el contrato". Finalmente, el papel llegó y jugador y club sortearon el primer escollo sobre la bocina.

Nekounam tenía entonces la oportunidad de hablar sobre el campo, de reclamar su papel de líder del equipo, aunque primero debía ponerse en forma hasta que el técnico Jan Urban le diera un puesto en el once titular. La espera se prolongó hasta la jornada 3, cuando el internacional redebutó con la camiseta rojilla contra el Alavés en El Sadar, pero lo hizo sin brillo y sin victoria -los vitorianos se llevaron el triunfo por 1-3-, inaugurando una tónica que se ha repetido de manera recurrente desde entonces.

No en vano, el centrocampista ha participado en 14 partidos entre Liga y Copa, 13 como titular y uno de suplente, en los que Osasuna ha logrado 4 cuatro victorias y 3 empates, y ha encajado 7 derrotas; un pobre balance en el plano colectivo que Nekounam, al menos, mejora desde el punto de vista estadístico individual, ya que suma 4 goles en 1.200 minutos.

Entre medio, el jugador se ha visto señalado públicamente en una ocasión por Urban, quién dijo de él en una rueda de prensa que esperaba que "hablara más con sus compañeros en el campo", y se ha perdido varias jornadas por disputar la Copa de Asia en Australia con su selección, donde tampoco desempeñó un brillante papel al caer eliminado en cuartos de final contra Irak.

Por si faltara algo, su regreso de Australia, vía Irán, también se vio envuelto en polémica. Nekounam demoró su vuelta a Pamplona hasta que consiguió tramitar un visado para su hijo y, ya en la capital navarra, cargó duramente contra el club y desveló que Hacienda persigue sus cuentas para saldar unas deudas que el jugador considera que Osasuna, por contrato, debería satisfacer.

Afortunadamente, el equipo atravesaba entonces por su mejor momento de la temporada, en plena racha de partidos sin perder, por lo que se presumía una plácida reaparición de Nekounam. Ésta se produjo en la jornada 23, en el partido aplazado contra el Zaragoza, y acabó de la peor manera: con derrota, mala imagen y expulsión del centrocampista.

Tras cumplir el partido de sanción, Nekounam volvió a ser titular contra el Mallorca, el sábado en el Iberostar Estadi, y el resultado volvió a ser negativo, igual que el juego del equipo y las sensaciones de un jugador que, a sus 34 años, no parece ser capaz de alcanzar el mismo nivel que le convirtió en un referente indiscutible dentro del campo en su primera etapa como rojillo.


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE